Las Reclusas

20 May

Argumento

Aparece un nuevo “mordido”, Olivier Vessac, de la “Pandilla de las Reclusas”. Está en el hospital. Adamsberg ve la posibilidad de poder interrogarlo antes de que se muera. Se desplaza hacia Bourges y consigue hablar con él.

Vessac es consciente de que la mordedura ha sido provocada. Al igual que el comisario piensa que es en venganza por sus fechorías con La Pandilla en el orfanato. Confiesa todo. Aunque también declara que no participó en las violaciones en grupo. Cree que se lo tiene merecido y acepta la situación. Tiene el brazo derecho con necrosis. Le queda poco de vida. Confirma que la mordedura fue en el exterior y que no hubo una persona que se la administrara.

Adamsberg está en un callejón sin salida. Tiene a toda la Brigada investigando. Controla todos los movimientos del grupo de los mordidos de niños. Ninguno lo pudo hacer porque a ninguno lo pueden situar en el lugar del crimen ese día.

Va a ver a su hermano, Raphaël, a la isla de Ré. Ya no ve “entre las brumas”. Hay algo que lo perturba. Necesita hablar con su hermano y contarle todo. Su hermano le recuerda un episodio del pasado: cuando el comisario tenía doce años y sus padres los llevaron a Lourdes vio en un viejo palomar de piedra a una mujer que se había recluido por iniciativa propia hace cinco años y que vivía de la caridad de la gente del lugar que la consideraban como una “sana protectora”. Una práctica muy habitual entre la Edad Media y el siglo XVI. A estas mujeres se las llamaba “reclusas”. La imagen de la reclusa de Pré d’Albret le impresionó tanto de niño que la había olvidado. Su hermano le ayudó a sacar estos recuerdos de su interior

El comandante pone de manifiesto ante la Brigada que la pista sobre la “Pandilla de los mordidos” aunque luminosa fue un fiasco. No pudieron probar que alguno de ellos pudiera matar a Vessac. De todas formas, sigue creyendo que hay una relación entre el Orfanato y las víctimas de reclusa.

Habla con un psiquiatra y le cuenta sus recuerdos.  Ahora cree que el asesino puede ser una mujer. Una mujer con una infancia difícil y que fue violada o que estuvo secuestrada. No se quita de la cabeza la imagen de la reclusa que vio de niño. Le venía a la cabeza que para elegir la infinita dificultad de matar con veneno de reclusa, tienes que haber sido reclusa y antes de eso, haber sido secuestrada. 

Sospecha de la coinquilina de Irene Royer, la mujer a la que conoció cuando fue a ver a un experto en arañas al museo y se hicieron amigos. Lo ayuda en la investigación. Fue la que lo puso en la pista de La Pandilla de Le Misericordie. Ahora tiene una inquilina, Louise Chevrier, que fue violada a los 38 años y siente aversión por los hombres. Tiene el perfil que busca Adamsberg para su “posible” asesina.             

Pone a gente de la Brigada a investigar niñas secuestradas desde la infancia y dan con un caso espantoso, la familia Seguin. El padre encerró a sus dos hijas desde pequeñas en el desván y las violó desde la infancia. Después, su hijo Enzo cuando tuvo edad suficiente lo asesinó y la policía consiguió rescatarlas con veinte años. Las niñas se llamaban Annette la menor y Bernadette la mayor.

La pequeña fue prostituida por su propio padre en el desván ofreciéndola a un grupo de muchachos durante once años. Adamsberg piensa que está ahí la conexión. Cree que el grupo que visitaba a la hermana pequeña era la “Pandilla de las Reclusas” ya que el padre era también conserje en Le Misericordie y los conocía a todos.

Sigue esa línea de investigación y los datos empiezan a cuadrar. Confirma con el hijo del director que Seguin trabajó efectivamente de conserje en Le Misericordie y que era permisivo con La Pandilla. Ahora tiene que investigar si alguna de sus hijas es la asesina de la reclusa.

El caso se le pone un poco difícil porque las niñas una vez liberadas estuvieron en un sanatorio psiquiátrico y cambiaron de identidad. Es difícil saber si Louise puede ser una de ellas. La Brigada tampoco encuentra la partida de nacimiento de Louise.

Al mismo tiempo el comisario descubre, tras el asesinato de los dos últimos miembros de la Pandilla –Torrailles y Lambertin-, como fueron asesinados las víctimas con veneno de reclusa sin que nadie apareciera en escena. Les disparaban veneno de reclusa con rifle de dardos desde una distancia que no se pudiera ver. Cada dardo tendría que tener el veneno de veintidós reclusas. El dado se recuperaba del lugar del crimen porque iba atado con un fino hilo del cual poder tirar. Así nadie sospecharía de un asesinato.

Adamsberg llama a Irène para comentar los últimos fallecimientos. Irène ya lo sabía por los foros de Internet. Y le responde “se los han cargado a todos y seguimos sin saber ni quién ni cómo”

Decide excavar en el viejo palomar donde vio a la reclusa de niño para conocer definitivamente su identidad y saber si efectivamente era una de las hermanas Seguin. Quiere encontrar sus dientes en el suelo de ocupación ayudado por un arqueólogo amigo.

Por fin encuentran 21 dientes de la reclusa que les puede dar su identidad. Al mismo tiempo cae en la cuenta de detalles de la investigación que se le habían pasado por alto. Atando cabos descubre quién es la persona que asesinó a los diez miembros de la Pandilla de la Reclusa.

Y hasta aquí … ¡¡no desvelaremos el final!!

Comentarios

Según la crítica esta novela has sido uno de sus proyectos más ambiciosos de la autora porque en ella se entrecruzan elementos como el medievo, la arqueología, los mitos, el mundo de los animales y por supuesto, la descripción detallada y poderosa de los retorcidos laberintos de la mente humana.

Si algo caracteriza a todas las novelas de Fred Vargas es la sencillez y naturalidad con la que compone su obra literaria, tiene un estilo único, muy depurado, todo va hilvanándose con el transcurso de la historia. Cualquier detalle tiene importancia en la trama.

El tiempo de lo narrado es prácticamente el actual aunque la historia tiene retazos del pasado, la arqueología y otras disciplinas que enriquecen la historia y amenizan la acción frente al lector.

La autora ofrece un verdadero crisol de la condición humana, de cómo la venganza puede ser catártica y puede condicionar toda una vida. Los diálogos en el micromundo de la Brigada de Adamsberg vienen salpimentados de humor, inteligencia, sarcasmo, amor y hasta mayéutica.

“No hay que desatender nunca una picadura, hay que rascarla siempre hasta el final, hasta hacerse sangre; si no, corres el peligro de que te pique toda la vida.”

La intriga y su resolución son previsibles, pero esto es secundario cuando en la concepción novelística de Fred Vargas hay otros elementos con los que configurar su particular voz. 

Se ha cumplido la venganza sobre todos los miembros de la La Pandilla de las Reclusas. La escritora nos pone en un dilema moral y al comisario Adamsberg también. ¿Se puede justificar un crimen cuando las víctimas han sido verdugos de otras personas? El comisario lo tiene difícil. Con la resolución del enigma de las muertes por reclusa no sabe que hacer. Por un lado su profesionalidad le dicta que tiene que detener al culpable pero por otra, comprende, empatiza y no quiere volver a recluir a la persona que ha estado ya reclusa la mayor parte de su vida.

Al final, Vargas juega con el lector ¿de verdad se ha impartido justicia?


¡Ahora os toca a vosotros!

Espero que ahora hagáis más comentarios sobre este libro.

¿Qué os ha parecido la historia? ¿Os gusta como escribe la autora?

¿Os ha gustado el final?

Contadme que pensáis sobre la doble moral de la justicia.

RECORDATORIO: Los que tengáis un ejemplar de esta novela acordaros de devolverlo entre esta semana y la siguiente en la Biblioteca Fórum.

12 comentarios to “Las Reclusas”

  1. Esther 20 de mayo de 2019 a 20:11 #

    Hola a todos , me animo a escribir algo que hasta ahora no me había atrevido.
    Me ha gustado el libro,me ha parecido fantástico ver como ha ido hilando todo hasta el final para que todo tenga sentido hasta el màs pequeño detalle.
    Me gusta la novela negra, la novela policíaca, no habia leído nada de esta autora , y creo que me voy a animar a leer alguno más.
    Bueno , yo sigo leyendo y ya espero con ansia la próxima propuesta.
    Un saludo

    • Ciberclub de lectura 21 de mayo de 2019 a 7:36 #

      Muchas gracias Esther y felicidades por animarte a escribir!!!! a mi me gustó el giro que ha dado la novela sobre la mitad del libro. Estaba convencida de que se seguiría la pista de la Pandilla hasta el final. Me ha entretenido. Es verdad que al principio cuesta acostumbrarse a todos los nombres de los componentes de la Brigada, sobre todo si no has leído ninguno libro anterior como también es mi caso.

  2. machusa 21 de mayo de 2019 a 8:01 #

    Hola a todos, el libro me ha gustado me ha permitido pasar un buen rato. Es la primera vez que leo algo de esta autora. Muchas gracias María, a la espera de una nueva lectura.

  3. Ana 21 de mayo de 2019 a 10:20 #

    Hola, bueno a mi no me ha entusiasmado, me ha entretenido, pero me sobran páginas y para mí gusto, descarriló bastante la trama. Irene creo que era bastante obvio que tenía algo que ver o no pintaría nada su personaje. La historia de las reclusas a título informativo , resultó curioso, pero para mí, poco creíble en la época que ocurren los hechos.
    Nos vemos en la próxima lectura.

  4. cauqual 21 de mayo de 2019 a 12:35 #

    Hola a todas: me ha costado unir el relato y no irme por las ramas. Lo encuentro excesivamente forzado.Claro, que no soy una amante de la novela negra. Es la primera vez que leo algo de esta autora pese a saber la fama que tiene en Francia. Me alegro de haberlo hecho pero no creo que repita.
    A la espera del siguiente… Muchas gracias

  5. juan josé 21 de mayo de 2019 a 13:24 #

    Hola a todos, la verdad es que me ha costado leer todo el libro. Este verano me pasó igual con otro título de esta autora. Coincido en que le sobran páginas y debería acotar más los hechos. A la trama le falta unidad y me pregunto sobre la credibilidad de los hechos que te obliga a buscar su veracidad. A mi me gusta la novela negra, pero con esta autora no tengo suerte. Lo intentaré en otra ocasión.
    Saludos

  6. Lore 21 de mayo de 2019 a 16:35 #

    Hola!! Espero con mi comentario no desvelar el final pero si es así lo siento. La historia es triste y cruel… Me ha enganchado a partir de la mitad de la segunda parte, antes la iba llevando. La autora me desconcierta por un lado no me gusta tanta vuelta y tanto personaje pero por otro el ir tirando del ovillo hasta qué se resuelve me fue enganchado, es de las de estar atento y no despistarte, creo qué no es una lectura fácil, y dudo en si darle otra oportunidad, a o mejor no ahora mismo pero más adelante puede, me gusta la novela negra con lo cual es un punto a favor… Mi intuición de Irene se ha confirmado lo cuál me satisface cómo lectora. El final no me ha defraudado. Y el dilema de la justicia por su mano del comisario es de debate. La reclusa buscando su propia justicia aunque acabe reclusa. Muchas gracias María por la elección creo que es de las qué nunca hubiera escogido yo misma. Esperando la siguiente. Nos leemos.

  7. Lory 25 de mayo de 2019 a 21:23 #

    Hola: cuando terminé el libro, pensé: demasiada tela y demasiada araña. Ahora que me voy alejando de la historia percibo la sutileza que existe en ese desarrollo complicado de la trama y dejarte colgando en el vacío de la no-resolución hasta el final.
    Las páginas mejores para mi, son las de la excavación. Se percibe que domina plenamente las formas. Esta mitad del libro tendría que haber sido mucho mas llevadera xq ya crees que tienes todos los elementos y vas familiarizándote con nombres y personajes. Pero la autora sigue empeñándose en otra vuelta de tuerca mas y otra. Por otro lado los hechos son deleznables: si mal la pandilla ,con la historia del padre pierdes el sueño para dos meses y eso que pasa ligeramente desapercibida entre toda la miseria del resto de la historia. Para contar una historia de venganza no veo la necesidad de ser tan truculenta.
    Encantada estoy de haberla terminado y es un libro que no habría escogido nunca por mi misma para leer. El valor que tiene es que hay pocas mujeres que se atrevan con novela negra y salgan airosas de la tarea.
    El dilema final se entiende las dudas del comisario; pero por un lado la justificación de que Irene mata a los componentes de la pandilla xq así su hermana va a curarse con esa venganza me parece de… novela. Ella mata porque la que tiene sed de venganza es ella. Su hermana está mas allá de todo.
    Según escribo me viene a la cabeza lo que me asombré y reí con la forma de sacar el veneno a las arañas. Aunque es indudable que la mujer tiene infinita paciencia y es insistente en sus propósitos.
    María gracias por la variedad de libros que nos buscas. Y lo genial de esto es que delmismo libro sacamos diversas visiones. Nos leemos. Zazo

  8. Marta 27 de mayo de 2019 a 14:01 #

    Hola a todo el mundo.
    A mi al principio me costó coger el ritmo del libro pero después me gustó bastante.
    Parecía que todo estaba claro y que lo interesante era ver cómo se iba descubriendo cómo se las habían ingeniado las víctimas para vengarse y el final fue muy interesante. El autor de los crímenes estaba desde el principio de la historia y no nos habíamos enterado.
    Un buen libro, como todos los que vamos leyendo

  9. MartaC 28 de mayo de 2019 a 8:12 #

    Hola a todos: pues a mí me tocó leerlo en un viaje a Madrid y no pude parar en los dos días. Sí que es cierto que tiene problemas de verosimilitud, la historia es de lo más truculenta, pero me ha encantado el juego psicológico que se trae en el equipo de trabajo del comisario y las dudas y forma tan intuitiva de afrontar el caso (protopensamientos o burbujas) que reconozco. Me ha entretenido mucho y eso que no son muy fan de la novela negra. Quizá Henningo Mankell, a quien me ha recordado.
    Muchas gracias por la propuesta, María, esperando la siguiente.

  10. CARMEN 30 de mayo de 2019 a 12:58 #

    Hola a tod@s:

    En éste libro me he quedado anclada con las brumas de Islandia que se refieren al principio de la novela. Lo comento porque en varias ocasiones no me creía lo que leía. Se me hizo un poco pesada y la verdad es que, una vez terminado, me ha dejado un poso en la cabeza. Debe de ser la historia tan dura que en el fondo es, aunque tiene páginas graciosas, (sacar el veneno de las arañas), el libro en sí me parece un poco perdido entre la historia que nos quiere contar y el caso que resuelve. Tengo que reconocer que he leído muy poco de novela negra, y por eso agradezco la elección.

    Ya estoy con el siguiente libro, que me está gustando. El que sea en parte autobiográfico me llama mucho la atención, dado que no sabía nada de la reeducación protagonista de la historia.

    Saludos.

  11. Ana María Heinze BFRP 2 de junio de 2019 a 18:38 #

    Hola gente!

    Me ha costado leerlo, demasiada bruma como dice la compañera, sobran páginas alguien decía. Personalmente nunca pude terminar de dibujar los personajes y me perdí en un laberinto de escenas innecesarias. Me pareció muy poco consistente muchas veces y como que se llenan páginas para sorprender, pero no bien justificadas.
    No volvería a leer nada de ella, pero como siempre el ejercicio colectivo de lectura me encanta. Todos los comentarios de los compañeros me encantan y el trabajo de María.

    Un abrazo a todos

Responder a Ciberclub de lectura Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.