No estoy llorando, se recordó Gao Yang a sí mismo, no estoy llorando

14 Mar

Vamos a analizar los primeros seis capítulos de Las baladas del ajo. Me he fijado que cada capítulo se divide, a la vez, en dos o en cuatro subcapítulos. Desconozco el motivo por el cual utiliza esta estructura. Me refiero a por qué siempre los subdivide en dos o en cuatro. ¿Alguna sugerencia?

Cada capítulo está introducido por un extracto de las baladas del rapsoda ciego Zhang Kou. En ellos se nos van dando datos de los hechos que giran alrededor del cultivo del ajo y sus posteriores revueltas. Este personaje aparece a través de su voz y solamente estará presente físicamente al principio y al final de la novela. A resaltar que el testigo de los hechos sea ciego así como su actitud crítica y sin miedo la cual le deparará un triste destino. La existencia de un rapsoda me recuerda al papel de los juglares en nuestra sociedad medieval. Lo chocante para nosotros es que a finales del siglo XX, existiendo la televisión, continúen vigentes estos rapsodas lo cual dice mucho acerca del casi nulo avance, en todos los campos, que ha habido en las zonas rurales de China. Algo que iremos comprobando continuamente a lo largo de la lectura a medida que vayamos conociendo las condiciones de vida de estos campesinos.

Estamos en el Condado Paraíso. Gao Yang, un pobre agricultor, es detenido por la policía. Su hija ciega de ocho años, Xinghua, es testigo de los hechos. Se le acusa de ser uno de los cabecillas de una revuelta que ha destruido las oficinas de la provincia. Ya desde el principio constatamos la violencia en las maneras de proceder de los policías y del dolor que causan. Un dolor que está presente en la vida de estos pobres agricultores de una manera casi constante. Los hechos se van intercalando con descripciones muy vívidas llenas de colores (sobre todo el rojo. Es muy llamativa la presencia de este color en toda la novela. Es casi un elemento obsesivo. ¿A qué achacáis su presencia?) y de olores. Sobre todo de olores nauseabundos como el del ajo podrido o la suciedad o las ventosidades que se les escapan o los vómitos. Todo está minuciosamente descrito, es muy visual: podemos oír los gritos, sentir el dolor de los golpes y torturas, oler el ajo que sale de sus alientos y ver los colores maravillosos del campo.  

Después de detener a Gao Yang, se encaminan a hacer lo propio con Gao Ma, nuestro otro protagonista, un joven agricultor de 27 años. Hay que destacar que Yang significa “oveja” y Ma, “caballo”. No es casual este simbolismo pues Yang es sumiso y Ma rebelde. Dos arquetipos ante una misma situación. Gao Yang no ha participado en la revuelta, estaba allí por casualidad pero Gao Ma sí ha sido uno de los cabecillas. Y para continuar con el simbolismo, Ma huye de la policía y logra escapar corriendo como un caballo mientras Yang camina esposado sumiso como una oveja.

En el capítulo 2 comienzan los flash back a un pasado no muy lejano. Gao Ma está enamorado de Jinju (Crisantemo Dorado) desde hace un año. Mientras escuchan al rapsoda Zhang Kou, que está relatando la excelente noticia del cultivo del ajo que les hará ganar mucho dinero, Ma quiere cogerle la mano a Jinju. La familia de ésta ha concertado un matrimonio con otro hombre mucho más mayor pero Jinju quiere a Ma. ¿De qué color eres, Jinju? Eres de color amarillo, eres de color rojo, eres de color dorado. Tuyo es el color del oro; por eso brilla como él. Los hermanos y los padres han concertado el matrimonio y violar eso es sagrado. Pero Gao Ma es valiente y se arriesga. Ella es demasiado buena para alguien como Liu Shengli. Casarse con él sería como plantar una flor en una montaña de excrementos de vaca o como ver a una bella mariposa enamorarse de un escarabajo pelotero. Voy a cogerle la  mano. Hoy es la noche. Jinju comienza a verse a escondidas con Ma. En sus encuentros siempre hay un caballo galopando a su alrededor. Es otra presencia constante relacionada con su amor y la libertad. Confirmamos la existencia de estos simbolismos en toda la novela. Ma quiere convencerla de que se case con él pero ella tiene miedo, es demasiado grande el peso de la tradición y el temor a su familia. La ley está con Ma pero parece que da igual. Es la lucha entre la sociedad patriarcal y los nuevos cambios que se están produciendo. Jinju le propone que sean amantes secretos hasta que muera Liu Shengli. Las partes en que se narra este amor están llenas de poesía. Cuando viene la calma y cesa la violencia, surge la poesía relacionada con la naturaleza y el amor. Pero la violencia irrumpe de nuevo cuando Ma va a pedir la mano de Jinju. El padre y los hermanos golpean brutalmente a ambos hasta hacerles sangrar, parece que quieren matarlos. Cuando he leído esta parte me he sobrecogido ante tanta barbarie. ¿Nos ha pasado lo mismo? Esta violencia hace reaccionar a Jinju que se enfrenta a su familia: ¿Qué yo soy inmoral? ¿Y qué me dices de vosotros? Sois una pandilla de matones... Finalmente se escapan juntos y huyen por los campos aunque Jinju duda: se veía empujada en direcciones opuestas por fuerzas igualmente poderosas, pero el amor que siente por Ma puede con todo. Hermosos párrafos sobre sus encuentros sexuales.

Volvemos al presente y presenciamos la violencia que los policías ejercen contra Gao Yang y otros detenidos (entre ellos está Cuarta Tía Fang, la madre de Jinju) camino de la comisaría. Los torturan sin piedad, es casi insoportable. Los policías, incluidos mujeres, son inhumanos, parece que disfrutan con lo que hacen, no hay piedad y te  hacen sentir que es algo normal, incluso que se lo merecen. La descripción de las sensaciones se hace desde dentro de los personajes, es muy física, muy real. No escatima detalles. En medio de tanto dolor, descubrimos que Jinju está embarazada y vaga por los caminos como enloquecida: comparado con la pobre Jinju, él no tenía motivos para quejarse. La gente debería tener en cuenta las cosas positivas que hay en su vida, piensa el bueno de Gao Yang  mientras le torturan. Todo es violencia, ¿de dónde viene esa violencia?

En medio de todo ese horror Gao Yang recuerda los momentos felices del cultivo del ajo que les va a proporcionar una vida mejor. Pero su mujer afirma que los que siempre se enriquecen son los funcionarios corruptos: ese tipo nunca ha tenido problemas para ganar dinero pero la gente como nosotros, que nos ganamos la vida con la tierra, seguiremos siendo pobres dentro de miles de años. Llama la atención constatar como en una sociedad aparentemente nueva que quiere acabar con las desigualdades sociales, éstas estén más marcadas que nunca. En mi opinión, Mo Yan realiza una crítica implacable contra el estado de las cosas en la China rural de finales del siglo XX (que conoce tan bien), sobre todo contra la corrupción y la violencia que emana del poder y que también pervive en el seno de las familias.

Plazos

Es hora de vuestros comentarios sobre esta primera parte. Espero que sean numerosos. Mientras, seguiremos leyendo, a lo largo de una semana más o menos, desde el capítulo 7 (Pág. 149) hasta el final del capítulo 13 (Pág. 318).   

Anuncios

6 comentarios to “No estoy llorando, se recordó Gao Yang a sí mismo, no estoy llorando”

  1. Kelly 14 de marzo de 2014 a 21:05 #

    Hola a todos,
    Como dice Erie, me parecía interesante un cambio de cultura en nuestras lecturas, para conocer otras sociedades y culturas, a pesar de que mis experiencias con la literatura china hasta ahora no me han dado un resultado positivo, supongo que las encuentro demasiado diferentes, demasiado lentas, etc.
    Con el nombre de “Paraíso” la ironía resulta todavía más desgarradora.
    Entiendo que el rojo al igual que en el arte representa el dolor y la violencia, la sangre derramada,..
    En ésta obra el autor hace una crítica despiadada de la sociedad que le tocó vivir: la Revolución Cultural, la dictadura comunista que prometiendo una ilusoria igualdad, lo único que consiguió fue expandir la miseria más absoluta y crear unas inmorales, viciosas y corruptas élites muy minoritarias con un poder absoluto, como desgraciadamente todavía vemos en Corea y Vietnam del norte, Bielorrusia, Ucrania, etc.
    Como dice Chus resulta increíble que todo lo que cuenta haya pasado ¡¡en 1987!!, cuando la clase de vida que nos muestra se asemeja más bien a un país medieval, como sucede con los países islámicos con esas costumbres, rituales y leyes tan terribles.
    Como en todas las edades del mundo, la mujer tiene siempre el peor papel, la eterna opresión, en realidad una esclavitud bajo los padres, hermanos, cualquier varón y por supuesto de funcionarios y autoridades, la sumisión total al abuso, la violencia y todo lo que pueda suceder….
    Me parece interesante la estructra de saltos en el tiempo que nos va aportando los datos necesarios para entender lo que sucede ahora, así como el lenguaje que utiliza,; aunque todo esto desaparece ante la violencia, brutalidad, miseria y sus detalladas descripciones que no es que me sobrecojan como dice Chus, sino que me resulta insoportable, excesivo y sumamente desagradable , esos olores, la fetidez, el sudor, el ajo podrido, los golpes, la sangre, la cabeza separada, vómitos,….

    Terrible…

  2. rosario sanchez 15 de marzo de 2014 a 4:17 #

    hola, he llegado hasta el capitulo 5 , nunca había leido nada de un autor chino, al principio me costo acostumbrarme al ritmo lento de la lectura y a los constantes cambios de tiempo con los recuerdos que van y vienen, sin embargo me parece una lectura excelente para instruirnos sobre como se han presentado los acontecimientos históricos en otras culturas. las baladas del ajo están inspirada en un hecho real en china y me parece que el autor logra trasmitir muy claramente las imágenes, uno puede trasladarse y ver, sentir el hedor y el dolor que quiere trasmitir. estos capítulos hablan mucho de la naturaleza humana como se relacionan los seres humanos, la relación entre los pobres y los ricos, la opresión de la mujer también esta presente. No quiero caer en la simpleza de decir que estas tristes realidades solo ocurren en los regímenes como el chino. lamentablemente la opresión de los pobres ocurre en occidente tb. me ha maravillado como este autor a traves de un realismo extremo logra transportarnos hacia la china de los 80 sentir el sufrimiento de nuestros protagonistas sin duda una gran obra, para aprender mucho de otras culturas.

  3. susana 17 de marzo de 2014 a 20:26 #

    Avanzando en la lectura del libro la crudeza de las descripciones, que trasmiten olores, y sensaciones tan desagradables hacen difícil encontrar algún resquicio de esperanza en el ser humano. La resignación de los oprimidos, sobre todo las mujeres cuya dignidad es pisoteada por sus propias familias, la crueldad extrema de los soldados que apresan a los campesinos revolucionarios, instalan en el lector la desolación. El autor se recrea detallando las torturas infames, diseccionando los horrores de las celdas, con excrementos, piojos y suciedad por todas partes…el autor retrata sin piedad el ocaso de los personajes ante su destino. Cada página nos inflige un castigo más, vivimos con ellos su desgarro y el relato es tan aspero que sólo nos da tregua cuando nos fotografía el campo o nos hace participar del amor entre Jinju y GaoMa…aun incluso dejando claro que no es un amor poético, sino un amor urgente, pero liberador a pesar de todo…sinceramente me está costando mucho cogerle gusto a una narración tan descarnada…

  4. Yago. 20 de marzo de 2014 a 2:00 #

    Ante todo buenos días, tardes o noches según sea el caso.
    Una vez que he leído hasta el capítulo seis…primero en un e-book bastante molesto para la vista y después con un libro prestado por el club, son muchas y variadas las ideas que llegan a propósito de la obra.
    Me ha llamado la atención la presencia de un “rapsoda” que dirija la obra con breves estrofas…en nuestro mundo moderno destaca su presencia por ser algo que nos recuerda al mundo clásico greco-romano, pienso que con este contraste el autor intenta destacar el subdesarrollo de la sociedad china y el arraigo que ésta tiene todavía con tradiciones milenarias difíciles de comprender en algunos casos.
    La obra, hasta el momento, gira en torno a un momento crítico -la detención- de Gao Yang y Gao Ma y todo lo que éstos han vivido hasta llegar a ese momento. De alguna manera, me recuerda a esas diosas nórdicas -las Nornas- que leían el futuro hilando y tejiendo en una rueca o las Parcas latinas. Es como si los hilos de las vidas de cada uno de los personajes, después de seguir distintos derroteros, se hubieran juntado y anudado en el momento de la detención. Y, a partir de ese momento, lo que hace el autor es contarnos lo que se lee en el pasado y en el futuro de los personajes como si estuviera leyéndonos en voz alta lo que está escrito en la cinta de un telégrafo.
    Llama la atención el continuo uso como elemento descriptivo del color rojo, tanto para momentos positivos como negativos…una duda que tengo es cuál será el significado de este color en la cultura china ¿será el mismo que le damos nosotros en occidente?.
    Gao Yang nos muestra la absoluta miseria y un cierto derrotismo, como si ya se hubiera dado por vencido y aceptara su situación como normal. Algo que simboliza y personifica ese derrotismo creo que se observa en su hjja…una chiquilla ciega y llamada a ser tan pobre como su padre. No sólo es destacable esa pobreza patrimonial y su ceguera, la primogénita del protagonista no es varón y como todos sabemos las mujeres no lo tienen fácil en una sociedad china que tiene un sistema de crecimiento poblacional.

    Gao Ma es un joven que cumple con la sociedad en la que vive, está orgulloso de su pasado como soldado aún y cuando creo recordar que vivió una relación con la concubina de un superior en rango…un acto inmoral en una sociedad que se dice perfecta y una “traición” a un jerarca dentro de un país altamente militarizado.
    Gao Yang sufre el abuso de la China moderna, la China de Mao, la China de la Revolución Cultural y el progreso económico que considera al ser humana una unidad productiva propiedad del estado y nuestro segundo protagonista que defendería inicialmente es sistema se descubre detenido y traicionado igualmente por éste cuando intenta ejercer un derecho aprobado por la ley moderna que prohíbe los matrimonios concertados por familiares.

    Dos personajes…dos dramas..y, sobre todo, dos chinas. Una China como he dicho moderna y comunista y otra China tradicional y milenaria. Para sorpresa de todos, ambos mundos continúan vigentes, respetándose y aceptándose para sobrevivir al paso del tiempo aunque con ello tengan que estrangular al pueblo haciéndolo vivir en la miseria, rodeándolo de olores nauseabundos y ajos podridos.

    De alguna manera me inquieta pensar que de la misma manera que la Gran Muralla China fue construida sobre los cadáveres de los hombres que fueron obligados a levantarla, la gran China actual está siendo construida también sobre los cadáveres de los herederos de los anteriores. Al final, la historia se repite y de la misma manera que hoy millares de turistas observan sorprendidos la maravillosa muralla sin recapacitar en el drama que esconde nosotros miramos sorprendidos el gran milagro chino actual…sin pensar en su coste.

    Deseo que Mo Yan consiga que, al final de su novela, hayamos pensado un poco en ese coste.

  5. Kelly 21 de marzo de 2014 a 20:58 #

    Hola a todos,
    he acabado la segunda parte de la lectura a saltos, ya que me resulta absolutamente repugnante. Encuentro que toda esa extrema recreación de detalles escabrosos. por no decir otra cosa,es totalmente innecesaria y excesiva para el desarrollo de la historia, si pretende impresionarnos por la crueldad de las terribles situaciones que viven los personajes, en mí sólo consigue una sensación de asco que sobrepasa largamente la de injusticia, dolor,terror, etc. que sería lo que merecería ésta historia.

