¿Ahora ve lo que me hizo mi mejor amiga?

23 Nov

«Le mostró los dientes y la lengua larguísima antes de correr como un animal hacia ella, pero la hija fue más rápida y cerró la puerta de la habitación que la madre arañó y golpeó, rugiendo.»

Argumento

Después del incidente con los universitarios, Fernanda sintió asco por lo juegos enfermizos de Annelise. Le disgustó enormemente que le enseñara esa foto tan íntima que ella misma le hizo en la ducha.

Fernanda acude a la consulta del Dr Aguilar, su psicoanalista. Le cuenta el incidente y porqué dejó de ser amiga de Annelise y cuales fueron las consecuencias. «Supongo que pensé que éramos iguales y teníamos los mismos límites, pero ahora sé que Anne no tiene límites. Imagino que para ella fue decepcionante conocer los míos».

Fernanda le dijo a Annelise que ya no podía seguir jugando a «ese juego» y Annelise no se lo tomó bien y la desplazó. No solo ella la ignoraba sino que consiguió que lo hiciera todo el grupo de amigas:

«Siempre hay un extraño placer en apartar a alguien, ¿no? te da como una especie de superioridad: la de estar por encima de otro al que puedes aislar si te da la gana».

¿Qué sentía realmente Fernanda por Annelise? algo que ella no sabía reconocer y que solo lograba describir como «algo más que amigas» pero de la cual se celaba si no le prestaba atención o coqueteaba con chicos.

Annelise es una persona perturbada derivado de los grandes conflictos familiares que mantiene con su madre. La cual siente que no la quiere, que la humilla constantemente y la subestima. Ese rencor y ese amor odio hacia su madre la hace ser quién es. Una persona vengativa que le gusta humillar a los demás. Idea una venganza contra Fernanda y al mismo tiempo utiliza a Clara para llevarla a cabo ya que desde el principio ideó asustarla (ya que se dio cuenta de que le tenía miedo a las adolescentes y no soportaba que la tocaran).

Aprovechando la entrega de un ensayo a Clara, Annelise le escribe una carta/ensayo explicando que es para ella el horror y desvelando que sabe lo que le produce terror a su maestra: la cercanía de las adolescentes y que éstas la puedan tocar. Sabe su secreto, se dio cuenta desde el principio de su debilidad. Al mismo tiempo le confiesa «¿Quiere que le cuente lo que me hizo mi mejor amiga?» y le desvela que son las responsables de un plan para asustarla en su casa: moviendo las cosas de sitio, cerrando o abriendo ventanas y también, utilizando sus zapatillas. Le confiesa que lo hicieron para divertirse pero que ahora se daba cuenta de que estaba mal y que todo fue idea de Fernanda. Además, le enseñó las marcas de mordida que tenía en su piel diciéndole que Fernanda la obligaba a someterse.

Y Annelise, de forma inocente, la advierte: «La verdad es que, aunque ya no seamos amigas, yo sé que Fernanda entrará a su casa para asustarla»  y así , día tras día la convence de lo peligrosa que se ha vuelto su amiga y que sería capaz de todo hasta que Clara la secuestra y la encierra en una casa aislada en medio de un bosque para «darle una lección».

Comentarios

Mónica Ojeda nos habla de cómo en la belleza y en la ingenuidad se puede encontrar lo monstruoso. Las dos adolescentes protagonistas, Annelise y Fernanda, empiezan viviendo el horror metafórico para acabar sintiendo en su propia piel un horror real. 

«Estar asustada te hace sentir muy viva y muy frágil, como si fueras un trozo de cristal y pudieras romperte en cualquier momento. Puede ser feo, sí, pero también te despierta y te llena de una emoción enorme».

Mandíbula explora el universo de lo femenino. El desarrollo de las relaciones entre madres e hijas es de cierta forma, el eje central de la novela. La relación perturbada entre Clara y su madre va componiendo un relato personal que construye al personaje de la mujer-profesora, imponiendo un contraste entre el amor y el odio: el amor por su madre, un amor enfermizo que la convierte en una suerte de copia aberrante en todo el sentido de la palabra, y el odio que toda esta relación compleja llena de aristas degenera en ella para luego proyectarse sobre sus alumnas.

La novela también explora el universo de la adolescencia, el sexo, la amistad y la religión. Clara, Fernanda y sobre todo Annelise, son personajes complejos, estructurados muy brillantemente por la autora, en los cuales podemos ver reflejada la naturaleza humana, que los hace ser seres imperfectos moviéndose siempre entre las luces y las sombras.

Clara es claramente una persona con rasgos psicópatas seguramente desde su nacimiento, con una relación retorcida y siniestra con su madre y sin poder relacionarse con nadie de una forma sana. Pero el caso de las adolescentes me parece distinto: para llenar el vacío en las relaciones materno filiales, ambas amigas comenzaran a explorar con sus cuerpos a través de prácticas que ellas denominan ejercicios funambulistas, en los cuales el dolor, la adrenalina y la autoflagelación serán elementos constantes y requeridos. Sin embargo, serán las historias de terror, basadas en leyendas urbanas y creepypastas extraídas de Internet las que darán es halo de espanto a la novela.

Para mi, el personaje que más miedo da en esta novela es Annelise. Es inteligente, manipuladora. Sabe ver las debilidades ajenas y las utiliza para sembrar el caos y el horror.

La entidad misteriosa a la que Annelisse denomina como el Dios Blanco y a la que comenzarán a ofrecer una suerte de liturgia en una habitación blanca, será el catalizador de los eventos que se desarrollan a continuación y que terminan por explicar la razón del secuestro de Fernanda.

Mandíbula es una novela bien escrita que juega con la mente del lector, enturbiando su entorno. Es sumamente perturbadora e incómoda de leer, pero que apasiona a los amantes del terror psicológico.


¡¡Ahora os toca a vosotros!!!

¿Qué personaje os parece más perturbador?

¿Os gustó la novela? y a los que no les gustó ¿fue por la trama, la forma de escribir….?

Nos leemos,

9 respuestas hasta “¿Ahora ve lo que me hizo mi mejor amiga?”

  1. Ana 23 de noviembre de 2020 a 21:20 #

    Hola, bueno la he acabado y lo siento, es lo único bueno que se me ocurre decir de la novela.
    Es verdad, no me gusta el género, pero es que no ha conseguido interesarle lo más mínimo, si ha buscado incomodar al lector, pues vale, lo ha conseguido, recurre en exceso a la escatología, y si he sentido asco. Como decía alguien en los comentarios, se echa en falta algún personaje sin trastornos importantes.
    Un saludo.
    Ana

  2. Salvador Chacon 24 de noviembre de 2020 a 12:00 #

    Hola, Ana. Totalmente de acuerdo con tu comentario (escatológico, simple y no enriquece para nada al lector). Después de leer Un caballero en Moscú, esta experiencia fue como pasar de contemplar una obra de arte en un museo a salir a la calle y ver una pared pintada con un grafiti mal hecho. Yo dejé el libro terminando el primer capítulo. Hasta las metáforas que usa la autora son malas: «sapos de las nubes» [palomas]. Hace años, en otro club de lectura, leímos «La fábrica de las avispas» (Iain Banks), que trata sobre dos niños trastornados en plena transición a la adolescencia y la diferencia es abismal. Esa obra es apasionante y el autor escribe cosas como esta: «Pentagrama eléctrico de notas emplumadas» [cuando los pájaros se posan sobre los cables de la electricidad]

    • Ciberclub de lectura 24 de noviembre de 2020 a 13:23 #

      Gracias por vuestros comentarios. No todos los lectores expresan sus opiniones cuando la novela no les ha gustado nada. Sé que cualquier novela que se proponga siempre hay lectores que la dejan a la mitad porque no les ha gustado, entretenido, o como en este caso también les ha causado rechazo o incomodidad su lectura. Así que os lo agradezco mucho. En este caso, accedí a la novela al mismo tiempo que vosotros. No la había leído previamente y solo conocía a la autora porque había causado expectación tanto dentro como fuera de su país. Me gustó leerla a pesar de lo incómodo que me resultó su relato en algunas ocasiones. Al igual que Viquie10 también estudié en un colegio religioso femenino hasta los 13 años y tampoco teníamos roles masculinos a los que acudir porque en el colegio solo había profesoras o monjas. Aunque en la novela todo es excesivo, sí he reconocido algunos roles y comportamientos de las adolescentes protagonistas en su relación entre ellas o con las demás, o el comportamiento de la profesora Clara, persona frustrada en su vida personal y profesional y como esto lo transmite a sus alumnas. También he visto como las madres que tienen hijos porque es lo socialmente establecido se sienten agobiadas y quieren apartarlos el mayor tiempo posible porque su presencia les estorba e irrita. También identifico el poder que ejercen los padres sobre la directiva del colegio y como esto hace que sus hijas, en este caso, se crean que están por encima del bien y del mal en cualquier circunstancia de su vida. Un saludo,

  3. viquie10 24 de noviembre de 2020 a 12:48 #

    Hola!!!

    Creo que es la primera novela de este género que leo, tarde en meterme en situación y en poder hacerme un perfil de los personajes, no puedo explicar el motivo, al principio me parecía una historia de patio de colegio, simplona.

    Pero sin darme cuenta se fueron perfilando los personajes en mi cabeza y ya me apetecía continuar la historia y saber como se desarrollaban cada uno de ellos.

    El personaje que me parece más perturbador sin duda es Clara, ese terror cotidiano que ejercía sobre su madre, la obsesión imitativa que la domina y la lleva a vivir totalmente al margen de la sociedad y de las relaciones humanas. El dolor de la enfermedad de su madre, la soledad, el miedo al contacto, incluso al contacto físico, todo su universo configura un personaje muy siniestro.

    A penas hay personajes masculinos, y excepto el hermano muerto, el resto no dejan una huella destacable. Esto pone en relevancia el universo femenino de la novela, las relaciones entre mujeres en un colegio femenino, sin roles masculinos como tampoco los hay en la relación de Clara con su madre. Y el eje de las relaciones entre madres e hijas que por diferentes motivos apartan a sus hijas de sus vidas, y las culpabilizan de lo ocurrido en el pasado, en lugar de protegerlas, en el caso de Fernanda, o de existir y tenerles miedo en el caso de Anna.

    Queda bastante clara, la hipocresía de las elites y de la religión.

    Creo que están bien traídas las referencias que hace a Lovecraft, Poe, Psicosis, Exorcista así como la utilización de las metáforas y el simbolismo.

    Con la repetición, por ejemplo: Colegio Bilingüe Delta, High-School-for-Girls, me traslado al mundo adolescente y a los tiempos del colegio femenino, yo estudie en uno de ellos. Cuenta bien la historia y a veces deja pistas para leer entre líneas como con la relación de más que amigas que mantenían Fernanda y Anna, en el despertar al sexo, propio de la adolescencia.

    Con las referencias al Sadomasoquismo va de menos a más, primero nos deja a nuestra imaginación hasta que relata más explícitamente lo ocurrido, de este modo me fue fácil seguir el recorrido por la novela de Fernanda, dejarse llevar por la fraternidad con Anna, explorar de forma natural e intuitiva y finalmente con la exposición de esa intimidad, encontrarse de bruces con una realidad que no era elección propia, si no por inducción…

    Es una novela inquietante porque los personajes y el círculo en el que se desarrolla es quizás extremo, Alta Sociedad lo que conlleva PODER y no solo adquisitivo sino PODER de estar por encima del bien y del mal. Esto se pone de manifiesto en la novela cuando no pueden corregir los comportamientos por miedo a importunados a las familias. Salvo por este matiz, el perfil de los personajes podemos encontrarlo en cualquiera de las capas sociales, solo que este entorno les hace más fácil fluir…

    Ha sido un descubrimiento …

    Gracias y nos leemos en la próxima.

  4. kelly 27 de noviembre de 2020 a 21:42 #

    Hola a todos,
    A pesar de mi primera impresión, la segunda parte me ha hecho cambiar de idea respecto a varios puntos, en mi opinión mejora mucho respecto a la primera parte.
    Me ha sorprendido sobre todo la profundidad que va dando a los personajen y las situaciones, que antes parecían tan simples y las va complicando de manera que ha conseguido mantener mi interés en lo que sucedía y cómo se desarrollaba.
    Efectivamente es una novela absolutamente femenina, la presencia masculina apenas se intuye, y especialmente de las relaciones y las influencias entre madres e hijas, que aquí resultan todas ellas nocivas y destructivas , llevadas al límite por la autora.
    También para mi la más perturbadora es Annelise por su inteligente perversidad y sadomasoquismo, sin embargo todas ellas tienen una maldad innata y precoz, recordemos que Anne ya intentó hacer abortar a su madre, Fernanda había matado a su hermano, Clara tenía una obsesión enfermiza con su madre, la madre de Anne llegó a morderle después de su polémica reunión de amigas,el secuestro del otro colegio, etc.
    Realmente consigue con su narración, hacernos sentir el miedo, el horror, la angustia que van sintiendo los personajes a medida que avanza la situación. y al contrario que a Salvador me ha dejado impresionada la complejidad de sus metáforas, tan horribles como complicadas fruto de una imaginación desbordante, aunque sumamente desagradables:,o la repetida referencia a las mandíbulas del cocodrilo, del tiburón, de la madre apresando a sus hijos.
    También me ha gustado como, con los saltos temporales entre los casos del pasado y presente nos va revelando realmente de lo sucedido.
    Lo que me ha impresionado es el ensayo sobre el horror cósmico y el horror blanco, un tratado sobre el mal y el bien, Dios o los dioses, lo incomprensible, con una narrativa y un vocabulario que lo va analizando y diseccionando de una forma increíble para definir algo tan abstracto, para llegar a la conclusión de que es la naturaleza humana al natural , lo que la sociedad y la moral intentan domesticar sin demasiado éxito.
    Lo que nos recuerda a Freud en su capítulo de «El malestar en la cultura», la eterna luchqa entre Eros y Thanatos.
    A pesar de lo desagradable de su lectura, creo que ha merecido la pena y ha sido un descubrimiento para mi también, una nueva experiencia y creo que esa es la función y la grandeza de un club literario, darnos a conocer obras que nunca caerían en nuestras manos por encontrarse lejos de nuestras preferencias, así que muy interesante.
    Si bien es cierto que tras «Un caballero en Moscú» el contraste resulta demoledor…
    Saludos.

  5. Lorena Juiz Fernández 29 de noviembre de 2020 a 10:43 #

    Hola!! En la 2ª parte he ido más deprisa que en la 1ª y con ganas de saber que pasaba aunque me siguiera costando su forma de escribir, nunca había leído nada de este estilo y no me apasiona pero cómo dice Kelly ha merecido la pena dejar de un lado lo que solemos leer para dejarse seducir o no por otro tipo de lectura. El personaje más perturbador para mí es Annelisse aunque Clara le sigue de cerca y no personaje pero si la relación enfermiza de las dos amigas también me resulta perturbadora por lo que tiene de dañino tanto físico cómo psíquico. Me gusto que afronta temas tabú femeninos cómo la masturbación, no me gustó la forma de escribir no conecte con ella para mi muchas vueltas para explicar una escena. También me dejo una pregunta en mi mente, ¿si de adolescentes son así de adultas que camino les queda?. Pienso también lo importante que es la educación emocional que le damos a nuestros hijos para hacer adultos mentalmente sanos. A pesar de mis impresiones lectura interesante que no hubiera escogido nunca de una estantería de esas que no olvidas y creo que dejan poso. Nos leemos en la siguiente.

    • Ciberclub de lectura 30 de noviembre de 2020 a 14:54 #

      A las tres protagonistas (Clara, Fernanda y Annelise) les une una relación enfermiza con su madre. Incluso las madres de Fernanda y Clara se caracterizan por tenerles miedo a sus hijas. Se presupone que el objetivo de una madre es cuidar y velar por la seguridad de sus hijas, cosa que aquí no se da en ninguno de los tres casos y esto las marcará en su adolescencia y madurez. De todas formas, la que más miedo me sigue dando y con la que nunca me gustaría coincidir es: Annelise. Es la más inteligente y manipuladora de todos los personajes de la novela. Sabe reconocer los puntos débiles de las personas y usarlo a su favor en sus diabólicos juegos y perversidades. Clara no es inteligente y es muy manipulable. No la veo peligrosa hacia los demás, sino solo consigo misma. Annelise supo tocar esa tecla en su mente que la hizo reaccionar así. En todo momento Clara cree que está enseñando una lección a su alumna, tal como lo haría su madre con ella y no se siente culpable, ni tiene remordimientos. Creo también que Fernanda está enamorada de Annelise, no es capaz de reconocerlo y aún en las peores circunstancias del secuestro piensa en ella sin rencor. La que sale de esta situación sin apenas salpicarse es Annelise, para mi el ser más perverso de la novela. Se inventó la religión del dios blanco y como una fiel discípula imparte su sabiduría a las personas de su entorno, decidiendo lo que está bien y lo que está mal sin ningún sentimiento de culpa. Seguimos,

  6. CARMEN 1 de diciembre de 2020 a 12:35 #

    Hola a tod@s:

    A mi la novela me ha inquietado. No sabía bien hacía qué lugar iba o pensamiento perturbador. Desde luego que la recomendaría como una de ésas lecturas que son extrañas de leer y de interiorizar. Supongo que el haber situado en un círculo y micro mundo tan reducido la acción hace que no enganche a bocajarro pero a mi, desde luego, no me dejaba indiferente. He pasado casi toda la lectura sin comprender de todo, lo que ocurría y la última parte ha sido, para mi gusto, muy buena.
    No deja de ser una crítica hacia la élite de la sociedad y sus relaciones. Todo forma un ecosistema simplista y por partes malévolo.

    Saludos a todos.

  7. Marta Amor García 1 de diciembre de 2020 a 16:52 #

    Hola a todos, a mi me ha costado horrores leer el libro. No me ha gustado nada y, aunque es cierto que en la segunda parte mejora, mi impresión acerca del libro no cambió en absoluto. No me ha gustado nada la forma de abordar un problema como es la relación insana de las tres protagonistas con su madre. Ha habido momentos en que hasta me ha resultado desagradable y por eso ya no he podido centrarme en la lectura. Es interesante la parte en la que Annelise le cuenta a Miss Clara en su ensayo su teoría sobre el miedo de ésta.

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: