La renuncia

29 Oct

¡Llegamos al final de la lectura!

Después del incidente de violencia en la granja, padre e hija tienen distintas posturas en la forma de afrontarlo. David, más racional, intenta que su hija lo denuncie, vaya a un ginecólogo y haga todo lo posible por salir ilesa de esa situación. Lucy en cambio, quiere seguir como hasta ahora. Sus planes desconciertan a David, ella quiere volver a la granja, limpiarla y seguir con su vida tal y como estaba “voy a volver y seguir igual que hasta ahora”.

David se encuentra en la situación de llevar las riendas de la granja, del cuidado de los perros y del puesto en el mercado. Todo le resulta indiferente pero lo hace por su hija. Como consecuencia de la agresión “sus ganas de vivir se han apagado de un soplido” y cree que con el tiempo, volverá a ser el de siempre ¿o no?

Intenta que Bev le ayude con Lucy para que vaya a un médico especializado y denuncie la violación, pero Bev respeta a Lucy como adulta y dueña de sus propios actos. La entienda o no, no se presta a mediar en esa situación.

Otra situación distinta es la relación que mantiene a partir de este momento con Petrus. David desconfía de él. No estaba durante el momento de la agresión. Sospecha que sabe algo. Cuando intenta hablar con él, todo son evasivas, “no da ninguna explicación de su ausencia”. David empieza a sentir rencor. Cree que a Petrusle gustaría adueñarse de las tierras que posee Lucy“.

A continuación llega la confirmación de su pensamiento: el festejo en la casa de Petrus. En el festejo ven a uno de los agresores de Lucy, al más joven y Petrus dice que no lo conoce. Se desencadena la cólera por parte de David que se enfrenta al muchacho. Le acusa de la agresión y el muchacho la niega. Petrus intercede por él y cuando David le pide a Lucy que lo acuse, ésta no lo hace y decide marcharse. David, ante tal situación de impotenciase enfada con Lucy porque no consigue entenderla y ella no se cansa de repetirle “esta es mi vida. Soy yo quien ha de vivir aquí.”

David habla con Petrus para intentar que no proteja al muchacho pero no consigue nada. Es un ambiente y situación muy complejas. ¿Entendéis la posición de Lucy?

La falta de entendimiento hace que David vuelva a Ciudad del Cabo, no si antes pasar por la casa de la familia de Melanie para pedirles perdón. En una situación tirante al final aceptan sus disculpas, aunque le informan de que no van a interceder ante su situación en la universidad porque “el camino por el que va usted es el camino que Dios quiere que recorra. No está en nuestra mano interceder”.

Ciudad del Cabo no es tampoco la solución. Sus finanzas están “sumidas en el caos”, han entrado a robar en su casa y se la han dejado “limpia”, sus colegas de la universidad le rehuyen y se siente mal. Intenta ir a ver actuar a Melanie en una función de teatro pero la situación acaba mal ya que el novio lo echa de allí.

Sólo y sin rumbo definido, decide volver a ver a su hija e intentar ayudarla. Ver como está llevando la situación. Al llegar a la granja se la encuentra embarazada y con la idea de tener al hijo de sus agresores. Quiere seguir viviendo como granjera. David intenta persuadirla y convencerla de que se marche a Holanda con su ayuda. Ella lo rechaza. Sigue convencida de vivir allí y aceptar los códigos del lugar.

Petrus, que ya reconoce que el muchacho es de su familia, le propone a David que le diga a Lucy que se case con él y así zanjar todo el incidente. De esta forma, madre e hijo/a se convertirían en su familia y los podría proteger. Lucy, a pesar de los reproches de su padre, acepta la nueva situación.


Comentario final

En la granja de su hija, David va a descubrir una Sudáfrica muy distinta a la que él había conocido. Un lugar con sus propias reglas, donde un nuevo orden se está consolidando en medio de graves conflictos raciales. A pesar de las duras pruebas que tienen que pasar, padre e hija no logran entenderse. David no comprende porque su hija tiene que elegir una vida tan dura y renunciar ¿a la felicidad?

Coetzee hace especial hincapié en el sufrimiento de los animales. Éste es un tema omnipresente en toda su obra. El ayuda a morir con dignidad a los perros porque piensa que nadie lo va a hacer en un país que ni siquiera hay compasión entre los humanos. Los hombres se matan por su raza, por sexo o por simple placer. Coetzee  plantea la creencia de que es imposible que los hombres traten con dignidad a los animales que alimentan si son incapaces de respetarse mutuamente.

David incapaz de comprender el mundo en el que vive, intenta refugiarse en la elaboración de un libreto sobre Byron. Pero lo que al principio era una bella historia de amor se fue convirtiendo poco a poco en algo más decadente. Hay una interconexión entre lo que intenta escribir sobre Byron y él mismo, Lucy y el resto de personajes. Les une el descenso a los infiernos de todos ellos.

David acaba por darse cuenta de que no puede cambiar nada de lo que ha ocurrido y que no puede influir en la vida de las demás personas. Está anclado en un tiempo que ya ha pasado y que no volverá. Es incapaz de adaptarse a los cambios y al final deja que todo siga su curso.

Desgracia es una obra universal porque puede ser aplicable a cualquier persona, país o época. Es una novela sobre personas que tienen que vivir en un mundo que no comprenden, agobiados por acontecimientos que los superan y encontrar la manera de poder seguir adelante.

No hay un final feliz, ni siquiera hay un final. Coetzee finaliza la novela dejando a sus personajes con sus circunstancias y conflictos abiertos, y ante una realidad fría y descarnada.


¡Ahora os toca a vosotros!

Espero vuestros comentarios finales de la novela.

Creo que conocemos las motivaciones que llevan a David a hacer lo que hace, incluso también las de Petrus. Están bien descritas y perfiladas a lo largo de la novela. ¿Pero que pensáis del personaje de Lucy? ¿lo conocemos realmente?

¿Qué temas os gustaría tratar? ¿Entendéis a David y a Petrus?

Ettinger, su vecino de procedencia alemana, vive cerca de Lucy en una granja convertida en un fortín, cree que la única posibilidad para sobrevivir en ese entorno “hostil” es desconfiar de todos sus vecinos de raza negra y protegerse con las armas. Lucy,  por el contrario, está en el lado totalmente opuesto y a David  lo encontramos en una postura intermedia. Cree que un arma lo empeoraría todo, pero está convencido de que Lucy tiene que protegerse más.

La situación en este momento es muy difícil para los granjeros blancos, son minoría y muchos siguen llenos de prejuicios al igual que muchos de raza negra. Es como si la violencia que se desencadenó hace ya muchos años siguiera latente y mostrándose como forma de vida en muchos lugares del país.

¿Qué opináis?

23 comentarios to “La renuncia”

  1. Marta V 30 de octubre de 2018 a 0:05 #

    Buenas noches.
    Reconozco que no he terminado el libro porque al principio me costó .
    Y me costó porque no conseguía conectar con el protagonista. David me parece al principio un hombre sin principios ,egoísta y sin voluntad ,ni siquiera en el momento del juicio se esfuerza por defenderse.
    Pero todo cambia cuando se reúne con su hija y sobre todo después de la agresión. Entonces el se muestra como un padre más , desesperado por la tristeza que le produce la violación de su hija y desesperado por ayudarla. Aquí conocemos su lado más humano.
    Y al mismo tiempo descubro que la forma de narrar del escritor hace que conozca más profundamente los sentimientos de cada uno de los personajes.
    Además la obra me presenta muy fielmente un momento en la historia de África que vagamente conocía.
    Así, aunque no haya terminado el libro, me está sorprendiendo poco a poco y aunque ya conozco el final estoy deseando leerlo y seguir disfrutando de su lectura.
    Buenas noches a todos

  2. Florencia Saez 30 de octubre de 2018 a 1:30 #

    ¡Genial!

  3. Ciberclub de lectura 30 de octubre de 2018 a 10:34 #

    Es una constante en la obra de Coetzee presentar a sus personajes de forma tan descarnada. Es difícil poder empatizar con ellos en un primer momento. Nos presenta otros puntos de vista y otros hechos que seguramente nos queden lejanos, pero todos ellos sin juzgarlos, ni posicionarse. El lector tiene que crear su propio pensamiento. Nos hace comprender que no todo es negro o blanco, también hay zonas grises, oscuras en cualquier comportamiento humano y lo refleja en todos sus personajes. En la comparecencia ante la universidad David aceptaba todos los cargos pero no quería generar carnaza, cotilleos, juicios paralelos. Hizo lo que hizo y lo asumía. Desde su punto de vista era una forma de dignidad. La universidad sentenció y él lo asumió. Aún así sus colegas lo rehuían al verlo, se sentían incómodos. Seguramente porque no pararon de criticarlo hasta que se cansaron.