  6. fjbarral 22 de marzo de 2014 a 0:39 #

    La lectura de esta novela se me está dando algo lenta, aunque creo que ya voy entrando en materia, porque se conocen mejor los personajes o bien la novela comienza su desarrollo argumental más constante. El caso es que estoy terminando la primera parte, aunque creo que a partir de aquí podré ir recuperando terreno. 🙂
    Normalmente no necesito avanzar tanto para poder tener ya opiniones sobre su contenido y estilo, pero en este caso he tardado más. La repulsión en mi caso es menor que la expuesta por Kelly, y la voy considerando en relación con las relaciones que se muestran entre los personajes. Se nos describe una forma de vida ruin, donde hay reacciones básicas y la mayoria de las veces injustificadas. Muestran desagrado extremo repentino ante olores o personas. Las relaciones se basan en aprovecharse de los demás en la medida de lo posible y no se muestra empatia ni tan siquiera (o especialmente) entre familiares. Se nos muestran escenas desagradables de vómitos, golpes y sangre; de relaciones de poder donde se mezclan relaciones tradicionales con nuevos aspectos de derechos que provocan conflictos generacionales. Se nos muestra un tipo de vida rudo y trabajoso, en que sin embargo cabría cierta armonia si no fuera por el poco respeto entre todos ellos.
    Se ha establecido una cierta dualidad entre los personajes de Gao Ma y Gao Zhang, rebelde y sumiso respectivamente, aunque parece que le va mejor al primero por lo que nos muestra que la lucha por la felicidad produce mejores resultados, pese a las dificultades, que la sumisión y el abandono.
    En cuanto a lo dicho sobre el color rojo, no lo aprecio en escexo, teniendo en cuenta que al ser un color muy considerado en China es normal que se encuentre abundantemente. Algo sobre los colores:
    Amarillo simboliza la realeza y el poder del trono.
    El primer emperador de China era conocido como el Emperador Amarillo. China se refiere a menudo como Tierra Amarilla, y su madre río es el río Amarillo. El color de la piel de la población china es de color amarillo.
    Durante la dinastía Song (960 – 1279), azulejos amarillos fueron usados para construir los palacios imperiales. Durante las dinastías Ming (1368 – 1644) y Qing (1636 – 1911), los emperadores vestían túnicas amarillas imperial. Iban en carros “Palacios Amarillos” y viajaban por “Caminos Amarillos”. Las banderas oficiales eran de color amarillo. Los sellos oficiales fueron empaquetados en tela amarilla. Con vistas a la Ciudad Prohibida de Beijing, se puede ver un mar de tejados de color amarillo de teja vidriada. Animales y urnas doradas de cobre adornan muchos palacios.
    El rojo es el color nacional de China y representa la felicidad, la belleza, éxito y buena fortuna.
    El rojo es utilizado ampliamente en la vida cotidiana. Linternas rojas adornan negocios y residencias. Dobles filas de letras en rojo “Xi” (felicidad) se pegan en las puertas y portones. La gente vestía de rojo durante las bodas, festivales y otros eventos y celebraciones. Sobres rojos rellenos de dinero se dan como regalos durante el Año Nuevo Chino.
    El verde simboliza el dinero.
    Edificios, bancos y restaurantes son a menudo pintados en verde y rojo.”
    (http://www.viaje-a-china.com/cultura/numeros-y-colores-suertes.htm)
    En cuanto a la estructura, como has apreciado Chus, distribuida en dos o cuatro partes, se puede deber a la apreciación sobre los números que culturalmente parece que existe en China, en la misma página anterior:
    “En la cultura china, algunos números se consideran “afortunados” porque sus pronunciaciones suenan similares al de las palabras que tienen significados de “suerte”.
    Los números de la suerte son muy importantes en la cultura china. Las personas seleccionan números de la suerte al elegir residencia, números de teléfono, direcciones de negocio, las fechas de bodas, festivales y otros eventos y celebraciones.
    (…)
    Los números pares son preferibles a los números impares.
    Chinos creen en la armonía y el equilibrio. Por lo tanto, los números pares son preferibles a los números impares. El número 2 representa la armonía, y el número 6 de éxito. La pronunciación del número 9 suena similar a la palabra de permanencia.”

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s