Podía tenerlo todo sin tener que renunciar a nada

7 Ene

World Trade Center 9-11 Tribute of Light 2012. Foto en flickr por Glyn Lowe Photoworks. Algunos derechos reservados.

Dejamos a nuestros protagonistas rumbo al norte, a Vermont, para dejar a Lucy con Pamela. Todos están contentos de salir de viaje, sobre todo Tom, que no para de hablar de literatura, una intensa conversación salpicada de anécdotas sobre escritores. Este viaje será decisivo, una vuelta de tuerca en la novela y en sus vidas, debido al ingenio de la niña que de ninguna manera quiere ir a Vermont: se dedicó a pensar y trazar un plan, utilizando su considerable inteligencia para urdir una estratagema que cambiaría las tornas y la convertiría en dueña de nuestro destino. Era una idea brillante, si se me permite decirlo, algo que sólo se le habría ocurrido a una bribonzuela […] A Lucy y a mí aquella decisión también nos vino estupendamente, pero para Tom, el sufrido protagonista de estas Brooklyn Follies, fue probablemente la más importante de su vida […] la Fortuna tendió inesperadamente los brazos a nuestro muchacho y lo transportó a un mundo diferente. La brillante idea de Lucy de echar veinte latas de Coca-Cola en el depósito de gasolina a escondidas de sus tíos hará que se suspenda el viaje y se tengan que quedar unos días, mientras les arreglan el coche, en el hostal de Stanley Chowder. Nuestros amigos han encontrado, sin buscarlo, de nuevo fruto del azar, el verdadero Hotel Existencia: quiero hablar de felicidad y bienestar, de esos raros e inesperados momentos en que enmudece la voz interior y uno se siente en paz con el mundo. Cuatro maravillosos días en el Chowder Inn durante los cuales Tom conocerá a Honey, la hija de Stanley: empiezo a preguntarme si esa joven mandona e inteligente no es la respuesta a mis oraciones. No una etérea B.P.M., sino una mujer soltera desesperada por cazar a un hombre. Un tornado. Una moza ansiosa, con mucha labia. Una apisonadora capaz de aplanar a nuestro muchacho. Por supuesto acabará convirtiéndose, un tiempo después, en su flamante esposa. Asimismo, Nathan suspenderá el viaje a casa de Pamela para dejar a la niña y decidirá convertirse él en tutor provisional de Lucy. Gracias a su hazaña, la niña ha conseguido lo que quería y está feliz.

La mayoría incidís en la soledad de los personajes. Inicialmente sí lo están, pero una vez que los hechos comienzan a desarrollarse y a encontrarse unos a otros, yo no siento que estén tan solos. Son capaces de crear un pequeño pero sólido núcleo de afecto que irá creciendo tanto en cantidad como en calidad. Todos tienen mucho que dar y, aunque no han tenido suerte en la vida, ésta va a cambiar debido a la magia del azar austeriano. Como ya hemos dicho, un verdadero cuento de hadas. Prosigamos con la historia: me siento increíblemente feliz por estar donde estoy, dentro de mi propio cuerpo, mirando las cosas que hay sobre la mesa, notando cómo el aire entra y sale de mis pulmones, saboreando el simple hecho de estar vivo. Es una lástima que se acabe la vida, digo para mí, qué pena que no podamos vivir para siempre. Nathan es feliz y fantasea con la idea de comprar la casa a Stanley y convertirla en el Hotel Existencia, a Tom le parece bien la idea y piensan en hablarlo con Harry. Hasta se lo comentan a Stanley. Pero todo es un juego, un sueño, y ellos lo saben: hay que estar muerto para no disfrutar hablando de ideas descabelladas, ¿y qué mejor sitio para ello que en lo alto de una colina en medio de una región perdida de Nueva Inglaterra? Nathan está muy a gusto con la nueva vida que ha comenzado en Brooklyn como para querer dejarla. Brooklyn, ese otro e importante personaje de la historia, como muchos habéis comentado. Brooklyn está vivo: mi barrio, con su cambiante mezcla de blanco, marrón y negro, su intrincado coro de acentos extranjeros, sus niños y sus árboles, sus laboriosas familias de clase media, sus parejas de lesbianas, sus tiendas de comestibles coreanas, el santón hindú de bata blanca que me saluda con una inclinación siempre que nos cruzamos por la calle, sus enanos y lisiados, sus ancianos pensionistas que avanzan paso a paso por la acera, las campanas de sus iglesias y sus diez mil perros, la furtiva población de vagabundos sin hogar, carroñeros solitarios que deambulan por las calles empujando sus carritos de la compra, hurgando en la basura en busca de botellas. Hermosísimo retrato y homenaje lleno de amor. De Nathan pero también, obvio, de Auster.

