Archivo | Estamos leyendo RSS feed for this section

Francamente, Frank

30 Ene

«Todo el mundo lo sabe todo pero nadie sabe qué hacer con ello»

«Francamente, Frank» no es una novela, es un libro de relatos. Cuatro extensos relatos del personaje icónico de Richard Ford en las fechas previas a la Navidad de 2012 cuando todavía el huracán Sandy sigue muy presente en la vida de los habitantes de la costa Este.

Con estos relatos, parece que su autor quiere cerrar la trilogía formada por Frank Bascombe en «El periodista deportivo«, «El día de la Independencia» y «Acción de gracias«.

En este momento Frank tiene sesenta y ocho años, está jubilado e instalado cómodamente en Haddam, Nueva Jersey, con su segunda mujer, Sally.

Con ironía y sarcasmo va desgranando poco a  poco la vida americana en los comienzos de un nuevo siglo. Nos seguimos encontrando a un Frank crítico, blasfemo, políticamente incorrecto, demócrata y con mucho sarcasmo:

«Un segmento bastante grande de la población de Haddam (republicana por tradición y en los últimos tiempos neciamente partidaria del Tea Party) cree que el presidente o bien provocó personalmente el huracán Sandy, o bien, como mínimo, lo dirigió desde su «búnker subterráneo» de Oahu, para conducirlo hasta la costa de Jersey, donde había muchos italoamericanos de derechas (en realidad no los hay) absolutamente decididos a votar por Romney, sólo que sus casas volaron por los aires y ya no pudieron presentar el certificado de residencia»

Estamos a unos meses de las elecciones presidenciales donde Obama será elegido por segunda vez frente a Mitt Romney.

A pesar de ser relatos independientes, vemos que una de las frases finales da pie al relato siguiente y ahí nos damos cuenta de que, al final, los cuatro forman un todo.

Frank, como siempre, se burla de todo y de todos, también de si mismo. Ahora hace la vida propia de un jubilado. Lee todas las semanas para los ciegos en una emisora local y una vez a la semana va al aeropuerto con un grupo de veteranos a dar la bienvenida a los soldados que vuelven a casa de Irak y Afganistán.

En el primer relato cuenta como el huracán arrasó las casas y dejó sin vivienda a miles de personas que vieron como ya no les quedaba la casa pero sí las deudas. Para Frank el huracán es también un modo de poner las cosas en su sitio. El mar recupera su espacio y nos hace ver lo insignificantes que somos:

«Hay argumentos en favor de un buen huracán que no se anda con chiquitas, arrasando la vida para ponerla de nuevo en perspectiva».

Frank como buen americano, ama su país, pero eso no significa que no le guste exponer sus miserias y sus contradicciones.

En el segundo capítulo recibe la visita de una antigua inquilina de la que hoy es su vivienda familiar y que le pide verla para recordar su niñez. Aprovechando esta circunstancia le cuenta a Frank la desgracia que se ciñó sobre su familia en esa casa y que por eso no había querido venir antes.

En el tercer relato habla de la enfermedad incurable de su primera mujer. Se distanció de ella tras el divorcio y ahora sin querer, y por un capricho del destino, la tiene viviendo cerca y siente la necesidad de visitarla una vez al mes. Recuerda como había estado muy enamorado de ella y como después ya no. También es consciente de la distancia que guarda con sus hijos y como superó solo el dolor de su hijo muerto.

En el cuarto relato Frank va a visitar a un viejo amigo que se está muriendo y quiere verlo, Eddy Medley. Eddy no quiere morirse sin confesarle a Frank que tuvo una aventura con su primera mujer y le pide perdón. Frank se asombra de la confesión pero no se siente herido porque es algo del pasado que no hace herida.

«No hay una forma adecuada de planificar la vida ni tampoco de vivirla: sólo un montó de formas inadecuadas»

Con esta novela de relatos, Richard Ford, hace una crítica contra la superficialidad de los individuos, la mediocridad de las clase política y empresarial de Estados Unidos y contra el racismo. Racionaliza las relaciones de pareja y familiares, la vejez como punto y final, el dolor en solitario, y la amistad.

A lo largo de los cuatro relatos, Frank se ve envuelto en distintas situaciones con distintos personajes que le van contando su vida pero por iniciativa propia. No intenta empatizar ni aconsejar sino que actúa como un mero espectador ante los acontecimientos.

La soledad rodea al personaje en todas las novelas. Además, si la edad le ha dado algo es que ya no quiere hacer aquellas cosas que no le apetecen.

«Llega un momento en el que ya se ha consumido la mayor parte de la existencia y queda mucho menos de lo que antes había, aunque eso que queda no debe olvidarse ni derrocharse de forma indistinta».

Quienes no hayáis leído nada de Richard Ford o no conozcáis los anteriores libros en los que aparece Frank Bascombe creo que habéis podido al contenido de «Francamente, Frank» sin ningún tipo de problema. Espero que la hayáis disfrutado.


¡Ahora os toca a vosotros!

¿Habíais leído algo de Richard Ford?

¿Qué os ha parecido el personaje de Frank?

¿Qué podéis comentar de este libro de relatos?

El próximo lunes, 6 de febrero, publicaremos el post con la siguiente lectura.

Nos leemos,

Contexto histórico: «Francamente, Frank»

13 Ene

A Master Sgt. Mark C. Olsen/Released

La historia se desarrolla en Haddam, Nueva Jersey, poco después de la devastación del huracán Sandy. Nos encontramos en 2012, preside el país Barak Obama y Sandy fue el más mortífero ciclón tropical de la temporada de huracanes 2012. Afectó a 24 de los 50 estados y dejó 132 muertos (+ 60 víctimas mortales a su paso por el Caribe).

Fue el huracán de mayor diámetro registrado (1800 km2) y el segundo en ocasionar más daños en Estados Unidos después de Katrina, que tocó tierra en Luisiana a finales de agosto de 2005 y ocasionó multitud de pérdidas humanas y cuantiosas pérdidas económicas.

Las imágenes del huracán Sandy han cruzado medio mundo. Este huracán ha tenido graves consecuencias sobre la ciudad de Nueva York y sembró el pánico en la costa Este de Estados Unidos dejando un total de 80 muertos y millones de personas resultaron afectadas en mayor o menor medida.

Un informe años después (Sandy Child and Family Health Study) demuestra que aquellos que experimentaron daños estructurales en sus casas también sufrieron daños físicos similares.

Además aquellos que estuvieron en contacto directo con moho o similares tras la tormenta tienen más tendencia a padecer asma y desórdenes mentales. De las más de 100.000 personas que experimentaron daños significativos en sus viviendas principales, un 27% continúa, tiempo después, sufriendo secuelas emocionales y un 14% con síntomas del conocido como desorden de estrés post traumático.

En este estudio también se constató que los niños que sufrieron menos daños en sus vivivendas han resultado mentalmente más afectados que los niños que tardaron en volver a sus casas. El motivo lo  asocian a que al regresar antes a la zona del desastre, presenciaron aún más las consecuencias del huracán.

Un huracán es un fenómeno meteorológico producido sobre aguas cálidas y acompañado de tormentas y lluvias intensas. El nombre genérico que reciben es el de tormenta tropical y dependiendo de las intensidad de los vientos y de la zona donde se hayan producido recibirán diferentes denominaciones (tifones, ciclones, huracanes…).

Siendo depresión tropical, Sandy afectó con gran fuerza a Colombia y Venezuela, extendiéndose su impacto a Haití y República Dominicana. Siendo huracán afectó a Cuba, Bahamas, Bermudas y Jamaica y ya debilitado a Estados Unidos y Canadá.

El año 2012 fue un año electoral para EEUU. Las elecciones tuvieron lugar en noviembre y Barack Obama fue el vencedor contra Mitt Romney por el 51% de la votación popular. Una curiosidad, es el primer presidente demócrata en lograr la reelección con la mayoría del voto popular (más del 50%) desde Franklin D. Roosevelt y el primer presidente que ganó tanto la elección como la reelección con la mayoría del voto popular desde Ronald Reagan.

Toda la campaña electoral que enfrentó al candidato republicano Mitt Romney y al demócrata y final vencedor Barack Obama estuvo marcada por la fragilidad de la economía estadounidense, que ha mostrado dificultad para retomar la senda de un crecimiento sostenible desde el estallido de la crisis financiera en 2008.

Y como eje central, la elevada tasa de desempleo, que inició el año en un 8,3 % y que solo ha logrado descender de manera paulatina hasta el 7,7 % registrado en el último dato de noviembre.

Además de la reelección del primer presidente afroamericano, el 2012 estuvo marcado por el comienzo de una lenta recuperación de la crisis económica más importante de lo que va del siglo. Con un descenso del desempleo y un crecimiento moderado, las políticas de estímulo empezaron a dar un poco de respiro a la acuciante situación económica del país norteamericano.

 

Nuestra próxima lectura: «Francamente, Frank» de Richard Ford

9 Ene

¡Feliz año! vamos a empezar el 2023 con una lectura del escritor norteamericano Richard Ford, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016, titulada «Francamente, Frank» y que fue publicada en 2014.

La novela

En «Francamente, Frank» Ford regresa con cuatro historias narradas por el icónico Frank Bascombe. Ahora tiene sesenta y ocho años y de nuevo está cómodamente instalado en la zona residencial de Haddam, Nueva Jersey.

Bascombe ha salido airoso, en apariencia, aunque no del todo, de las secuelas de la devastación del huracán Sandy. Como en todos los libros protagonizados por él, el espíritu que guía a Ford es la vieja máxima cómica que promete que si las cosas no resultan graciosas, no son realmente serias. La desolación sembrada por el Sandy, que ha arrasado casas, zonas costeras e innumerables vidas, es probablemente el arranque más tremendo que se pueda imaginar para una narración. Y sin embargo se convierte en el perfecto telón de fondo y en la piedra de toque para Ford y Bascombe.

El autor

Nació en Jackson, Misisipi, en 1944. Sus padres habían nacido en Arkansas poco antes de la Gran Depresión. Niño y adolescente problemático se crió con sus abuelos. Su dislexia le dificultó su formación hasta que se enamoró de la literatura y se decidió convertir en escritor.

Su primera novela la publicó en 1976 «Un trozo de mi corazón» que trata sobre dos perdedores desarraigados cuyos caminos se cruzan en una isla del río Misisipi. En 1981 publicó «La última oportunidad«. Aunque esta segunda novela tuvo buenas críticas no obtuvo buenas ventas, así que Ford cogió un trabajo de periodista deportivo.

De esta experiencia nació su personaje más conocido, Frank Bascome, protagonista de varios libros suyos. «El periodista deportivo«, publicada en 1986, es una novela sobre un escritor fracasado convertido en periodista deportivo que sufre una crisis espiritual debido a la muerte de su hijo. Esta obra lo consagró y fue finalista del Premio Faulkner 1987.

Al año siguiente consolidó su éxito con la recopilación de relatos «Rock Springs«. Su segunda novela de la serie «El día de la independencia» (1995) obtuvo tanto el Pulitzer como el Faulkner, convirtiéndolo en el único autor en haber ganado ambos premios por el mismo libro.

«Acción de gracias» (2006) y «Francamente, Frank» (2014) tiene el mismo protagonista. En  2012 publicó la novela «Canadá» y en 2018 se publicó en España «Entre ellos» un doble retrato familiar (el de sus padres) que habla de su infancia y de América. Y en cuanto a novela corta o relatos, en 2019 publicó «Lamento lo ocurrido«.

Se ha querido ver en Frank Bascombre el álter ego de Richard Ford y considerar que las historias que protagoniza son autobiográficas. Como su autor, nació en Misisipi, es hijo único, se quedó huérfano de padre en la adolescencia, quiso ser escritor, trabajó de periodista deportivo… A esto Ford ha contestado:

«Pero yo no tengo dos ex mujeres, ni hijos, no soy agente inmobiliario, no he ido a la universidad de Michigan… Las buenas novelas no son autobiográficas. Si escribes una novela autobiográfica estará confinada, limitada por lo que tú eres. Le diré mi concepción de lo que es una buena novela: una buena novela es la que utiliza la imaginación para provocar en el lector que experimente lo impredecible. Y eso sucede cuando el escritor imagina cosas que están muy lejos de su propia vida cándida«.

¡Espero que os guste!


Calendario de lecturas:

  • Presentación de la novela: 9 de enero de 2023.
  • Contextualización de la novela: 13 de enero de 2023
  • Comentarios de la novela: 31 de enero de 2023.

Los que estáis apuntados para recoger un ejemplar: ya los tenéis disponibles tanto en la Biblioteca Fórum como en la de Durán Loriga.

Nos leemos,

Irlanda y la iglesia católica en el siglo XX

3 Nov

Catedral de la Santísima Trinidad en Dublín

Antecedentes

El cristianismo ha existido en Irlanda desde el siglo V y llegó de la Gran Bretaña romana formando lo que hoy se conoce como cristianismo gaélico. Poco a poco ganó terreno y reemplazó las antiguas tradiciones paganas. Paladio fue el primer obispo enviado a los gaélicos por el Papa Celestino I.

Imagen de San Patricio

A San Patricio (c. 432/433 D.C) se le atribuye haber extendido la alfabetización en Irlanda por medio de ordenes monásticas que estableció, además por revisar y recopilar las Leyes Brehon y por introducir al país al cristianismo. No fue el primer misionero cristiano en Irlanda, pero si el más famoso. Su influencia en las leyes y cultura de Irlanda fue enorme ya que abogó en pro de las mujeres, los pobres y esclavos mientras debatía con reyes y nobles. La fecha de su muerte se celebra el 17 de marzo, pero tanto el año de su muerte como el de su nacimiento son desconocidos.

Después de la conquista de Irlanda por parte de los Tudor, la Iglesia Católica fue prohibida. La corona inglesa intentó exportar la Reforma protestante a Irlanda. En el siglo XVI la identidad nacional irlandesa se fusionó en torno al catolicismo irlandés. Durante varios siglos, la mayoría católica irlandesa fue reprimida, pero finalmente la Iglesia y el Imperio Británico llegaron a un acercamiento.

Tras la partición de Irlanda

Desde el momento en que Irlanda logró la independencia, la iglesia llegó a desempeñar un papel social y político cada vez más importante en el Estado Libre de Irlanda y posteriormente en la República de Irlanda

 

La posición de la Iglesia Católica en el siglo XXI

Irlanda se ha visto sacudida por los escándalos pederastas en la iglesia desde la década de los noventa. Las disculpas del Papa Francisco a sus fieles irlandeses dividieron al país. ¿Las víctimas obtuvieron justicia? ¿Se responsabiliza la Iglesia de sus abusos?

Las víctimas son las que han conseguido que la política vaticana de ocultar al violador y en el mejor de los casos trasladarlo de diócesis quedara al descubierto. Aquí no se trata solo con crímenes sino con emociones y cicatrices emocionales permanentemente abiertas. 

Francisco ha hecho una labor de limpieza con la burocracia vaticana en contra. El papa ha sido claro y duro: “El hecho de que las autoridades eclesiásticas, los obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros no hayan afrontado adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado una merecida indignación. Sigue siendo una fuente de dolor y vergüenza para la comunidad católica”.

El director de Amnistía Internacional en Irlanda, Colm O’Gorman, fue también víctima de abusos: «No tienes más que entrar en Google para ver un montón de ejemplos de papas y obispos que dicen «No lo sabíamos». Como el resto de la sociedad, no entendíamos que tales cosas fueran posibles. Lo hicieron, mintieron».

Dublín, agosto de 2018. Por primera vez, el Papa Francisco se disculpa públicamente por las atrocidades cometidas por sacerdotes dentro de la Iglesia católica irlandesa. Se esperaba a medio millón de fieles; solo fueron 130.000. Contrasta con el millón de personas de hace cuarenta años con la visita de Juan Pablo II.

Irlanda es uno de los países europeos con mayor población católica. La Iglesia está arraigada en la cultura del país pero también en sus lugares de poder. Históricamente, los irlandeses católicos han depositado su confianza y sus opciones políticas en manos de esta institución. Pero desde 2002, múltiples denuncias e investigaciones han sacado a la luz más de quince mil casos de abusos sexuales cometidos entre los años setenta y noventa.

Los abusos perpetrados por miembros del clero no vienen de ahora. Sin embargo, las disculpas del Papa no llegaron hasta 2018. Demasiado tarde para algunos. Su visita sigue siendo controvertida, ya que muchos irlandeses se sienten traicionados. Después de los cientos de suicidios que siguieron a los abusos, los que lograron afrontar la vida tras la violencia son conocidos como, “los supervivientes”.

Las denuncias de abuso sexual en Irlanda afectan a casi 14.500 niños por delitos cometidos durante varias décadas. En Europa, Irlanda es uno de los países más afectados por este fenómeno, en comparación, Bélgica, Alemania y Francia han registrado solo varios cientos de denuncias desde 2010. La mayoría de las víctimas han presentado denuncias en Dublín, la mayor diócesis de Irlanda. Entre 1975 y 2004, doce sacerdotes fueron responsables de dos tercios de las denuncias presentadas en la capital. Para luchar contra estas agresiones la diócesis puso en marcha el servicio de protección a la infancia en 2002, junto con una agencia administrada por el estado. Andrew Fagan es su director desde 2010.

«Cuando se supo que los sacerdotes se habían comportado de manera abusiva con los niños, eso se entendió como un problema para el sacerdote, no como un problema para el niño, o para otros niños. Y durante mucho tiempo, es como si la diócesis y las autoridades no hubieran hecho nada al respecto. Sí que hicieron cosas, intentaban trasladar al sacerdote y no estaban centrados en los niños. No le dieron prioridad a la seguridad de los niños. Porque aunque muchas cosas han cambiado, no estoy seguro de que la percepción haya cambiado. Creo que mucha gente todavía piensa que es un poco arriesgado permitir que sus hijos participen en las actividades de la iglesia. Hay muchos padres que han tomado la decisión de distanciarse de la iglesia».

La decisión del Papa Francisco, en 2019, de levantar el secreto pontificio sobre las denuncias de pederastia, muestra un deseo de transparencia dentro del Vaticano. A partir de ahora, las denuncias y testimonios sobre abusos sexuales en los archivos de la Santa Sede, podrán ser juzgadas por la justicia civil. La iglesia se ve obligada a responder a las expectativas de la sociedad.

En 2015, los irlandeses aprobaron el matrimonio homosexual mediante referéndum. Luego, en 2018, el país revocó la octava enmienda de su constitución, para permitir el derecho al aborto. Dado que casi el 80% de la población irlandesa es católica, son las mismas personas las que votaron por estas dos reformas situadas en los lados opuestos de las directivas de la Iglesia. Los números resaltan una paradoja: la sociedad irlandesa sigue siendo culturalmente católica, pero alejándose de la iglesia como institución.


El 25 de noviembre tendremos el análisis final de la novela. Hasta entonces espero que la disfrutéis.

Nos leemos,