EVA (amicus certus)

22 Ene

La novela comienza en el presente. En los años 90. Ha caído el Muro de Berlín y con él, el Telón de Acero. Nuestra protagonista, Eva Marínov, se encuentra en Nueva York en una misión importante: encontrar una dirección y una cuenta bancaria. En esto ha quedado con sus dos amigas de la infancia, Lisa y Lora.

En esta parte de la novela vamos a empezar a conocer parte de la historia. En este caso sólo desde el punto de vista de Eva. Cohen nos hace entrar en la historia sin seguir un hilo cronológico al uso. Empieza en el presente pero enseguida, mediante flashbacks, nos lleva al pasado y va saltando de unos momentos a otros, a través de los ojos de Eva.

Eva, al igual que sus dos amigases de familia judía y nació en Bulgaria en el periodo de entreguerras. Vivió todos los acontecimientos históricos de su país con más naturalidad de lo esperado, sin dramatismos, y sin saber hasta que punto le habían marcado su vida: primero las leyes antisemitas en el periodo de entreguerras y después, la llegada del comunismo.

Aún así, ¿os ha conseguido transmitir el ambiente de claustrofobia que se vivía? además de la desconfianza y la falta de intimidad a la que se vieron expuestos casi todos los protagonistas.

Recorriendo las calles de Nueva York rememora las vivencias de su infancia y su juventud en Bulgaria. Sus recuerdos empiezan en su niñez cuando vivía con su familia en una casa acomodada de un barrio céntrico de Sofía. Corrían los años 30 y aunque Bulgaria no pasaba por un buen momento económico (había perdido la Guerra) la familia de Eva gozaba de una posición económica desahogada. Recordaba a sus amigas, Lisa y Lora y a sus padres, que eran como tíos para ella, Robert y Jacques, y a Alexéi, otro íntimo amigo de su padre.

Siempre se recuerda la niñez con cariño, o casi siempre. La memoria suele ser selectiva y nos devuelve aquello que nos ha hecho feliz o que nos ha marcado para siempre.

A veces somos conscientes de los hechos que han marcado nuestras vidas y otras veces no, como vamos a comprobar en esta novela. A lo largo de toda la historia parece que el azar está siempre presente, pero comprobaremos más adelante si las casualidades realmente existen.

La misión que la trajo a Nueva York comenzó el 14 de abril de 1992 cuando el tío Alexéi aterrizó en el aeropuerto de Sofía después de una ausencia de 43 años y le desveló a Eva parte de la historia familiar que todavía desconocía: La fortuna de la familia Calderón, las leyes antisemitas durante el reinado del Zar Boris III, la creación del consorcio Alternus, el suicidio de Jules Calderon y su mujer, la llegada del comunismo, encarcelación de Robert y posterior ejecución.

Por fin Eva conoce las verdaderas causas de la partida de Alexéi de Bulgaria, el suicidio del abuelo de Lisa, de cómo mataron a Robert y el porqué. Y en definitiva, es consciente de los acontecimientos de su vida, de lo que creía o no quería creer y de como el punto de vista de sus recuerdos de la infancia y  juventud, se puede transformar.

Pero esta revelación sólo será una parte de la historia. A partir de ahí, busca y contacta con sus antiguas amigas, Lora y Lisa, y les revela lo que le contó Alexéi: que Alternus eran ellos Jules Calderón hizo cuatro poderes notariales. Cada uno de los apoderados estaba autorizado a retirar como máximo un millón de dólares de las cuentas bancarias. Para sacar todos los fondos y volver a convertirlos en activos era necesario era necesario que se reunieran los cuatro apoderados” que daban nombre a Alternus, o sus descendientes:

                                            AL: Alexéi

                                            TE: Teodor Marínov

                                            R: Robert Calderon

                                            NUS: contable Núshkow

Eva tenía su poder y el de Alexéi,  ahora necesitaba reunir también el de Lisa y buscar el del contable Nushkov que se marchó del país al poco del suicidio de Jules Calderon y no dejó rastro.

Ahora ya sabemos lo que busca Eva en Nueva York: información sobre la cuenta bancaria de Alternus  e información de donde se puede encontrar el contable Nushlok para conseguir su poder notarial. Además, Lora le ha pedido que intente averiguar algo de su gran amor de juventud, Wayne.

Volver al pasado, le hizo desempolvar sus recuerdos por Víctor, su gran amor.  Con el vivió un romance apasionado. Lo conoció de casualidad cuando tenía 30 años en la casa de su gran amigo Tomá Zagórov. Esa misma noche ya vivieron una relación apasionada en su casa de Kniázhevo, donde él vivía. Desde el primer momento, nos desconcierta su actitud e incluso su amigo Tomá la intenta advertir “ten cuidado Eva. Víctor es un hombre interesante, pero no me fío de él. No sé lo que quiere en la vida”. Aún así, Eva se deja llevar por su pasión y sus sentimientos.

¿Qué pensáis de Víctor a estas alturas de la novela? Eva ya nos desvela que desapareció un día de repente y que le dijeron que había muerto fuera del país. Aún así, cree verlo en Nueva York y sufre un pequeño desvanecimiento. No lo ha olvidado. ¿Vosotros que creéis?.

A través de Tomá contacta con un joven arquitecto también llamado Víctor que la va a ayudar en sus primeros días en la ciudad. ¿Casualidad?.

Ahora os toca a vosotros:

  • ¿Qué os ha parecido hasta aquí?.
  • ¿Os parece que Eva ha sido feliz?.
  • ¿Sospecháis que algún personaje no sea lo que aparenta?.
  • ¿Qué sentimientos os despierta vivir en una sociedad así?.

Plazos:

Leeremos hasta la página 279, final de la tercera parte “Lisa (Audentes fortuna iuvat)”. El próximo miércoles, 29 de enero, publicaremos el siguiente post.

¡Buena lectura!

Anuncios

17 comentarios to “EVA (amicus certus)”

  1. tonichin 23 de enero de 2018 a 1:06 #

    Hola a todo el mundo!

    Me ha gustado mucho esta primera parte. Como he dicho anteriormente, lo que más me ha gustado han sido los flashbacks que tienen lugar en Sofía, donde se palpa el ambiente convulso, de paranoia política. Ya lo vemos en las primeras páginas, cuando Eva se acuerda del gitano Mango, que dice que era el único que llamaba a su madre “señora” en vez de “camarada”. Que Eva recuerde este dato de tan pequeña me parece muy significativo. Siguen los detalles sombríos con el alojamiento forzado en casa de los Marinov por obra y gracia del Partido Comunista, o la aprobación de las leyes antisemitas. Ante un panorama así no parece ilógico acabar desistiendo y emigrar como finalmente hacen Alexéi o los Levi. Incluso Víctor le echa en cara a Eva no haber aprovechado su oportunidad para escaparse del país en su viaje a EEUU.

    En cuanto a los personajes, lo primero que pienso es que Víctor no es trigo limpio. Algún motivo oscuro se esconde detrás de su relación con Eva. Y en cuanto al segundo Víctor, también me da un poco de mala espina, porque también ha sido presentado a Eva por mediación de Tomá y ha vivido con el antiguo amor juvenil de Lora en NY… ¿Casualidad? Me resisto a creerlo.

    Me confunde un poco la sección de plazos, ya que la página 279 es el final de la 3ª parte (Lisa), no de la 2ª; y además el 29 de enero es lunes, no miércoles.

    • Ciberclub de lectura 23 de enero de 2018 a 9:28 #

      Tienes razón Tonichín! me confundí en el post al poner hasta donde llegaba la página 279. Es el final de la tercera parte “Lisa (Audentes fortuna iuvat). Ya lo cambio en el post. Gracias por avisarme!!!

    • botedepimiento 23 de enero de 2018 a 14:05 #

      Hola chicos!

      Estoy totalmente de acuerdo con Tonichin en que lo más bonito del libro son los flashbacks de la infancia de la protagonista en Sofía. Es cierto que el ambiente que narra es convulso y de opresión, pero al estar visto desde la perspectiva de una niña, desde la inocencia y la costumbre de haberse criado en un ambiente como el descrito, hasta cierto punto asumes los hechos con normalidad.

      Ni siquiera la propia protagonista parece darse cuenta de lo que implican los acontecimientos que ha vivido, aunque creo se puede decir que es algo que nos pasa a todos. En el fondo, nunca somos del todo conscientes de las cosas que nos marcan, ni de como influyen en nuestra personalidad.

      Espero con ganas el desarrollo en los próximos capítulos porque tengo la sensación de que al personaje le faltan bastantes cosas que contarnos.

      Por otra parte, y aunque al personaje de Víctor (su Víctor) Léa Cohen lo plasma con intención de crear desconfianza, quiero pensar que es más lo que oculta por protegerla a ella que que tenga ninguna intención oscura, aunque puedo equivocarme.

  2. Ciberclub de lectura 23 de enero de 2018 a 11:45 #

    No creo en las casualidades. Pero también me da miedo pensar que todo lo que pueda existir alrededor de Eva sea una mentira. Que no sepa en quién poder confiar. Hasta ahora, parece que lo más auténtico y sano en su vida fueron sus amigas de la infancia, Lora y Lisa. En definitiva, su vida antes del acercamiento a Hitler y el periodo comunista en su país.
    También me llama la atención como en su viaje a EEUU consigue darse cuenta del ambiente opresor en el que vivió toda su vida. Manifiesta que por fin puede respirar. Después, el incidente del aeropuerto donde se asombra del verdadero talante de su grupo de viaje. Tras varios meses con ellos se da cuenta de que no conoce a nadie a su alrededor y que con el único que puede compartir sus sentimientos es con Víctor, que como dice Tonichin “no parece trigo limpio”.
    Aún así nunca se planteó marcharse del país como su tio Alexéi o Jacques. ¿Será que no era tan consciente de la opresión y manipulación del Estado en las vidas de los ciudadanos?

  3. raquel franco 23 de enero de 2018 a 12:45 #

    Hola a todos, me gusta mucho el libro, muy interesante, se lee con mucha facilidad pero es un rompecabezas con historias que hay que ir armando. Gracias por este libro, mi padre vino a la Argentina de Bulgaria de pequeño con su familia antes de la segunda guerra, venían de Sofia y algunas descripciones de la ciudad me recuerdan a su relatos

  4. panantel 23 de enero de 2018 a 17:10 #

    El libro es interesante, tanto por el contexto político y social que nos cuenta como por las historias de amor y amistad que vive Eva. Me gusta como nos cuenta la perspectiva infantil de vivir en la opresión política, dándose cuenta de su dimensión años después. Aunque no llega a plantearse nunca seriamente el exilio sí vive rodeada de gente que lo ansía o lo lleva a cabo. Hay muchos personajes sospechosos, los dos Víctor, quizás los propios padres de Eva …

  5. Lola 24 de enero de 2018 a 12:33 #

    Hola a tod@s:
    La lectura de este libro me ha permitido interesarme por Bulgaria, del que hasta ahora desconocía prácticamente todo.
    Desde un principio está contando la situación social. En ocasiones de forma directa y otras en pinceladas a través de los personajes, por ejemplo Mango el gitano que reparte el carbón. Así cuando dice la razón por la que utiliza capote militar “tal vez le devolvía el respeto que la sociedad le negaba”.
    O el tratamiento a las mujeres según quien lo hiciera: señora, camarada, compañera.
    Me ha gustado mucho cómo ha hecho visible a Mango a través del olfato “olía a tabaco fuerte, a carbón, a astillas de pino secas y a capote militar”. También este sentido lo utiliza para recordar Eva a Víctor, olor a pachuli.
    El entremezclar el pasado y presente lo hace sin saltos bruscos y va incentivando al lector para seguir en el libro y querer saber más.
    Eva no me parece feliz, se ha conformado con el devenir de su vida y con una herida amorosa que con el paso del tiempo no ha desaparecido.
    Sobre Víctor, planea la carga del espía, pero creo que en algún momento será otra cosa.
    Vivir en una sociedad con una dictadura lo que me despierta es miedo. Como vemos por las tres amigas, mientras estás en la infancia no eres consciente de los peligros, los mayores protegen y mitigan en lo posible. Al crecer la realidad abofetea y te despierta.
    Sigo leyendo, un estupendo libro.

  6. Marta 26 de enero de 2018 a 23:25 #

    Hola de nuevo. Me está gustando mucho, cada vez se pone más interesante. Comparto con todos la creencia de que Víctor no es trigo limpio y tampoco creo en las casualidades.
    Coincido también en que me ha servido para conocer un poco acerca de la historia de Bulgaria.
    Disfrutar y aprender a la vez, ¿qué más se puede pedir a un libro?
    Encantada y esperando resolver el misterio

  7. Kelly 27 de enero de 2018 a 23:33 #

    Hola a todos,
    La novela está resultando entretenida y de fácil lectura, con lenguaje sencillo, y constantes flahsbacks que nos acercan a su infancia.
    Eva no me parece especialmente feliz, simplemente se deja llevar por los acontecimientos, intentando adaptarse a ellos como vamos haciendo todos con el tiempo.De hecho pone en boca de su amigo Toma la siguiente frase: “La felicidad es una noción absurda, inventada por la gente ingenua cuyo único mérito era la reproducción de la especie”.
    Nos ofrece la visión desde los ojos de una niño donde todo se ve de un modo diferente a la realidad, con la protección de padres y adultos que les rodean e intentan protegerles en la medida de lo posible de las adversidades que pueden afectarles. Circunstancias que nos va desvelando a lo largo de la historia.
    A pesar de su visión infantil, atisbamos lo terrible de la situación social de la época y de su familia y amistades, la horrible presión, la vigilancia,el miedo constante, hasta llevar al exilio a gran parte de la población, dejando todo atrás.
    Lo que más me gusta es la visión del contexto histórico, político y social, aunque lo trata de un modo superficial, hubiera preferido algo más profundo y documentado .
    Lo menos convincente es el “azar”, a pesar del tiempo transcurrido todo resulta demasiado fácil . Demasiadas y constantes casualidades que resultan increíbles
    Saludos.

  8. berta 27 de enero de 2018 a 23:53 #

    Hola a tod@s, fácil de leer.Refleja bien el contexto opresivo, la situación politica.
    Coincido con vosotr@s en que Victor no parece trigo limpio.
    Voy s seguir leyendo.Hasta luego a tod@s, saludos.

  9. Lory 28 de enero de 2018 a 11:25 #

    Por culpa de una gripe voy un poco a rastras. En principio la lectura del libro me ha gustado; como son capítulos muy breves, tengo la sensación de imágenes de película, muy visual. Sitúa perfecto el principio donde deja muy claro los estamentos y clases sociales, con el reparto del carbón; pero no todo el mundo vivía y disfrutaba de una situación acomodada como se percibe en casa de Eva. Parece que los cambios, problemas, se hacen menores si tienes fortuna y amigos con poder. Me tocó mucho cuando les dicen que deben compartir su casa y en un acto como de prestidigitador, en un día todo se trasforma. Esto tuvo su realidad en España con el llamado “con derecho a cocina”. Dos o tres familias compartían una casa y se repartían la hora de cocinar, lavar. A mi madre se lo escuché contar. Parece que la miseria tiende a igualar. Víctor me tiene un poco descolocada xq parece el eterno hombre jóven. Es el mismo Víctor que enamora a Lora el que vuelve a enamorar a Eva? Pero ella lo vió en la estación cuando Lora y sus padres se iban a Israel: no lo reconoce? Se irán aclarando los misterios. Buen domingo

    • Ciberclub de lectura 29 de enero de 2018 a 9:48 #

      Cuando Lora y sus padres parten para Israel y están todos despidiéndose, Eva se da cuenta de que el chico con el que había visto a Lora en alguna ocasión estaba en segundo plano observando la despedida, pero no se gira para verlo porque tiene miedo de captar la atención del resto y que también se puedan dar cuenta de su presencia. Así que realmente nunca lo vio bien. Sabe que Lora siempre mantuvo oculta esta relación y como amiga suya siente el deber de salvaguardar este secreto para siempre. Se da cuenta de que Víctor es la misma persona para ambas, muchos años después, cuando Lora le pide que lo busque en Estados Unidos y le da el nombre de su etapa búlgara: Víctor BuKovski.

  10. Lea Schutz 29 de enero de 2018 a 3:29 #

    Hola!
    La novela me tiene muy entusiasmada y quiero seguir leyendo.
    A mi tambien me parecio que Eva vivio todos esos años de infancia,sin dufrimiento ni dramatismo,tambien es cierto que a los niños se trata de que no vivan lo mismo que sus mayores,protegiendolos.
    El pesonaje de Victor me resulta ambiguo por un lado se muestra solidariio comprensivo y maduro.Por otro,es escurridizo y a veces sus relatos no coinciden con lo que percibe Eva.
    Ella prefiere dejar pasar porque esta enamorada de el y no quiere estropear la relacion con estos planteos.Parece mal bicho,tiene 2 caras?
    Vivir ese estado de claustofobia,me produciria mucha bronca e impotencia.Mas en el caso de Eva que tiene la oportunidad de viajar a los Estados Unidos y puede comparar….
    Muy disfrutable y didactico,me puse a buscar informacion de la historia de Bulgaria y los judios que alli vivian.
    Hasta pronto,Lea

  11. Manuela 30 de enero de 2018 a 21:00 #

    Hola, perdonad el retraso en comentar esta parte de la novela, la cual me está resultando muy amena y muy interesante, si bien coincido con Kelly en que la descripción del contexto político y social de la época en que tienen lugar los acontecimientos es bastante floja, me hubiera gustado que profundizase un poco más, así, por lo menos por mi parte, me serviría para conocer la historia de un país de la que no sé nada (me imagino que en la etapa escolar la hemos tocado pero yo ya no me acuerdo). Supongo que ello es debido, como muy bien habéis apuntado, a que los hechos son narrados desde el prisma de una niña, aún así esa sería la única pega que yo le pongo a esta novela.
    Por lo demás me gusta cómo va del presente al pasado y viceversa sin que eso suponga ninguna dificultad para el lector.
    Me generan un poco de desconfianza los dos Víctor, sobre todo el de Eva, por la descripción que hace de él me parece que le gusta recibir pero es reacio a dar, y el episodio que presenció Eva cuando acudió por sorpresa a su casa, en fin, no me parece trigo limpio como decís. Y Eva aún sigue amándole y echándole de menos….Por esa dependencia sentimental de Víctor, diría que Eva no es feliz, que la añoranza de ese amor pasado le ha impedido disfrutar el presente y recibir al amor.
    Se ha comentado que el hombre que dejó Lora cuando se fue a Israel podría tratarse del Víctor de Eva. Sin embargo, yo también sospeché que podría ser el mismo Víctor que ama Eva el hombre del que habla Lisa, lo sospeché cuando hablando con Eva y Lora, Lisa comenta que ha tenido una relación con un hombre que ha tenido que irse a Estados Unidos….
    No sé, todo está muy interesante, la cosa está muy animada, voy a seguir leyendo.
    Hasta luego…

  12. Alicia Ballestero Cauqual 31 de enero de 2018 a 18:31 #

    Para mi la novela se lee bien aunque hay que estar continuamente rememorando personajes y dando marcha atrás (al menos yo). Bien en cuanto a la prosa rápida y sin complicaciones. Más lenta en los flashback continuos y la duplicidad de personajes. El ambiente que se vivió en ese tiempo en Bulgaria, a pesar de contar las penurias y la dificultad de la vida en ese período, comparado con la cantidad de libros y películas que hemos visto y leído sobre este tema resulta algo suave. …¿A través de los ojos de una niña?, puede ser, pero esas escenas se graban a fuego cuando se es tan joven. Sin embargo ellas viven en una nube, contemplando el ir y venir de las familias.
    En mi opinión le falta garra a la prosa, la encuentro demasiado plana.
    Pero es cierto que se lee a gusto.
    Sigo adelante…

  13. melenalviento 7 de febrero de 2018 a 19:26 #

    Hola a tod@s:
    Siento comentar la novela con tanto retraso, pero estoy tratando de alcanzaros a marchas forzadas.
    He parado en la página 118 forzado por comentar, ya que estoy enganchado a la lectura: me parece que está escrita de una manera muy dinámica, muy directa y muy amena y que ha abierto muchos interrogantes que estoy deseando que se resuelvan:
    ¿Sigue el Víctor de Eva vivo?
    ¿Podría ser que las tres mujeres estuvieran relacionadas a través de la misma persona (Víctor)? Y, en este caso, ¿cuáles serían las intenciones de Victor?
    ¿Recuperarán la fortuna familiar? De ser así, ¿a cuánto puede ascender?
    Me voy, a seguir leyendo.

    Por cierto, para los/las que no creen en las casualidades: el concierto que escucha Eva por la radio en Nueva York (p. 19), lo tenía encima de mi escritorio mientras leía la novela (Concierto para violonchelo de Dvorak, interpretado por Yo Yo Ma)… Toma casualidad!!!

    Un saludo!

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s