En el Hotel Existencia Lucy comienza a hablar pero no logran aclarar nada: sólo que vive en Carolina, Carolina, que su madre le dijo que se fuera con su tío Tom, que ella sabe lo que está bien, que su padre es el hombre más justo del mundo, que no tienen teléfono y que no le puede dar su dirección porque mamá me dijo que no la dijera, y cuando mamá dice algo, yo lo hago. Y, si ha estado en silencio todos esos días, ha sido para que su madre sepa que piensa en ella porque su papá dice que el silencio purifica el espíritu, que nos prepara para recibir la palabra de Dios. Nathan está preocupado por Aurora, intuye que algo malo pasa pero no pueden hacer nada.

La idílica estancia en el Chowder Inn se termina abruptamente con una terrible noticia: Harry ha muerto. Todo el asunto del manuscrito original de La letra escarlata ha resultado ser, como Nathan vio claramente, una venganza de Gordon Dryer que le estalla en la cara al pobre Harry tanto como para morir de un ataque al corazón al comprobar el engaño y sobre todo que Gordon no lo quiere sino que le desprecia: y así fue como Harry Brightman, anteriormente llamado Harry Dunkel, padre de Flora y ex marido de Bette, murió en una acera de Brooklyn una bochornosa tarde del año 2000, acunado entre los brazos de la Bella y Perfecta Madre. Nathan lo ve como un asesinato y se siente culpable al no haber hecho más por convencer a Harry del engaño que él veía claramente: no había conocido bien a Harry, pero le tenía un cariño bastante peculiar (una mezcla de fascinación, respeto e incredulidad) […] más que conmoción, más que tristeza, lo que sentía era una oleada de cólera ante la encerrona tan grotesca que le habían preparado, por lo que Nathan les da el castigo que se merecen a Gordon y a su amante. Harry ha dejado un testamento en el que lega todo el edificio, y el negocio de libros, del Brightman’s Attic a Rufus y a Tom: la herencia ascendía a una pequeña fortuna: más dinero del que ninguno de los dos hubiera soñado jamás. En el último momento posible, Harry había realizado su espléndido gesto, su derroche de los derroches. Se había ocupado de sus chicos. El fin de la historia de Harry termina con un broche de oro: Tina Hott (en realidad Rufus travestido en artista de cabaret), una de las mujeres más bellas que había visto en la vida, haciendo un play-back de la canción “No puedo dejar de amar a ese hombre” mientras esparcen las cenizas del bueno de Harry Brightman en Prospect Park.

Pasan los meses. Tom y Honey se han casado (me alegraba mucho ver cómo el indolente y bovino Tom se iba transformando bajo la vigorosa influencia de su flamante esposa) y viven con Lucy que sigue sin decir nada sobre su madre. Nathan se ha reconciliado con su hija Rachel que, después de una pequeña crisis matrimonial, está embarazada. La Bella y Perfecta Madre se ha separado de su (im)perfecto marido y Nathan se ha hecho muy amigo de la madre de ésta. Cumple sesenta años y le hacen una fiesta sorpresa. Es decir, todo va bien excepto el tema Aurora: ¿qué es de ella? ¿Dónde vive? ¿Estará mal? Está claro que Auster tiene que solucionar esta última cuestión de manera satisfactoria, así que Rory acaba llamando y dejando un mensaje en el contestador en el que dice que todo va mal pero no le da tiempo de dar su dirección completa, sólo: calle Hawthorn (¿o Hawthorne?) número ochenta y siete de… Nathan, que ya se ha convertido en el salvador o vengador, según se tercie, de todos sus seres queridos, se pone en acción y mediante la ayuda de un antiguo compañero de trabajo consigue localizar a Rory que, efectivamente, está en peligro. Y, claro, también la salva del fanático religioso de su marido, David Minor. Muy largo de contar. Me lo salto, 😉 (Sólo una pregunta que os lanzo: ¿por qué Rory no se fue con su hija cuando ya veía lo que se le avecinaba?). Aurora acaba viviendo en Brooklyn con su amada niña Lucy en casa de Nancy y su madre Joyce que para entonces ya se ha convertido en la amante de Nathan (se quieren, disfrutan, pero no se casan). Y lo más sorprendente: Nancy y Rory también se han hecho amantes y parecen ser muy felices. Todo, todo está saliendo muy bien, después de algunos problemas y disgustos, como debe de ser en un cuento de hadas con dragones incluidos.

Vuelve a pasar el tiempo, estamos en marzo de 2001 y Tom y Honey van a ser padres. El Brightman’s Attic ha sido vendido lo que le permite a Tom no volver a tener que pasar estrecheces: por duocentésima vez desde su muerte, volví a pensar en Harry, y en su prodigioso salto del ángel hacia la grandeza eterna. Tom le pide a su tío que sea el padrino del niño: tú eres nuestro único candidato. Por servicios prestados, Nathan, mucho más allá de las exigencias del deber. Por tu valor inigualable en lo más reñido de la batalla. Por arriesgar la vida y la integridad física para rescatar al camarada herido bajo un intenso fuego enemigo. Por animar a ese mismo camarada a ponerse de nuevo en pie y establecer esta unión conyugal. En reconocimiento por esos actos heroicos, y por el bien de nuestra futura descendencia, mereces ser portador de un título más ajustado a tu papel que el de tío abuelo. Asimismo, Nathan se convierte en confidente de Aurora que ha salido bastante maltrecha de su fallido matrimonio y prefiere aliviarse con él que con un psicólogo: conmigo. Con aquel hombre amargo y solitario que un año antes había llegado arrastrándose a Brooklyn, al sitio donde nació, el individuo acabado que se había convencido a sí mismo de que ya no había nada por lo que vivir…; Nathan el Estúpido, el cabeza de chorlito que no tenía nada mejor que hacer que esperar tranquilamente el momento de caerse muerto, convertido ahora en confidente y consejero, amante de viudas cachondas, caballero andante que rescataba damiselas en peligro. Justicia poética para Nathan desde todos los frentes. Bien. Se lo merece.

Nos acercamos al final de esta historia en la que Auster nos vuelve a dar un nuevo susto, con Nathan esta vez, que queda en nada. Lo que parece un infarto resulta ser al final una inflamación de esófago sin importancia. Pero durante su estancia en el hospital, nuestro protagonista tiene tiempo para idear un nuevo “plan literario”: escribir las biografías de los miles de hombres comunes, no importantes por nada, que mueren en el anonimato y se terminan olvidando. Una biografía para que la familia recuerde siempre a su ser querido. “Biografías a todo riesgo”: una cuestión de amor. El incombustible Nathan: en cuanto vi adónde me conducía, comprendí que se me acababa de ocurrir la idea más importante que había tenido jamás, una idea lo bastante grande como para tenerme ocupado todas las horas de todos los días que me quedaran de vida. Pero una sombra se cierne sobre este hombre feliz, el hombre más feliz que jamás haya existido sobre la tierra, y sobre todo el mundo cuando sale del hospital a las ocho de la mañana del 11 de septiembre de 2001, justo cuarenta y seis minutos antes de que el primer avión se estrellara contra la torre norte del World Trade Center. Sólo dos horas después, la humareda de tres mil cuerpos carbonizados se desplazaría hacia Brooklyn, precipitándose sobre nosotros en una nube blanca de cenizas y muerte. Un homenaje a las víctimas del terrible atentado y el fin de una manera de vivir que hemos compartido con nuestros amigos ya, queridos, sí, por las calles de la gran protagonista de nuestra historia: Brooklyn. ¿Qué será de la vida de todos ellos después del 11-S? No lo sabremos nunca. O sí, si Auster se anima a escribir una continuación de estas deliciosas “locuras”.

Plazos
Es hora de vuestros comentarios sobre esta segunda y última parte del libro así como de la novela en general. Disponéis de una semana para ello. Espero que, ahora que hemos terminado y que también se han terminado las fiestas con todos sus comprensibles trajines, comentéis ampliamente todo lo que queráis y se os ocurra sobre esta deliciosa novela.

Anuncios

21 comentarios to “Podía tenerlo todo sin tener que renunciar a nada”

  1. Marta 7 de enero de 2016 a 10:59 #

    Buenos días. A mi el libro me ha gustado mucho. Es fácil de leer y te encariñas con los personajes de la historia. Es cierto que parece como un cuento de hadas, la vida de Nathan pasa de cero a cien en muy poco tiempo. Cuando empieza el libro Nathan siente que no tiene ninguna razón para seguir viviendo, acaba de superar un cáncer, de separarse de su mujer, se enemista con su hija… pero luego todo va mejorando de forma progresiva. Se reencuentra con Tom, conoce a Harry, a Lucy…
    Es cierto también que los personajes en principio son todos unos solitarios pero al final acaban formando un conjunto muy unido.
    Supongo que es un canto a la esperanza, a que nunca hay que darse por vencido antes las dificultades o los malos momentos porque nunca sabes lo que puedes perderte si no sigues adelante…
    El tema de Lucy y su empeño en no contar dónde estaba su madre porque ella pensaba que así lo quería ella impresiona. Los niños a veces son los grandes olvidados cuando surgen problemas en una familia y refleja la importancia de hablar con ellos y saber lo qué piensan porque casi siempre nos sorprenden.
    Feliz año a tod@s!!

  2. Rosina 7 de enero de 2016 a 14:56 #

    He oído hablar tanto de la obras de Paul Auster,que me imaginaba un libro distinto al que he leído,me ha costado un poco entender el mundo que rodea a estos personajes,quizás no lo he entendido lo suficiente lo que quiere transmitir el autor.No es un libro que me haya enganchado desde el principio.

  3. Luisa 7 de enero de 2016 a 15:04 #

    Hola a todos y feliz año. Confieso que voy muy lenta con la lectura porque estas navidades apenas he tenido tiempo para nada. Hasta ahora me está gustando pero es pronto para comentarlo. Voy a intentar terminar el libro antes del comienzo del próximo e iré leyendo vuestras aportaciones.

  4. jose vicente 7 de enero de 2016 a 18:02 #

    Hola amigos: Bueno feliz año y todo eso, por fin se acabaron las fiestas y ahora que? Pues bien, tenía un poco olvidado el libro de Paul Auster, pero Chus te tengo que decir que es fenomenal, me lo estoy pasando barbaro, me encanta la idea de “El libro del desvario humano” bravo,
    Un saludo

  5. Susana 8 de enero de 2016 a 10:27 #

    El final de la novela resulta un poco atropellado, se suceden un montón de hechos que precipitan el desenlace. El repentino fallecimiento de Harry extorsionado por su amante y enredado en una trama de falsificaciones, mueve de golpe la armonía detenida en la que vivían en el Hotel Existencia Nat, Tom y Lucy y les devuelve a Brooklyn…no obstante ya nada será igual, los personajes han cobrado nueva vida y han recuperado la ilusión. Tom por fin despierta y llevado por la impetuosidad de Honey construye finalmente un hogar junto a ella. Lucy recupera a su madre Aurora gracias a Nat, quien decide tomar cartas en el asunto acudiendo en su búsqueda y liberándola de su marido y de la influencia de la secta que estaba arruinando su vida. Nat por su parte vuelve a encontrar el amor en Joyce, la madre de la bella y perfecta madre, quien le acompaña en su ingreso al hospital donde decide inspirado por el desolador panorama que ve a su alrededor dar voz a los anónimos y contar sus historias, acercarse a los personajes secundarios de la vida y dotarles del protagonismo que todos merecen. El final de la novela adivina un nuevo capítulo a escribirse, el que resulta del choque de los aviones que se estrellaron en las Torres Gemelas de aquel Nueva York que amanecía como tantas veces lleno de voces y ruidos, respirando un futuro que truncaría tantas vidas a partir de ese momento…esperamos que Auster vuelva a deleitarnos con ese desenfreno de historias aparentemente inconexas que tejen la vida y bullicio de esta sorprendente ciudad.

  6. Lory 8 de enero de 2016 a 11:04 #

    Buenos días: voy a solidarizarme con “mis chicos” que vuelven hoy al cole. Las pequeñas batallas, grandes para ellos, de cada día. Porque a mi también me gusta la historia de letra pequeña; esa que los historiadores desestiman para los libros de texto. A pesar de esto, considero otra locura dentro de la locura el pretender escribir la biografía de toda la gente invisible. Hay una película “La memoria de los otros” cito de la idem que trata de este tema. Notamos aquí la parte peliculera de Auster.
    No he conseguido entrar a los comentaRIOS de la semana pasada, creo era Berta quién decía no entender xq Tom deja el doctorado y yo apuntaba algo. Pero estoy leyendo Diario de invierno de Auster tb y descubro que es una nota autobiográfica ya que Auster dejó su doctorado en Literatura… “trabajaba en mi tesis doctoral -El arte del hambre- donde examinaba obras de Hamsun, Kafka, Céline y Beckett. Abandona para irse a trabajar a un petrolero.
    Como ya lo había leído en esta segunda lectura he perdido la sorpresa. Sigo pensando que son como dos libros entrelazados: por un lado el de las locuras, que dice está escribiendo y parte de ellas las endosa aquí, haciendo que sean como innatas al ser humano y la historia de Nat, Tom y su hermana y los momentos donde se encuentran ambas.
    Todo encuentra su sentido en el capítulo final o los dos finales; me explico: hay libros que se escriben, o lo parece, en función de un final. Y este puede ser uno de ellos. Es un libro que nos habla de RESURRECCIONES diarias, de segundas oportunidades, de seguir intentándolo, de A VER QUE ME REGALA HOY LA VIDA, de como se unen las CAUSALIDADES PARA CONFORMAR EL PRESENTE. Y ese final, con un minuto de felicidad propia: “Pero, de momento todavía eran las 8 de la mañana, y mientras caminaba…. era feliz, el hombre más feliz que jamás haya existido sobre la tierra. Y el anticipo de que van a estrellarse dos aviones sobre las torres gemelas y la hecatombe consiguiente, nos hace sentir la necesidad de no perder la esperanza.
    Asi que, CHAPEAU¡¡ por Auster; a pesar de lo excesivo que me parece el libro o quizá sea fiel reflejo de la vida y sueños de los otros: matrimonios, divorcios, cambio de ciudades, engaños y desengaños, delitos, movilidad tremenda de espacios… toda esa mezcla: ¿puede darse en una sola vida o es el trepidante ritmo americano?…
    Mi pequeña cotidianeidad me lleva a reflexionar acerca de cómo pueden oler 3.000 cuerpos carbonizados si un trozo de bonito que se me quemó ayer ha dejado este olor apestoso en mi casa?
    Perdonadme si he sido muy extensa; pero el libro es intenso.
    Dejo en el aire la pregunta que nos hace Chus acerca de Aurora. Siempre puede haber otros momentos. Hoy BRINDARE POR LOS SUEÑOS¡¡
    Buen día a todos.

  7. Eduardo 8 de enero de 2016 a 19:24 #

    ¡Buenas de nuevo y feliz año 2016! Por lo que veo este libro ha creado multitud de opiniones, diversas y variadas, y es que es un libro de múltiples lecturas. Yo entré en contacto con Paul Auster gracias al libro de la Trilogía de Nueva York, un libro que me encantó y que he releído un par de veces. A partir de ahí he leído casi todo de él, pero debo decir que uno de mis favoritos es Broklyn Follies. Es la tercera vez que lo leo y siempre le saco puntos de vista diferentes y ahora ampliados gracias a vuestras opiniones. Mi parecer, un gran libro. Estoy de acuerdo en que es un libro que se deja llevar, aparcando a ratos la trama central para abrirnos una ventana a las vidas de otros muchos personajes. Debo decir que esta segunda mitad quizá se centra más en cerrar las tramas que van apareciendo durante la primera mitad del libro. Yo también he pensado en el caso citado por algunos de ¿por que no se fue Aurora con su hija? Mi teoría es que sabía que si se marchaba con ella su marido emprendería una búsqueda incansable sobre ellas dos, quedándose ella con su marido sabía que él se centraría en “convertirla”. Una de las cosas que me gustan de este libro es su narración y su lenguaje directo y en algunos puntos grosero.
    Nos leemos, un saludo.

  8. berta 8 de enero de 2016 a 22:31 #

    hola atodos/as y muy feliz año, como dice José Vicente, por fín acabaron las fiestas, tienen para mí algo bonito, pero muy poco, a mí las fiestas navideñas no me gustan.
    Estoy de acuerdo con Marta y Eduardo en que el libro de Paul Auster, es un libro CORAL, lleno de personajes protagonistas y de personajes secundarios, éstos últimos entran y no vuelven a aparecer, pero eso tembién refleja la vida de las ciudades grandes.
    También quería comentar, que de acuerdo con Lory en que TOM deja la Tesis y se va a un petrolero, creo que lo hace debido a la CULPA, a él al parecer le iba bien con la TESIS pero como su hermana AURORA lo pasa mal él cae en la terrible CULPA, aunque depués con HARRY en la librería no le va tan mal, está cómodo en ese trabajo, vuelve a ver a su tío Nathan etc.etc..Bueno voy a continuar leyendo.Feliz año a todos, “salud,dinero y amor”, suerte en el 2.016 para todos/as.

  9. jose vicente 9 de enero de 2016 a 22:02 #

    Hola amigos: Debo de agradecer al mal tiempo el que me haya quedado hoy en casa y acabado esta magnifica novela de Paul Auster, que es la segunda que leo pero os prometo que voy a leer más, a mi me parece un libro lleno de amor ternura, tolerancia agradezco que se inventaran personajes como Nathan, Lucy, Tom,, Honey,, y sobre todo Harry, Rufus o Rita Hott, a mi me engancho desde el primer momento, llore, me reí, hubo un momento en que pensé, este libro tiene un alma humana, es un ser humano, en fin agradezco a Chus que nos hubiera presentado a Paul Auster.
    Con este libro se debería de hacer como en el teatro aplaudir a todos esos personajes que nos hicieron pasar un rato tan agradable. también cambió mi opinión sobre Kafka,, yo de Kafka leí solo la metamorfosis, siempre me pareció un autor sobre valorado, pero a partir de lo que dijo de él Tom, mi impresión ya cambió, Bueno en fin que más os puedo contar, para ser feliz por un momento, apagar la tele, un disco de Dexter Gordon y Brooklyn Follies, un novelón.
    Un saludo

    • Salo Kon 10 de enero de 2016 a 11:25 #

      Me encanta tu comentario, José Vicente. Te agradezco le hayas puesto palabras a una sensación que yo tenía, cuando dices que es un libro con alma humana.
      Aplausos, aplausos, aplausos.

      • jose vicente 10 de enero de 2016 a 13:21 #

        Muchas gracias, muy amable

  10. Ana María Heinze 11 de enero de 2016 a 14:41 #

    Hola amig@s, en medio de todo el movimiento de fiestas y yo en medio de un viaje , el libro fue mi compañero. Yo lo lei casi como un guión cinematográfico, lleno de imágenes y como dije antes con personajes, muy bien contruidos, eran tan reales que hasta huelen, eso hizo que me relacionara con ellos, y querer saberlo todo y quedarme con las ganas de más sobre ellos, como cuando era niña, eso me encantó, como dice Chus algo de cuento de Hadas, pero son esas dosis a veces necesaria en la vida por un ratito.
    Como dice Marta la Soledad se acaba, y yo aggregaria cuando se logra tejer los vínculos solidarios, que dan lugar a la experiencia amorosa, y como muy acertada para mi esto de un libro Coral, explica muy bien Los personajes y la trama, asi como dice Lory un libro escrito en funcion de un final… Como Vicente , yo tambien me levantaria a aplaudir
    Un abrazo a tod@s

  11. Silvia 11 de enero de 2016 a 16:44 #

    Hola a todos! La novela me cautivo desde el principio. El tono sarcástico de nuestro narrador, su evolución, como incluye al lector en la historia, son constantes los guiños. En un par de ocasiones, comenta que es su sobrino el verdadero protagonista de la historia y yo discrepo. Creo que el protagonista es el barrio y cada uno de sus personajes -estoy con vosotros, es una novela coral- y son tan humanos que sientes que están presentes en tu salón mientras los lees. ¿Qué opináis de esto? ¿Creeis que Tom es el protagonista?
    En cuanto a tu pregunta Chus, también lo pensé. Quiza Rory estaba enamorada y pensó que conseguiría ser feliz sabiendo que su hija ya estaba bien atendida.
    Feliz Año a todos y disculpad pues hoy mi portátil no me deja acentuar, lo hace solo!

    • virginia 13 de enero de 2016 a 19:33 #

      Hola!
      Yo tampoco veo a Tom como el protagonista, realmente veo a cada uno protagonista de su historia, de su vida, y Nat el nexo común, también con su historia.

  12. fjbarral 13 de enero de 2016 a 11:57 #

    ¡Hola a tod@s, y Feliz Año Nuevo!
    Después de pasar por esa especie de agujero negro que son estas fiestas, sobre todo por la escasez de tiempo, he de reconocer que todavía no he terminado el libro aunque sí he leido lo suficiente como para opinar. Estoy de acuerdo con lo que parece la opinión general de que se lee bien, cómodamente y que nos deja llevar por las historias, aunque así visto pueda parece que tiene poca profundidad, es la historia misma simple pero con sus ramificaciones la que le da otro significado en el que el azar y un fondo de segundo significado se aprecia en estas historias cotidianas, y que apunda de algún modo a que la vida tiene varias lecturas, animándonos de algún modo a no ser superficiales y mirar más allá en nuestras vidas.
    He encontrado curioso que la novela discurre literariamente en una especie de dualidad, se van dando casi siempre dos opciones: en las descripciones, en los momentos, el los adjetivos … el autor no es el protagonista, y las historias que empiezan simples se desarollan con un fondo que la acompaña. Creo que esto no es circunstancias y que pretende insistir en la dualidad de las explicaciones sobre los momentos vividos apuntando al menos dos significados: el de los hechos y el de el impacto o las sensaciones que nos produce. Así esta novela va más allá de lo que a simple vista parece. 🙂

  13. virginia 13 de enero de 2016 a 19:20 #

    Fantástico el libro. Esta segunda parte especialmente, donde los acontecimientos se suceden uno tras otro con rapidez.
    Veo a Nat, esa persona que busca el retiro en Brooklyng convencido de que va a morir pronto, como el “salvavidas” de los personajes, como Tom, al que va encauzando hacia una vida mejor sutilmente y con ayuda del azar lo consigue.
    Lucy, una niña en un mundo de adultos, a la que comprende y respeta en todo momento, ganándose así su confianza.
    Con Harry lo intenta, advirtiéndole del peligro que corre.
    Con Rory, yendo en su busca, y como consecuencia cambiando su vida.
    Con Joyce y Nancy, haciendo comprender a la primera lo importante que es la felicidad de la disfruta ahora su hija.
    Creo que la razón por la que Rory no se escapó antes con su hija, es porque ella lleva huyéndote casi toda su vida y cada vez ha sido peor, De esta forma, dejando a Lucy ir sola con su familia, le da la oportunidad de vivir una vida completamente diferente a lo que le espera si se queda con ella. Creo que Rory no tiene confianza en si misma, ni fuerzas para seguir adelante y mucho menos se puede imaginar que vaya a ser tan bien recibida de nuevo en su familia.

  14. berta 15 de enero de 2016 a 23:07 #

    hola a todos/as.Totalmente de acuerdo con muchos de vosotros/as,con J.Vicente y Salo Kon, con Ana Mª.Heinze y con Virginia, efectivamente todos los personajes que salen en la novela son más o menos protagonistas, es como opinais una novela coral, dónde el hilo es Nathan Glass, pero incluso los personajes secundarios están también bien dibujados.

  15. Raquel 16 de enero de 2016 a 15:53 #

    Hola Club , me gusto mucho el libro , tiene unos personajes hermosos y unas historias muy lindas con una capacidad de relato impresionante. Me gusto mucho el capitulo Rumbo al Norte, la charla sobre Kafka y Poe, que tiene Nathan con su sobrino mientras viajan.

  16. Marta (two) 17 de enero de 2016 a 9:04 #

    Hola a todos, con un poquito de retraso. La leí, la leí y me entusiasmó, pero como todos decís, estos días han sido un poco locos. La había leído hace años y no había entendido nada, no me identificaba con los personajes y todas las situaciones me parecían bastante inverosímiles. Esta segunda lectura ha sido mucho más divertida y enriquecedora. Las segundas oportunidades que la vida ofrece si uno cambia el punto de vista, las miles de referencias a otros libros, la ligereza… Me imagino que otra vez que la leyese volvería a encontrar miles de matices. ¡Muchas gracias! Abrazos a todos.

  17. Luisa 17 de enero de 2016 a 14:30 #

    Hola a todos de nuevo, aunque con retraso finalicé el libro. He disfrutado como un niño entrar en el parque de atracciones de Paul Auster. Me gustó el entramado de personajes con historias inesperadas y subidos en el tiovivo del azar que dirije el destino de todos ellos, me gustó la montaña rusa de sensaciones que experimenté, a veces tristeza, a veces sonrisas, a veces pena, a veces incredulidad, a veces intriga, incluso temor, y al final, lo mejor, un pelotazo de optimismo.Como bien dijo Chus es un cuento de hadas moderno, es el lado feliz de la comedia.

    He leído en una entrevista al autor donde dice que es una elegía a una forma de vivir que desapareció de un plumazo el 11 de septiembre, que tardo 12 años en escribirla y que optó por la comedia para rendir homenaje a una forma de vida rota abruptamente ese día y por la necesidad de reconocer la felicidad de lo cotidiano.

    Paul Auster vive en Brooklyn, muy cerca de la séptima avenida, un barrio que define como misterioso y que se te mete debajo de la piel y ahí queda. Esto explica su importancia en el libro. Me gustó lo fácil que resulta meterse en la historia, parece que el contador de cuentos no necesita hacer esfuerzo alguno al relatar, que fluye solo, pero no es verdad, detrás hay una labor ímproba y trasluce de donde viene ya que se sigue considerando un poeta, un poeta que cuenta historias.

    Fue un placer.

  18. mcvieitesp@gmail.com 18 de enero de 2016 a 16:23 #

    Buenas tardes a tod@s,
    Pues finalmente terminé el libro, el final discurre a una velocidad vertiginosa, con un montón de personajes y con un montón de historias y aventuras alrededor de cada una de ellos.
    La vida misma.
    Como comentaba al principio, me parecía una historia muy triste, pero en esta segunda parte, se respira optimismo, las cosas acaban bien, al menos por unas horas porque a continuación, Auster anuncia la gran tragedia de las torres gemelas que conmocionaron al mundo.
    Inigualable.

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s