  4. Ciberclub de lectura 31 de octubre de 2018 a 9:47 #

    ¡Estáis muy inactivos! aunque no hayáis conseguido terminar la novela, podéis plasmar vuestras impresiones en este post o en el anterior. ¡¡¡Quería saber vuestras impresiones!!!

  5. mirealidadpropia 31 de octubre de 2018 a 12:48 #

    Hola. Hace bastante tiempo que terminé de leer el libro. Estuve a punto de abandonarlo cuando ocurrió el episodio del robo, porque me pareció violento y me hacen realmente mal esos hechos, pero tenía curiosidad por saber cómo iban a continuar esas vidas, aunque no tenía esperanza de que las cosas mejoraran. Un libro duro, en el que me resultó difícil comprender algunas vidas o costumbres, como la de Petrus. Pienso que me sirvió para conocer una sociedad distinta y reflexionar sobre las causas y las consecuencias de la violencia. Me parece bien que Coetzee, de quien no había leído ningún libro, no toma parte con ninguno de los personajes, de todos podemos ver sus miserias. No puedo decir que me haya gustado el libro, pero sí que fue bueno haberlo leído. Saludos a todos desde Argentina y espero ansiosa la próxima lectura.

    • Ciberclub de lectura 31 de octubre de 2018 a 13:48 #

      Muchas gracias por tu comentario. Está muy bien conocer otros puntos de vista. Yo creo que el autor consigue lo que se propone: ponernos incómodos y sacarnos de nuestra zona de confort ante episodios de sus novelas como el que describes, la violencia en la granja. La violencia siempre es violencia y no tiene lugar a discusión, pero sí como lo afrontan los personajes. La actitud de Lucy me sorprende, me cuesta entenderla pero la respeto. Pero y ¿si le pasara a alguien de mi familia? ¿pensaría lo mismo?… entiendo la consternación de David viendo a su hija optando por esa salida.
      Además, las motivaciones y costumbres de Petrus nos cuestan entenderlas porque creo que están más alejadas de nuestro entorno. Por la edad que tiene vivió todo el espanto del apartheid. Convivió con la violencia y las injusticias. No creo que le parezca bien lo que le pasó a Lucy, pero seguramente desde su punto de vista es una agresión más de las muchas que ya ha vivido. Entiende que el acuerdo que le propone a David es bueno para ambas partes.

  6. Nuria V. 1 de noviembre de 2018 a 19:42 #

    Buenas tardes. Esta segunda parte me ha resultado más llevadera que la primera, debido principalmente a que David muestra su lado más humano y evoluciona como personaje. El robo cambia muchas cosas: el papel de David en la granja, la posición y el poder de Petrus en el territorio y la vida de Lucy. David asume gran parte de las tareas por amor a su hija. Ella desea hacer como si la violación no hubiese ocurrido y seguir con su estilo de vida rural, cosa que David no comprende. Y menos teniendo a Petrus cerca, puesto que David le atribuye parte de responsabilidad en el suceso. Por su parte, Petrus intenta buscar una solución a la situación que beneficie a todos, él incluido, y que deje zanjado el asunto. Eso sí, de forma pacífica y negociada.
    David percibe este desarrollo de acontecimientos como algo injusto y, cuando tiene oportunidad, le da un pequeño escarmiento a uno de los ladrones. Esta percepción, a mi juicio, crea también en David la necesidad de pedir perdón a la familia de Melanie. Siendo lo único que puede arreglar, el resto de acontecimientos se le escapan de las manos (las decisiones de Lucy, su situación financiera, etc.). El final es muy abierto, no se sabe qué camino tomara David ni el resto de personajes. Aunque no lo veo como algo negativo, puesto que el autor pretende mostrar personajes y situaciones para que cada lector/a saque sus conclusiones mediante el final y el estilo que ha mantenido a lo largo del libro.
    Es un libro duro, pero me ha hecho pensar y por eso me ha gustado.
    Saludos.

  7. Isolda 2 de noviembre de 2018 a 15:33 #

    Buenas tardes. Una lectura difícil y dolorosa, pero no por eso muy bien escrita. Independientemente de la posición moral del lector, con respecto a la primera parte; el libro no deja de ser una estructura muy bien organizada que me hizo reflexionar sobre la culpabilidad y el arrepentimiento. Además dibuja de una manera muy descarnada, las relaciones en el rural profundo que se establecen en torno a la posesión de la tierra. Creo que no pude empatizar con ninguno los personajes, porque sencillamente me los creía por completo. Sin compartir su manera de actuar, el autor los muestra con respeto, con todas sus dudas y debilidades. Comparto la idea de un final abierto, en dónde no se sabe que ocurrirá con los personajes; más sin embargo me parece a mi, que David ha sufrido la transformación de la aceptación.

  8. Ana María Heinze BFRP 4 de noviembre de 2018 a 23:27 #

    La renuncia, así como la resignación, me llevan personalmente a pensar en la desesperanza. Allí en ese mundo de Coetzee, prevalece la violencia por lo tanto vuelvo a caer en la falta de esperanza.

    Yo no creo que nadie en ese mundo está plenamente conforme con su existencia. Simplemente todo permanece, esa es la vida, eso es lo que hay. Me asusta y me conmueve profundamente; pero no veo por donde puede haber una salida. Simplemente tratar de transformar en algo menos terrible, menos horrendo, ya que la violencia prevalece, gana, es la ganadora. Los colores de los escenarios, son como planos,grises, cafés, monótonos como esa vida que va solo hacia la muerte, antes o después, pero siempre la muerte.

    Me pegó muy fuerte, puedo decir que el escritor lo logra, me metió en el relato, me inundo de toda esa falta de esperanza y me dejó pensando si de verdad, lo único que queda es renunciar o tal vez seguir en el intento de que la vida en una constante amorosa, pueda desplazar alguna vez si no todo, pero parte de todos estos procesos de violencia en los que estamos inmersos en el día a día. Acá, allá y en cualquier rincón del mundo.

    Me hubiera encantado que el perrito cojo, le hubiera dado esa bocanada de esperanza y los dos como en los cuentos de la infancia, hubieran seguido juntos en el camino. Pero es más real el final de Coetzee, que mi deseo infantil.

    Un abrazo

  9. Ana 5 de noviembre de 2018 a 9:39 #

    Hola, perdón por el retraso, me ha ocurrido como a Marta V, me ha sido difícil arrancar con la novela y aún me falta un poquito por acabarla, no he conseguido empatizar con ningún personaje , dicho esto, me parece una muy buena novela y muy buena elección. Gracias

  10. CARMEN 5 de noviembre de 2018 a 13:41 #

    Hol@ a tod@s:

    Mi impresión sobre la novela es buena, muy buena. No había leído nada del autor aunque lo tenía en mi lista de espera, dado que siempre me ha atraído, por eso que su elección me ha gustado mucho.

    Con respecto a los personajes, me ha pasado algo un poco raro; he empatizado con la postura de David y con la de Lucy. El autor ha logrado en mí, que no me posicione con ninguno de los dos y sí con ambos. Me parecen historias llenas de vida las de todos los personajes, hasta las de sus agresores. Nos hace llegar el olor a sangre, miseria, odio , la tensión del ataque y de lo ocurrido después, la manera de no querer y querer a los animales, a las mujeres…. Descubre una parte de la vida diaria de su país que quiere dejar patente, el odio aún manipula a las personas blancas y negras. En el fondo, creo que Coetzee ha narrado las consecuencias del razismo que quedan en el incosciente colectivo y del que el odio se ha apoderado en gran parte, para mal siempre, tanto de blancos como de negros.

    Castiga a David por lo que ha hecho y muestra como busca un perdón en la familia de su alumna, que le es concedido. Me parece muy significativo, le disculpan pero las consecuencias son suyas y ha de pagar por ello. Es lógico, pero es justo lo contrario a lo que ocurre en la granja; los agresores salen impunes y el hijo de Petrus no pide perdón ni muestran arrepentimiento. Puede ser, que el autor esté jugando con un paralelismo entre las actitudes de blancos y negros en su país. David, el blanco, seduce y se aprovecha de su situación para tener relaciones con la alumna. Los agresores de la granja, negros, tienen relaciones no consentidas (violación) con Lucy y no se disculpan. Su alumna sale airosa porque aparentemente, no sufre consecuencias de los abusos de su profesor pero, sin embargo Lucy está embarazada, no aborta y se dice a sí misma que va a ser la mejor madre posible para su futuro hijo (consecuencia de por vida de su agresores).

    Me ha hecho reflexionar, cómo cada uno de los personajes enfocan sus vidas tras un vuelco de las mismas.

    Nos leemos.

    Saludos.

    • Ciberclub de lectura 5 de noviembre de 2018 a 16:26 #

      El paralelismo está bien pensado. Es como si cambiaran las tornas. Antes, los blancos hacían lo que querían sin apenas consecuencias y en cambio, los de raza negra vivían sometidos a toda clase de abusos y violencia y después, tenían que vivir con las consecuencias.
      En cualquier caso, creo que cuando la violencia está tan enraizada, siempre prevalece y solo cambian los autores…

      • Carmen 5 de noviembre de 2018 a 16:38 #

        Totalmente de acuerdo. Unos pasan a ser los otros, pero es una violencia con más rabia y con sed de venganza.

  11. Ciberclub de lectura 5 de noviembre de 2018 a 17:03 #

    La violencia se va retroalimentando a si misma con el rencor y cada vez es más virulenta.

  12. cauqual 6 de noviembre de 2018 a 14:23 #

    A mi me encantó cuando la leí y ahora que le he echado un vistazo me sigue pareciendo muy interesante. Es dura, fría, áspera y a menudo hipnótica. Refleja el ambiente de las luchas entre los dos tipos de población y la violencia que se legó a generar. Coetze sigue siendo un autor singular en mi opinión. No te deja indiferente
    Buena lectura a todos

  13. Lola 8 de noviembre de 2018 a 14:05 #

    Hola a tod@s:
    He ido muy retrasada en la lectura de este libro, ahora que he terminado quiero dejar mis impresiones de todo el texto.
    Ya conocía a Coetzee pero éste ha sido el libro que más me ha gustado. Magníficamente escrito. Zarandea conciencias, para que con sus historias nos interesemos por la sociedad sudafricana en su doble vertiente y transmitiendo las tensiones en la convivencia. En esta lectura lo destacable, desde mi punto de vista, es cómo el autor ha sido capaz de plasmar los sentimientos de David. Por momentos me lo hacía repulsivo, y perdía la noción de que era un personaje, sobre todo en la primera parte. Luego tras la agresión a su hija y la escena de la visita a la familia de la alumna, parece que daba visos de arrepentimiento sin embargo cuando leía una frase donde veía que se justificaba e intentaba dar sentido a lo hecho, y de nuevo el personaje se me hacía insoportable.
    En Lucy veo una hija que no puede conectar con su padre. Desde siempre. Intenta mantener una relación, pero no puede convivir con él. Ella si refleja en su forma de pensar y de actuar, que entre los extremos hay tonos intermedios por los que podemos transitar y nos cuesta aceptarlo en los demás.
    El resto de los personajes me han parecido pequeños eslabones para cerrar la historia.
    Un poco tediosa se me ha hecho la parte donde quiere escribir una ópera.
    Gracias por la propuesta de este libro.

    • Ciberclub de lectura 8 de noviembre de 2018 a 14:20 #

      Muy acertada tu apreciación de Lucy. En este caso, no comparto sus decisiones, pero sí que creo que, al contrario que su padre, no piensa que todo sea blanco o negro, y que a veces tomar conciencia de ello te hace empatizar más con el entorno o simplemente adaptarte a él. Yo matizaría también un poco el “sentimiento de culpa” en Lucy. O yo por lo menos se lo veo. Es como si tuviera que pagar un peaje por vivir en una tierra que cree que no le pertenece y en la que se cometieron muchas atrocidades en un pasado no demasiado lejano.

  14. tonichin 13 de noviembre de 2018 a 0:54 #

    Buenas,

    Aunque muy a destiempo, dejaré aquí mis impresiones finales sobre esta novela. Me gustó mucho el principio, pero mi interés fue decayendo y esta segunda parte se me hizo bastante cuesta arriba. Durante toda esa parte me pareció que la novela ya había dado todo de sí, que no aportaba nada nuevo. No he sido capaz de conectar y entender bien los personajes, como parece que es la impresión general por lo que leo en vuestros comentarios, principalmente a Lucy y a Petrus. Me ha venido muy bien la introducción del libro que ha hecho el Club sobre el contexto histórico, que creo que es necesario para entenderla, aunque hubiera agradecido más contexto en el propio libro.

    Saludos!

    • Ciberclub de lectura 13 de noviembre de 2018 a 10:06 #

      Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que la primera parte del libro es mejor que la segunda.Por lo menos más intensa en contenido y acción. Tras varias lecturas, creo que Coetzee, sin tomar partido, sí quiere plasmar la situación social de su país de forma simbólica y lo hace a través del lenguaje y de los episodios con los animales.
      Él como profesor de comunicación no se entiende bien en la granja de su hija porque hablan otro lenguaje y utilizan otros códigos. Ahí nos traslada la enorme brecha que todavía hay en la sociedad sudafricana que no es capaz de entenderse. Incluso llega a decir que el idioma inglés no sirve para explicar determinadas situaciones que allí ocurren.
      Su trabajo en la clínica de Bev es como una expiación de su culpa. Ayuda a morir a los animales que nadie quiere. El autor nos muestra otra comparativa: como la sociedad va a tener compasión con sus semejantes si ni siquiera la tiene con sus propios animales. Al final ni siquiera David la muestra con el perro tullido. No nos deja lugar para la esperanza.

  15. Rocío del Pilar Diaz Carvajal 27 de noviembre de 2018 a 18:39 #

    Buenas tardes a tod@s.
    Un poco tarde mi reflexión de esta novela.Siento el retraso.
    Me ha gustado muchísimo. No había leído nada de Coetzee. He sentido estremecimiento, desasosiego y muchas más emociones con algunos relatos. Al final de cada capítulo he querido continuar con el siguiente.
    He vivido algo inaudito en esta lectura, que un autor me lleve a identificarme con un personaje,el protagonista, David. En sus debilidades, dignidad, compromiso y respeto a las personas que quieres y no comprendes sus decísiones.

    Para mí, magnífica

    • Ciberclub de lectura 28 de noviembre de 2018 a 8:57 #

      Gracias Rocío. Y ¡¡bienvenido tu comentario!!! me alegro que te haya gustado la novela y que también te haya producido tantas emociones. David no es un personaje fácil y vive en un contexto social complejo pero sí que es cierto que no nos engaña, conocemos todos sus pensamientos, sentimientos, etc., vemos algo de cambio en él a lo largo de la historia y la esperanza de que volver a empezar de cero a veces te puede dar una nueva oportunidad de ser feliz en la vida.

  16. Mgal 2 de abril de 2020 a 17:09 #

    Hola!

    He aprovechado este confinamiento para ponerme con una de esas novelas pendientes que todos tenemos desde hace tiempo; en este caso ‘Desgracia’. Viendo que ha sido leída en el club me parece apropiado poner mi granito de arena, aunque sea a destiempo.

    El libro me ha encantado, en especial esos tres o cuatro picos de violencia que tiene, que sacuden la conciencia y te hacen estremecer.

    Otro punto que me ha parecido extraordinario es la evolución a la que somete a los personajes, David sobre todo. Pasa de ser un hombre altivo con principios despreciables, a mostrar su cordura e inquietudes sobre lo que es justo o no (¿No lo podía haber pensado meses antes?)

    La ambientación, la cual entiendo que Coetzee domina a la perfección y yo no, muestra tensiones raciales y vínculos con el reino animal presentes a lo largo de toda la obra.

    En definitiva, me ha parecido una novela magistral que me deja ganas de leer más de este autor.

    Un saludo

    • Ciberclub de lectura 2 de abril de 2020 a 17:54 #

      Muchas gracias por tu comentario. Para mi es una novela llena de contrastes, la mentalidad del mundo rural con la del mundo urbano en un país con una historia muy convulsa culturalmente. Me parece magnífica, muy bien escrita y con una temática muy actual. Coetzee pone en tela de juicio a la sociedad de su país, con gran maestría. El personaje de David tiene una evolución, pero es difícil empatizar con él. Es uno de los rasgos del autor, mantener las distancias con el personaje. La ambientación está muy bien conseguida. Un saludo,

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .