Archivo | 23:27

Donde el corazón te lleve: un alegato a favor del amor

24 Sep

Donde el corazón te lleve, publicado en 1994, es sin duda el libro más conocido de la escritora italiana Susanna Tamaro. Muy pronto se convirtió en todo un fenómeno editorial, ha sido traducido a 35 idiomas, llegando a alcanzar la cifra de trece millones de lectores en todo el mundo (dos millones y medio sólo en Italia y más de un millón de ejemplares vendidos en España).

La novela es una sucesión de cartas que Olga, una anciana pasados ya los ochenta años, le escribe a su nieta, a la que ha educado como a una hija, que se ha marchado a América, sólo dos meses antes, en la edad crítica de la adolescencia. Unas cartas escritas sin intención de enviarlas, ya que entre sus pactos está el de no escribirse. Después de una infancia llena de amor y entendimiento su relación no ha sido muy buena en los últimos tiempos. La chica huye de esa situación buscando su destino. Ante la inminencia de una muerte anunciada por los médicos, Olga siente la necesidad de contarle a su nieta todo aquello que no le ha dicho antes acerca de su vida y su pasado. La anciana desea que, a la vuelta de la nieta a casa y ante su más que probable ausencia, ésta tenga la verdad de su vida. Asimismo, las cartas constituyen un ajuste de cuentas consigo misma, sobre todo con los errores cometidos y las palabras no dichas. Olga busca con esta confesión su redención.

Nos encontramos, pues, ante un monólogo epistolar (las cartas abarcan un periodo de algo más de un mes) escrito con un lenguaje sencillo y directo en el que Olga se deja llevar por sus recuerdos y sentimientos. No es una narración lineal sino que a lo largo de la lectura vamos dando saltos del presente al pasado y, de éste, de nuevo al presente mientras la anciana va desgranando reflexiones sobre los temas que más le conciernen a la vez que realiza un profundo análisis de las relaciones que mantuvo con sus seres más allegados. Olga le habla a su nieta y se habla a sí misma en voz baja con intimidad, verdad y una gran sensibilidad.

El título resume la intención del libro: un verdadero alegato a favor de que el amor sea el que guíe nuestros pasos en la vida. Un texto que mueve nuestras emociones más básicas, nos hace reflexionar sobre nuestra propia vida y nos invita a conocernos a nosotros mismos.

El personaje principal y casi único es Olga pero en su relato aparece la vida de cuatro generaciones de mujeres, víctimas y producto de su época, entorno familiar y social. La madre de Olga, ella misma, su hija y su nieta. Los hombres aparecen pero más en un segundo plano. El futuro es la nieta, la que todavía tiene tiempo para pararse a reflexionar, escuchar a su corazón e ir donde él le lleve. La que puede evitar cometer los mismos errores que sus predecesoras. El punto de vista es subjetivo, sólo conoceremos a los demás personajes a través de los ojos de Olga.

La abuela deambula sola por la casa vacía con la única compañía de Buck (un perro que había adoptado su nieta cuando era niña) y su jardín. El jardín de la casa, con sus árboles y sus flores, está continuamente presente. Es mucho más que un decorado.

No quiero adelantar ningún acontecimiento para no desvelar la trama de la novela. Ya tendremos tiempo de hablar de ello cuando analicemos la obra por partes.

Aquí os dejo un enlace en el que podéis leer una entrevista a Susanna Tamaro realizada por Eduardo Martínez Rico.

Plazos

Dividiremos la lectura en dos partes. A lo largo de una semana leeremos hasta la página 85 (donde termina la carta del 29 de noviembre).