Seda: una fábula exquisita

1 Mar

Silk. Foto en flickr por eatswords. Algunos derechos reservados.

Como dice su autor, Alessandro Baricco, ésta es una historia decimonónica. Sucede en la segunda mitad del siglo XIX entre Francia y Japón. Dividida en sesenta y cinco breves (a veces, brevísimos) capítulos, esta novela corta, más allá de lo que cuenta, se caracteriza por su estilo: sencillo, preciso, claro, casi transparente como la mejor seda, conciso y original. Casi ascética, Seda va a la esencia en su manera de narrar una sutil historia de amor. Su economía de palabras la suple el autor con una gran riqueza de imágenes, es muy visual. Es etérea, irreal, misteriosa, mágica, toda ella está impregnada de un halo de melancolía casi lacónica y, sobre todo, posee una gran cantidad de elementos simbólicos que quizá pueden dificultar su interpretación (lo veremos en los comentarios). Está narrada de tal manera que deja mucho a la imaginación del lector. El título se refiere tanto al tema como a la forma: la novela está escrita con la misma delicadeza con que se teje la seda. Asimismo, la seda aparece en varios momentos como símbolo de la nada: una vez había tenido entre los dedos un velo tejido con hilo de seda japonés. Era como tener entre los dedos la nada” […] “A su mujer, Hélène, le trajo de regalo una túnica de seda que ella, por pudor, nunca se puso. Si se sostenía entre los dedos era como coger la nada.

Otra característica de Seda es el ritmo que posee. Se aprecia que Baricco ha cuidado mucho este aspecto. La novela tiene música. Utiliza mucho las repeticiones para conseguirlo así como la estructura de cada uno de los capítulos que se establecen como si de una canción se tratase. También la alternancia de capítulos breves y algo más extensos sigue un ritmo perfectamente regular. La línea narrativa sube y baja, ondula rítmicamente. Al respecto dice el autor: todas las historias tienen música propia. Ésta tiene una música blanca. Es importante decirlo porque la música blanca es una música extraña, a veces te desconcierta: se ejecuta suavemente y se baila lentamente. Cuando la ejecutan bien es como oír el silencio y a los que la bailan estupendamente se les mira y parecen inmóviles. La música blanca es algo rematadamente difícil. En estas palabras se percibe el listón tan alto que se ha puesto Baricco para hacer de Seda una novela diferente, única. Con sus palabras el autor nos quiere decir que detrás de su aparente sencillez hay mucho trabajo y reflexión. Que podría parecer una novela simple pero que, si escarbamos un poco, descubriremos que es muy compleja. Respecto a esto hay que decir que la novela tiene tantos defensores como detractores. Hay quien dice que es sublime y, por el contrario, otros afirman que es casi un bluf, que apenas hay nada detrás de su empeño. Cuando llegue el momento de comentarla, podremos discutir sobre lo que nos parece a cada uno de nosotros. Esta novela hizo famoso a su autor en casi todo el mundo. Su éxito de ventas y lectores le hicieron un hueco entre los autores actuales más conocidos, pero la polémica siempre ha ido con él. ¿Es bueno? ¿Es mediocre? ¿Es profundo? ¿Es superficial? En su debido momento lo comentaremos.

Seda narra gran parte de la vida de Hervé Joncour, un comprador y vendedor francés de gusanos de seda que recorre el mundo en su búsqueda. Casado y sin hijos, vive en un pueblo tranquilo, Lavilledieu, que se dedica casi por entero a la producción de seda. Ha sido Baldabiou, un peculiar personaje clave en esta historia, el que ha introducido esta empresa en el pueblo y ha sido también el que ha escogido a Hervé para que sea el que vaya a la compra de los huevos. El padre de Hervé, alcalde de Lavilledieu, había imaginado para él un brillante porvenir en el ejército, pero finalmente será la voluntad de Baldabiou la que cambiará el destino de Hervé Joncour. Cuando los huevos en Europa comienzan a ser pasto de epidemias, Hervé irá a Siria y a Egipto a por ellos, pero pronto también se verán contaminados por las plagas por lo que Baldabiou decide que hay que ir al fin del mundo, a la misteriosa Japón que lleva doscientos años viviendo completamente separada del resto de la humanidad, rechazando cualquier contacto con el continente y prohibiendo el acceso a todo extranjero. Pero Japón se está abriendo paulatinamente al comercio con el exterior y así comienzan los viajes de Hervé a este misterioso y exótico país en busca de las larvas de seda de la mejor calidad que le harán rico. Será allí donde vivirá una experiencia amorosa (¿o un deseo erótico?) no consumada con una joven no oriental que condicionará su vida. Además de los viajes físicos y reales, paralelamente hay un viaje interior del protagonista, que propiciará el viaje externo, hacia sus propios sentimientos y hacia la esencia de su ser. El autor nos muestra el conflicto existencial que vive Hervé Joncour. Y aunque Baricco diga que no es una novela de amor, éste, en todas sus facetas, es el tema principal: entrega, deseo, seducción, obsesión, erotismo…

Los personajes apenas están esbozados, nunca sabemos mucho de ellos ni de sus sentimientos, sólo el protagonista está algo más perfilado y ya desde el principio el narrador, en tercera persona, nos lo describe como uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla. Hervé se moverá entre dos tipos de amor, uno sereno, cotidiano, real y otro misterioso, prohibido, idealizado, pasional, sobre todo a través de las miradas pero que le abrirá una brecha profunda en su vida y su sentir convencional y mesurado. El milagro es que ambos conviven y que uno no desplaza al otro. También se nos hablará sucintamente sobre esa Francia y ese Japón de los años sesenta y setenta del siglo XIX, de los viajes, del cultivo de la seda. Hay en toda la obra una aire de fábula, ¿con moraleja?, que la hace, ya he dicho, irreal y atemporal. La no-historia en el no-tiempo. Es un triple salto mortal literario el que Baricco intenta en esta breve novela en la que apenas hay diálogos, y cuando los hay están cargados de significado, en la que predominan las descripciones precisas, las miradas, los gestos, los sentimientos… todos marcados por un ritmo musical muy pausado.

Hay quien ha dicho que Seda consigue emular la estructura narrativa de los haikus. Una forma de poesía tradicional japonesa compuesta por tres versos de cinco, siete y cinco moras. En ellos, el poeta describe una emoción profunda generalmente provocada por la percepción de la naturaleza, siempre manteniendo un estilo asimétrico caracterizado por la sencillez, la austeridad y la naturalidad de sus composiciones.

En declaraciones al diario El País, realizadas en mayo de 1997 con motivo de la publicación de Seda en España, Alessandro Baricco afirmaba: no me gusta tratar con las cosas que ya conozco, por eso mis personajes son bastante mágicos, las historias poco corrientes y los lugares inexistentes en el mapa. Añadiendo respecto a la influencia de la música en la estructura de sus novelas que yo no me doy cuenta, pero lo cierto es que voy escribiendo y de repente advierto que me ha salido, por ejemplo, un rondó. A menudo mis libros se pueden leer como una partitura, están construidos sobre una estructura musical.

Existe una versión cinematográfica de 2007 titulada Silk, del director canadiense François Girard, protagonizada por Michael Pitt, Keira Knightley, Alfred Molina y Miki Nakatani. Las críticas no fueron muy buenas.

Os dejo también tres enlaces sobre la obra. Uno es una crítica literaria realizada por Fernando Fuentes Pinzón en YouTube. Otra, muy breve, es un fragmento animado de la novela. Y, por último, una entrevista a Alessandro Baricco (subtitulada en español) de treinta minutos realizada en 2014 por Héctor de Mauleón para el Círculo Editorial Azteca de México. En ella, el autor habla de su obra en general, de su manera de enfrentarse a la escritura, de sus influencias… Es muy interesante porque además Baricco no se prodiga mucho en entrevistas.

Plazos
Como la novela es corta, 125 páginas, he dudado si dividir la lectura en dos partes o no. Finalmente he decidido dividirla para intentar profundizar más en ella y en sus símbolos. Leeremos a lo largo de una semana hasta la página 60 inclusive. Como he observado que algunos no respetáis los plazos (seguramente por desconocimiento de las reglas si sois nuevos o por despiste) y dejáis vuestros comentarios (a veces en el post que no le corresponde) no únicamente sobre la parte establecida sino, a veces, sobre la novela en su totalidad cuando estamos todavía en la primera parte, por favor, os reitero lo de siempre: escribir en este post, mientras vais leyendo esta primera parte, sólo vuestras impresiones iniciales sobre la lectura o sobre lo aquí escrito o los enlaces dejados, pero no la comentéis en su totalidad. Cuando publique el post de análisis correspondiente a esta primera parte de la lectura dentro de una semana, y todos hayáis leído dicha parte, entonces podréis explayaros ampliamente en vuestros comentarios sobre ella. ¡Buena lectura!

Anuncios

9 comentarios to “Seda: una fábula exquisita”

  1. Belén 1 de marzo de 2016 a 11:00 #

    Muchísimas gracias por esta entrada tan estupenda.

    Seda me produce una impresión extraña, me gusta mucho el estilo pero no me queda claro si me gusta especialmente. Creo que lo que me ocurre es que siento que es una novela con intención de ser una gran novela y solo consigo leer algo con un ritmo maravilloso y muy entretenida pero poco más. Aun así, dudo si es una gran novela o una pequeña preciosidad.

    He leído porco a Baricco pero yo que leo en audiolibros, tengo que decir que pese a leerle traducido, sabe escribir música. Homero, Iliada, me parece una auténtica maravilla. Ahí no dudo.

    Gracias.

    • Teresa Antón 5 de marzo de 2016 a 22:13 #

      Belén, a mí también me causa una sensación un tanto confusa la obra. Creo que, en parte, se debe a los recursos que utiliza el autor para conferirle ese ritmo. Por un lado, me agrada, pero a veces me cansa un poco, porque la reiteración de la que hace uso me resulta demasiado previsible y, en ocasiones, un tanto forzada.

  2. Marta (one) 2 de marzo de 2016 a 13:04 #

    Buenos días!!!! A mi me está pareciendo un libro de un extraordinaria delicadeza y finura. Sensible y armoniosa. Seguramente estoy diciendo un tontería pero me transmite paz y serenidad. Una joya literaria!!!

    Muchas gracias Chus!

    Un abrazo

  3. Teresa Antón 5 de marzo de 2016 a 22:05 #

    Totalmente de acuerdo contigo, Marta. El término “delicadeza” describe muy bien lo que el lector percibe al leer esta obra. Entretenida y amena, además, verdad?

  4. berta 5 de marzo de 2016 a 22:15 #

    hola a todos/as, llevó leído muy poco y no está mal, es como dice Marta un libro de gran sensibilidad.Me llama la atención el comentario de Chus sobre que es una novela sin espacio y sin tiempo, ya veremos cuando lleve más leído.un saludo a todos/as

  5. Ana María Heinze 6 de marzo de 2016 a 1:37 #

    Hola gente, coincido con ustedes en cuanto a la sensibilidad y como cierta paz, como que impone un tiempo lento y suave de lectura …me gusta

    saludos

  6. Eduardo 6 de marzo de 2016 a 14:00 #

    ¡Muy buenas! Ya estoy en la página 60, deseando retomar la lectura mañana para acabarlo. Hasta esta mitad del libro debo decir que la historia me parece interesante, ya que no se sabe, de momento, que papel jugará la chica en esta historia. El estilo de escritura me parece muy ameno, rápido y fácil de leer, lógicamente sacrificando otras cosas importantes como el desarrollo de los personajes y trasfondo. De momento interesante, pero, coincidiendo con algunos comentarios, me parece algo vacío. Nos leemos.

  7. Lory 6 de marzo de 2016 a 19:31 #

    Este es un libro que he leído varias veces, una de ellas para comentar en otro club presencial, y siempre he tenido la sensación de que es un libro bello pero casi no sé decir por qué. La frase lapidaria que dice acerca del protagonista de que sólo desea observar su vida pero no siente necesidad de vivirla, me descoloca. El nombre del pueblo podríamos traducirlo por “el pueblo de dios” y me llama la atención; igual que su referencia a la cifra 40 que enlaza con tiempo en La Biblia y que se describe como el tiempo necesario. Para lo que sea.
    Es una historia de amor, pero: ¿entre quién?. Es la crónica de un viaje, pero: ¿para qué viajamos?.
    Me afirmo en que creo es una historia para ser contada más que leída. Utiliza frases y formas repetidas para atraer la atención del oyente, al lector eso no le es necesario.
    Un libro lleno de técnica, como un manual para principiantes.
    Leamos hasta el final.
    Un saludo.

  8. rosario 12 de marzo de 2016 a 19:36 #

    he leido la novela, es una pequeña gran obra. al terminarla quede con una extraña sensacion no tengo claro que es pero es un libro corto, delicado, con una historia de amor muy extraña me ha gustado mucho

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s