«Quédate»

20 Oct

Escena de la obra de teatro de Luis Luque basada en la novela

Argumento

La marquesa viuda de Andrade, Francisca Taboada, despierta en su cama una mañana con un gran desasosiego, inquietud, arrepentimiento y desazón en el cuerpo y en el  espíritu. El del cuerpo lo cura con infusiones pero el del alma le produce una gran zozobra, tanta que incluso piensa en ir a su confesor para hablar con él.

Tras una magnífica descripción de sus sentimientos y pesares, da pie al lector para contarle el motivo de esta situación. Empieza a recordar el hilo de acontecimientos que la llevaron a esa desazón.

Todo empezó dos días antes, en la tertulia semanal de la duquesa de Sahagún, que también frecuenta Don Gabriel Pardo de la Lage, paisano de Asís y cumplido caballero. En esa tertulia conoce a Diego Pacheco, un gaditano atractivo y con fama de mujeriego.

Don Gabriel se lleva muy bien con la marquesa, conversan y se entienden aunque no compartan el mismo criterio. Él alberga la esperanza de presentarse algún día en su casa y formalizar una relación amorosa. En este caso hablan de la romería de San Isidro, Don Gabriel piensa que es un sitio depravado donde los bajos instintos del ser humano suelen ponerse de manifiesto. En cambio, la marquesa siente curiosidad por una fiesta tan popular.

Al día siguiente yendo a oír misa a San Pascual, festividad del patrón de Madrid, se encuentra de nuevo con Pacheco, se saludan y se tratan con una familiaridad muy inusual para el grado de conocimiento mutuo. La marquesa lo ve guapo y atractivo y piensa que una mujer tendría que poder expresar abiertamente estos sentimientos, ya que no son nada malos.

Pacheco la invita a la Feria de San Isidro. La marquesa se siente tentada y piensa que no hay nada malo en ir con Pacheco a una fiesta popular que le apetece conocer.

En la romería pasean y después de una buena comida con bebida, la marquesa se siente especialmente risueña:

«Comprendía, sí, que mis pupilas destellaban lumbre y en mis mejillas se podía encender un fósforo; pero, lejos de percibir el atolondramiento que suponía precursor de la embriaguez, solo experimentaba una animación agradabilísima, con la lengua suelta, los sentidos excitados, el espíritu en volandas y gozoso el corazón.»

Con esa sensación de bienestar se adentra en la romería del brazo de Pacheco hasta la puesta de sol sobre el río Manzanares. Tal embriaguez le vino a la marquesa que tuvo que refugiarse en una habitación de una fonda para descansar y recuperarse del mareo producido por la ingesta de alcohol.  Y así se despierta a la mañana siguiente.

La marquesa se siente abrumada y al mismo tiempo atraída por Pacheco, pero se hace el enorme propósito de no volver a verlo y para ello decide hacer un viaje y empezar sus vacaciones en Galicia a los pocos días.

Pacheco no descansa y sigue frecuentando su casa y tentándola con su presencia. La marquesa decide salir con él y van a comer. Allí siente, por primera vez, una punzada en el corazón al verlo bailar con otras mujeres. No quiere reconocerlo y se lo guarda para sí misma pero está celosa y él se da cuenta.

El día anterior a su partida, Pacheco se presenta en su casa. Allí también está Don Gabriel que se da cuenta de lo que pasa y se marcha decepcionado con la marquesa y pensando lo peor de ella por caer en los brazos de un «mujeriego».

Pacheco le confiesa lo que siente por ella y que está seguro de que ella siente lo mismo. Al final, ella le pide que se quede y él le responde que entonces no se irá nunca. Pasan la noche juntos, incluso hacen planes de futuro y al amanecer la marquesa abre la ventana de par en par y se asoma con él, como si con este gesto quisiera mostrar al mundo su amor clandestino.

Comentario

El personaje de la marquesa viuda tiene algo de autobiográfico en su decisión de afrontar los riesgos de romper con los convencionalismos sociales y tomar decisiones que, en la vida personal de la autora, la llevó a romper su matrimonio y asumir la experiencia del amor y la sexualidad con desbordante y natural libertad.

«Insolación» fue publicada en 1889. Doña Emilia, separada ya de su marido, tenía una relación amorosa con Benito Pérez Galdós. En el momento de su publicación esta novela escandalizó a los lectores por el tema tratado.

Para mi el tema principal de la novela es el deseo femenino, desde una perspectiva del siglo XIX, y de como las convenciones sociales se interponían ya en el camino de las mujeres. Hay muchas capas en la historia que requiere también muchas lecturas pero en el fondo somos partícipes, a través de la lectura, de la evolución de una mujer tranquila y sosegada que siente una pasión que no es capaz de controlar. Acabando por ser ella misma y no dejarse someter por las rígidas normas sociales. Es una novela que causó una gran conmoción en su época tanto por el tema tratado como por el enfoque. Este último más próximo a la mentalidad de hoy en día que a la de la época. 

Desde el punto de vista narrativo nos encontramos con dos voces, la de la propia protagonista, hablando en primera persona y a veces con su propia conciencia y la de un segundo narrador, en tercera persona, que describe los hechos sin juzgarlos.

Los ambientes están muy bien caracterizados, y el estudio psicológico de los personajes bien tratado, dando importancia a muchas mujeres durante la narración de distinto estrato social como aristócratas, camareras, criadas, gitanas, todas ellas muy bien identificadas. Los personajes femeninos, no solo el de la protagonista, tienen volumen y personalidad. No te dejan indiferente.

El personaje de Pacheco es descrito como mujeriego, adulador, seductor y libertino, como un verdadero Don Juan. En cambio, en contraposición encontramos otro personaje masculino, Don Gabriel Pardo de la Lage, caballero aristocrático de ideas liberales afrancesadas y caballeroso. Pero este personaje, en el fondo íntimamente conservador, criticará, sintiéndose engañado y frustrado en sus expectativas con la marquesa, la decisión coherente de la mujer al entregarse libremente a sus deseos en brazos del Don Juan.

Por otra parte, está el tiempo en el que transcurre la narración. Es muy corto. Apenas seis días de trato personal en la pareja, pero tan significativos que transforman sus vidas en lo más íntimo.

En la descripción de la historia, Doña Emilia se sirvió mucho del naturalismo, por ejemplo en la minuciosidad de datos al referirse a objetos, pero también tomó elementos del simbolismo, del realismo, al llevarnos a lugares de esparcimiento donde acuden los personajes, del costumbrismo, por sus escenas coloristas, como el baile, y en los diálogos, del romanticismo, etc. 

En esta novela, Doña Emilia reivindica el derecho de las mujeres a elegir libremente su estilo de vida a pesar de los convencionalismos sociales, en una época de hipocresía e intolerancia social.


¡¡Ahora os toca a vosotras!!!

¿Qué os ha parecido esta novela?

Intentando mirar al pasado, ¿Cómo veis que ha retratado la escritora esa época a nivel social y cultural?

Comentad que otros temas de debate os ha sugerido esta historia.

Nos leemos,

14 respuestas hasta “«Quédate»”

  1. Ana 20 de octubre de 2021 a 18:38 #

    Hola a tod@s, me alegra volver «al tajo».
    Bueno , en cuanto a la lectura , tengo el corazón partío: por un lado el mérito de Doña Emilia, siendo mujer en la época que le tocó vivir, osar escribir tales atrevimientos no debió escuchar lindezas, precisamente. La historia narrada, q mi me acaba aburriendo, el lenguaje de Pacheco, el de la servidumbre, escrito fonéticamente, me chirría un poco.
    Un saludo
    Ana

  2. Esther Abalde 20 de octubre de 2021 a 23:39 #

    Hola a todos también! Poco que añadir a lo ya comentado; si impresiona que una mujer escriba sobre su libertad en aquella época y de tal manera. Me parece curioso el personaje de Don Gabriel Pardo , que al final demuestra que es conservador y sigue confiando en los convencionalismos sociales ,además de seguir viendo a la mujer con pocos derechos de libertad .Para mí es una buena novela, que después de 100 años, ha conseguido mantener mi interés hasta el final .
    Un saludo
    Esther

  3. Lola 21 de octubre de 2021 a 11:41 #

    Hola a tod@s:
    Me alegra volver a leer en compañía y compartir nuestro sentir en estas lecturas.
    La verdad es que opino como Ana. Viendo a la autora y el momento en que está escrito admito su valencia para denunciar la situación de las mujeres, pero he tenido que hacer un esfuerzo para acabar el libro, a pesar de que es corto. Sin embargo, leí hace poco “Los pazos de Ulloa” y me llegó más su mensaje y la obra.
    Me ha parecido magnífica la descripción que hace de una jaqueca y el ambiente de la verbena de San Isidro. Pero los diálogos en andaluz de Pacheco, me cansaban y perdía interés por continuar. Los tópicos andaluces: señorito gracioso y ocioso con posibles, el resto criados y corridas de toros, demasiado reiterado en la obra.
    Espero que con la próxima lectura encuentre mejor relación.
    Hasta pronto.

    Lola

  4. Ciberclub de lectura 21 de octubre de 2021 a 15:04 #

    El personaje de Pacheco es el más difícil para empatizar. Totalmente de acuerdo con vosotras. Esta obra siempre fue considerada menor dentro de la producción literaria de Emilia Pardo Bazán, pero hace poco, con una nueva revisión, se enfatizó el valor de la escritora al tratar un tema tan polémico para la época y desde un enfoque tan progresista. La foto que puse en el post es de la obra de teatro que se hizo en 2015 y también se opinaba lo mismo sobre el personaje de Pacheco….los tópicos sobre las culturas siempre son difíciles de digerir. Gracias por vuestros comentarios y por darle una oportunidad a esta obra hasta el final.

  5. CARMEN 22 de octubre de 2021 a 12:11 #

    Hola a tod@s:

    Una alegría volver a compartir lecturas con el Club.

    Estoy de acuerdo con lo ya dicho. En su momento fue una obra rompedora por lo que trata y cómo lo trata y ahora también en cierta forma lo sería, porque considero que en la actualidad la protagonista habría de ser juzgada en cierta manera de la misma forma, no hay que obviar que es marquesa. Os imagináis las revistas del corazón, programas rosa, etc…? A pesar de que se ha avanzado mucho, en éste tema no hemos terminado de soltar lastre en todos los ámbitos, y creo que la clase noble sigue siendo muy sexista. Todo lo que se habló y fabuló sobre la Duquesa de Alba con su último novio, es un ejemplo ilustrativo.
    Es una novela feminista, en ella se reivindica el poder de elección de la mujer así como, se da a entender toda la presión social sobre las mujeres que existía y la cual era invisible. También resalto que, además de mostrar el poder de la mujer adinerada, muestra la miseria de mujeres de inferior rango social así como, de la manera de pensar que el género masculino tiene en determinadas circunstancias. Me acuerdo de los pensamientos del tabernero, de D. Gabriel..

    Termino opinando que, se pone sobre las páginas, como se da la vuelta la vida de la marquesa viuda, que lleva y quiere llevar una vida digna, sin mácula hacia los comentarios que pueda hacer la sociedad, tanto de hombres como de mujeres de su ámbito. Sin embargo, su intelecto y corazón ganan y ella celebra, a rato, s ésa victoria.

    Un saludo!

    • Ciberclub de lectura 22 de octubre de 2021 a 19:44 #

      Gracias por tu comentario, Carmen. Sí, la prensa rosa se ceba con este tipo de noticias pero en cualquier caso creo que aunque hemos avanzado mucho desde esa época, sigue existiendo hipocresía social en todos los ámbitos y hoy con las redes sociales se corre más peligro de exponerte a la crítica social constantemente. De hecho, hay estudios que revelan que hay un repunte en los valores machistas y controladores en la juventud, lo cual es muy preocupante. Un saludo,

  6. Gloria Martin Barredo 23 de octubre de 2021 a 18:16 #

    Hola a tod@s: María espero que ya estés recuperada completamente. Y gracias por el estupendo material que nos has aportado para esta novela.
    Para no redundar en las opiniones, mas o menos coincidentes con el resto, aporto pequeñas reflexiones acerca de valores que son muy actuales lo que da tb un valor añadido a la obra.
    La protagonista no demuestra, ni en hechos ni en palabras, la nobleza de cuna. Posiblemente tiene el título por matrimonio. Clara dualidad entre lo que siente y a lo que la gustaría obligarse siguiendo unas normas sociales rígidas sobre lo que es conveniente.
    Esto es super actual; vemos que la nobleza de las personas no viene por el título que ostenten, sino por su comportamiento y saber estar.
    La manera cobarde de no enfrentar sus acciones -solo piensa en huir y esconderse- buscando refugio en la cama y con infusiones. Esta actitud recuerda a la protagonista de La Regenta.
    Se deja ver la dificultad para cambiar de clase social, ya que la sociedad se articula en estratos cerrados y nada flexibles. De ahí la salida del matrimonio para ambos sexos.
    El lenguaje descriptivo y típico está muy bien llevado. Pacheco es el que debe ser; si nos pusiera un personaje idílico la historia ya no sería la misma xq pierde el conflicto.
    Este libro me ha llevado a La Insolación de Carmen Laforet de la q tb celebramos centenario de nacimiento.
    Finalizo: me gusta más Emilia Pardo cuando escribe sobre su tierra y sus gentes, pero este libro no deja de tener su valor.
    Un saludo

    Lory

    • Ciberclub de lectura 25 de octubre de 2021 a 15:39 #

      Gracias por tus reflexiones, Lory. Carmen Laforet es una escritora que me impactó mucho desde que en secundaria la tuve como lectura obligatoria. Una gran escritora que nunca ha dejado de estar de actualidad. De Doña Emila me quedo con los Pazos de Ulloa, pero esta lectura, que no había leído hasta ahora, fue una grata sorpresa. También me gustaría mencionar la magnifica edición que ha hecho «Reino de Cordelia» con esta edición, incorporando los dibujos de Javier de Juan y el prólogo de Luis Alberto de Cuenca. Un placer,

  7. kelly 25 de octubre de 2021 a 20:56 #

    Hola a todos, habiendo leído las obras más famosas de la autora, resulta sorprendente esta novela, tan irónica y humorística desde el mismo título.
    Como destacan los compañeros de lectura creo que lo más admirable es el valor de la escritora de tratar un tema tan delicado en su época.
    Dando la opción a una mujer de expresar su libertad de elección en una época de tantas restricciones,en una sociedad tan rígida y estricta para la vida de las mujeres y cuando además ella lo vivió en sus propias carnes, con sus diversos amantes y su vida social, totalmente liberal y criticada por todos, siendo la» comidilla» de todo Madrid.
    Me parece que describe perfectamente el ambiente del Madrid castizo de eses momento,las doncellas, camareras, gitanas, y al prototipo de señorito andaluz con mucha gracia y salero como es típico, además de hacer sobresalir su labia y facilidad para el embaucamiento, que demuestra que es el tipo canalla que encandila a todo el mundo, aunque a día de hoy nos resulte empalagoso.
    me gustó mucho conocer esta faceta de la autora.
    Saludos

    • Ciberclub de lectura 26 de octubre de 2021 a 7:51 #

      Gracias Kelly. Estoy de acuerdo contigo en que refleja muy bien el ambiente de esa época. De hecho, la autora se caracteriza por sus descripciones muy audaces de los distintos ambientes que le tocó vivir. Un saludo,

  8. Lectora 25 de octubre de 2021 a 21:55 #

    Hola a tod@s,
    Mi primera novela de la autora, cierto que el lenguaje me hace que la lectura sea menos llevadera pero cuando recuerdo la época en la que la que fue escrita valoro más aún que haya sido una mujer.
    Quizá ella desde su posición social pudo reivindicar con más medios algo que en esa época era casi tabú.
    En general la obra no me entusiasmó pero la magia de quien y cuando se escribió hacen que sea especial.

    Un saludo,

    • Ciberclub de lectura 26 de octubre de 2021 a 7:49 #

      Gracias por tu comentario. Si es la primera vez que lees a Emilia Pardo Bazán te recomiendo que le des una oportunidad a «Los pazos de Ulloa», no te defraudará. Un saludo,

  9. Isolda 26 de octubre de 2021 a 9:59 #

    Buenos días.

    Feliz de volver a leer con ustedes. Tengo que decir, que al principio me costó más el libro que al final, debido sobre todo al uso particular de un lenguaje poco conocido para mí o simplemente en franco desuso. Sin embargo, la excelente descripción de la Festividad de San isidro, me hizo disfrutar de la lectura. Creo que está muy detallado y logrado el ambiente que se expone en la novela. No dejé de imaginarme la explosión de colores que tuvo que ser para la marquesa aquella verbena. Al igual que mis compañeros, coincido en que la autora nos señala lo difícil que era tomar decisiones, no creo que sólo para las mujeres pero si de una forma más acuciada para ellas, fuera del margen de lo establecido.
    No obstante, me parece que la pasión vivida entre Asis y el «meridional» (mote francamente sorprendente) y que conduce a una decisión, es sólo el culmen del temperamento vital que muestra la protagonista en la novela. Saludos.

    • Ciberclub de lectura 26 de octubre de 2021 a 14:40 #

      Muchas gracias, Isolda. Es verdad que iniciar la lectura cuesta!!. Después, te vas acostumbrando poco a poco … además, en esta edición detallaba el significado de muchas palabras que por lo menos yo desconocía al estar en desuso. Un saludo,

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: