Sábado

26 Feb

RiachueloLa segunda parte de la novela se abre y se cierra con las reflexiones de Margarete. Parece que el autor toma partido por ella para poner en su boca las reflexiones más acertadas. A través de sus pensamientos, más que sus escasas palabras, la vamos conociendo. Margarete personifica el equilibro en medio de los demás personajes más inestables (Le parecía realmente adecuado que Christiane hubiera llevado allí a Jörg tras su liberación. Tal vez perdiera en aquel lugar su enfermedad y los demás las suyas). Además el autor nos sorprende con el comienzo de un idilio entre ella y Henner. Algo que se presiente sólido a pesar de lo inesperado para ambos.

Los personajes se van despertando a un nuevo día en la vieja casa de campo, todos piensan en lo ocurrido el viernes y están llenos de interrogantes. Durante el desayuno se desencadena una interesante discusión sobre la lucha armada. Ulrich ataca con fuerza, y también Karin, ante la postura de Jörg: disculpas, justificación (En la guerra se dispara y se mata […] Estábamos en guerra, así que disparé y maté), autodefensa, indiferencia ante las víctimas… pero no puede ni terminar las frases (Lamento que el mundo no sea un lugar en el que no…, que sea un lugar en el que…). Marko le apoya reincidiendo en la idea de la guerra (Se trataba de una guerra auténtica).  ¿Qué opináis sobre esta idea de ver la situación como una guerra? Es la disculpa que siempre han dado los terroristas occidentales: una guerra contra el Estado, contra el sistema capitalista.

Al final de la discusión, Jörg le acusa a Henner de ser él su delator (parece que es lo único que le interesa decir). En un paseo posterior, Margarete le desvela a Henner que fue Christiane quien lo hizo (Lo traicionó por miedo; por cariño y por  miedo). Esto me recuerda a la película italiana “La mejor juventud” de Marco Tullio Gordiana, no sé si la habréis visto, si no es así, os la recomiendo, es un emocionante retrato, a través de la vida de dos hermanos, de la Italia que va de los setenta al año 2000. En ella, un personaje femenino milita en las Brigadas Rojas y su marido la delata, por amor, para que no la acaben matando.

Continúa la novela paralela de Ilse. El autor le dedica dos capítulos en esta segunda parte. Ilse parece estar inspirada y, a la vez, se interroga sobre el proceso de escritura, de gestación de una novela. A través del personaje de Jan, Ilse nos narra el  la vida de los terroristas en aquellos años: sus pensamientos, sensaciones, la clandestinidad, los secuestros, cómo se enfrentan a su primer asesinato (Con el primer asesinato Jan había traspasado la línea de ese contrato social que hace que no nos matemos los unos a los otros. ¿Qué podía detenerle después de eso?). Con esta narración paralela, el autor llena el hueco que la novela principal no aborda sobre el principio y los porqués de los que, como Jörg, acabaron en prisión o muertos. Esta novela dentro de la novela está muy bien narrada y permite al autor lucirse en otro registro.

Christiane se va liberando poco a poco de su actitud protectora. Ante la amenaza de que Jörg pueda saber que fue ella quien lo delató y el miedo a perder a su amiga (más que amiga en otros tiempos) Margarete (por su aproximación a Henner) y quedarse sin sus dos seres más cercanos, una sensación de resignación se apodera de ella y, curiosamente, se empieza a sentir más libre. Es un proceso complejo que va a ir viviendo y que la va a hacer más humana.

La cuestión del comunicado de prensa que Marko escribe en nombre de Jörg y que, finalmente, entrega a la prensa sin que Jörg dé su consentimiento está, a mi parecer, cogido con alfileres. El autor levanta muchas expectativas sobre ello para luego resolverlo fácilmente y quedar en nada. Simplemente nos sirve para mostrarnos la indecisión de Jörg sobre la cuestión de liderar un nuevo “movimiento revolucionario”. Indecisión que estamos captando casi desde el principio de la novela.

Y, por fin, aparece el último personaje, un tal Gerd Schwarz, estudiante de arte que se interesa por la casa y al que se le invita a unirse a ellos (¿cómo dejan quedarse a ese chico que no saben quién es y hablar delante de él cosas tan íntimas? Se supone que han tomado muchas precauciones para que nadie sepa donde está Jörg esos primeros días de libertad). Un joven que escucha en silencio todo lo que se habla hasta que, tres capítulos después, en medio de una tensa discusión y en un golpe de efecto buscado por el autor, desvela su verdadera identidad: es el hijo de Jörg (Ferdinand Bartholomäus, en homenaje a Ferdinando Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti), al que nadie ha conocido, ni siquiera su padre, porque se lo llevaron los abuelos maternos siendo un niño a Suiza. Antes de que el hijo le cante las cuarenta su padre, los demás se dejan llevar por sus sueños no realizados, y ahí, habla Margarete con toda la verdad, desde mi punto de vista: Vivimos en un exilio. Lo que fuimos y quisimos seguir siendo y quizás también lo que estuvimos destinados a ser lo perdemos, pero a cambio encontramos otras cosas. Incluso cuando pensamos que vamos a encontrar lo que estamos buscando, la verdad es que damos con una cosa distinta. […] Puede que sea eso lo que provoca que surjan terroristas. Puede que sean personas que no soportan vivir en el exilio y quieran instaurar su sueño de una patria a base de bombas. Un buen párrafo para reflexionar y comentar.

En fin, el hijo suelta todo su dolor y su rabia, con toda razón. El padre se queda helado, no sabe ni qué decir. Y para terminar, Dorle, que no ha podido con el padre, se lleva al hijo a pasear, a calmarlo, a hablar con él, y, como quien no quiere la cosa, acaban en la cama. Como Henner y Margarete. Bueno, a mi parecer el relato va adquiriendo un cierto tono de culebrón alejándose de lo verdaderamente importante. Veremos qué nos depara el domingo.

Plazos

Continuamos la lectura con la tercera y última parte, Domingo, a lo largo de una semana. A la vez, podéis ir dejando vuestros comentarios.

Anuncios

5 comentarios to “Sábado”

  1. fjbarral 1 de marzo de 2013 a 1:41 #

    Saludos a tod@s,
    Esta segunda parte hace que avancemos en los problemas y diferencias entre los invitados a pasar el fin de semana en el campo con Jörg, sin embargo el ambiente pese a algunos sobresaltos, es cordial y relajado … por eso el relato de ilse nos sirve de contra punto para mostrarnos la otra cara de las actividades revolucionarias. Pese al idealismo y a la aparente simplicidad de buenos y malos, de sufridores y dominantes, del papel social de estamentos preferentes, de poderes fácticos … y de la lucha activa contra estos, con sus víctimas que se pueden considerar necesarias esconden un drama detras. Todo esto se nos presenta a través del relato de Ilse, mientras los viejos amigos recuerda los buenos tiempos.
    De esta forma se nos presenta ambos aspectos, aunque hasto ahora sólo hace hincapié en la parte de los llamados terroristas y su aparente falta de sensibilidad ante el sufrimiento que provocan … y esto puede ser totalmente fácil, pero también se produce no en pocas ocasiones de parte del poder establecido, quién con más medios utiliza procedimientos alegando la necesidad de utilizar las misma armas, de la agilidad … vamos en ambos casos parece que quieren establecer que el fin justifica los medios. Algunos no en pocas ocasiones han tenido que utilizar la violencia para sobrevivir, algunos han tenido que luchar quizás necesariamente … si embargo creo que en la mayoría de los casos esta lucha termina con determinados intereses que no es la autodefensa, sino la dominación, adquirir poder sobre los demás, en ambos casos.
    Además me parece curioso que al terminar y empezar cada parte, cada día, con escenario campestres, naturales y relajantes, que sirven de contrapunto a la vía más social que representa el grupo de amigos.
    El estilo de escritura es directo y la forma de desarrollar la historia también, sin perder tiempo se nos presentan los problemas, las decisiones, que se encuentran condensadas en el tiempo … es un valor añadido comprobar como (nosotros que estamos acostumbrados a una mayor rutina, y que pasemos largos espacios de tiempo sin grandes sobresaltos), existe una cierta sinceridad y rapidez en la sucesión de los hechos. Sin embargo, con tantos giros se corre también el riesgo de llegar a situaciones que queden un poco cogidas con pinzas o a ciertos callejones sin salida.
    Historicamente, la banda alemana surgió como un grupo de jóvenes con intereses revolucionarios que de pronto quisieron pasar a la acción y el estado no los consideró importantes hasta que sus acciones se hicieron más rádicales y luego dejó caer todo su operativo para acabar con ellos rápidamente, hasta que se produjo la muerte colectiva de la mayoría de sus miembros mientras estaban en la calcel, al parecer un suicidio colectivo … pero esto no aparece en la novela.

  2. kelly 1 de marzo de 2013 a 20:57 #

    Hola a todos:
    Este segundo día continua con las diferentes actitudes de cada uno ante los hechos anteriores. Todos siguen en tensión, a la expectativa de lo que les depara esta reunión, incluso parece que todos temen el tiempo que les queda hasta el domingo; me llama la atención Ulrich con su agresividad y sus increíbles preguntas en una reunión que se supone de conciliación y propuestas de futuro, cuando todos los demás están intentando poner todo de su parte para que Jorg pueda restablecer una vida normal en sociedad.
    Prosigue la lucha entre Marko y Christiane por redirigir la vida de Jorg, Marko lo intenta todo: acusarle de doblegarse al poder, amenazarle con que ya no será nadie si lo deja ahora, intentar poner el comunicado sin su consentimiento….Mientras Christiane lucha contra él y con un mar de contradicciones que lleva dentro, donde su único interés es proteger a su hermano, aún tomando a veces decisiones muy arriesgadas, como denunciarlo o pensar que estaría más seguro en la cárcel.
    El libro de Ilse me está gustando más que lo demás, parece que tiene un orden cronológico que le da más sentido, es curioso y realista, creo yo, cuando nos cuenta que Jan intentaba leer, pero ya no conseguía establecer una conexión entre lo que leía y su forma de vivir. se había decidido por la lucha y contra el conocimiento.
    Muy Interesante la influencia y repercusión de la vida de los padres en la de los hijos a través del inflexible juicio que hace el hijo de Jorg, además de pretender una explicación, que o bien asume lo que hizo y considera que fue justo o bien considera que estaba equivocado y se arrepiente. Lo que por cierto es absolutamente increíble es como lo introduce ahí, como dice Chus, con las medidas que habían tomado y dejan entrar al primer intruso que se presenta y además hablan delante de él temas tan delicados, esto ni con pinzas se sostiene, creo que tendrían que haberlo pensado mejor.
    Finalmente parece que a todos ellos les pesa la madurez y deben reconocer como casi todo el mundo que nadie consigue lo que quiere,que hay que reconciliarse con el fracaso y que la vida hay que tomarla como viene,(pag.150,151,152,172).
    El personaje de la chica continua pareciéndome innecesario y absurdo, cuando sólo parece tener un interés.
    Por lo demás no estoy en absoluto de acuerdo con el terrorismo, creo que nadie puede disponer aleatoriamente de la vida de nadie, sólo son asesinos, que como dice en la obra se han alejado del conocimiento para dedicarse a la violencia con la disculpa de que es una querra, cuando son ellos sólo los que la han declarado unilateralmente, por demás atacando a gente inocente que generalmente nada tiene que ver con las decisiones políticas que intentan derrotar, y como dice jfbarral, acaba defendiendo oscuros intereses, casi siempre económicos que utilizan a esos ignorantes para sus fines .
    Saludos

  3. eva g. 2 de marzo de 2013 a 1:22 #

    Con respecto a la idea de guerra que sobre el terrorismo tiene Jorg y Marko,no se puede justificar,ningún bando/ninguna ideología puede usar como arma el quitar la vida a otro ser humano para conseguir un fin ,sea ejercer el poder sobre el otro bando o buscar la liberación del opresor.En terrorismo ambos bandos son culpables,son dictadores a su manera,los terroristas quitando vidas y el Estado ,los gobernantes, con su política antiterrosrista de la que el ciudadano de a pie sólo conoce lo que al gobierno le interesa mostrar (me gustaría saber qué métodos usan los gobiernos que clasifican como secretos).Ejemplo,EE.UU.,lucha contra el terrorismo pero no le importa cargarse los derechos fundamentales de las personas,no matan directamente cómo los terroristas,pero torturan en Guantanamo o invaden un país siguiendo sus interese económicos,como Irak,es los equirara con los terroristas.
    Me está gustando el libro es ameno,de fácil lectura , me tiene intrigada el desenlace (sobre todo la novela que está escribiendo Ilse).
    Comparto con los otros compañeros que la introducción del hijo de Jörg en la trama está poco trabajada

  4. susana 7 de marzo de 2013 a 22:09 #

    El segundo día de encuentro en la casa da paso a una narración un poco caótica en la que el autor apenas profundiza en las cuestiones que esbozaba en la primera parte, presenta otros personajes, como Gerd, que resulta ser el hijo de Jorg, y da más protagonismo a Marko, en su defensa de la lucha para encauzar la salida “digna” de un personaje que le sirve para sus fines, importándole bien poco lo que en realidad él necesita. En el primer caso la llegada de Gerd a la casa nos resulta poco creible, porque como dice Chus, tanta precaución en mantener el secreto y dejan colarse a un desconocido, escenificando ante él un diálogo más que comprometedor sobre la lucha armada sin ningún reparo.Sí es interesante el punto de vista que el chico ofrece y la pobre respuesta de su padre, que no sabe ni puede justificar el porqué de su cobarde abandono. Tampoco parece que el escritor resuelve bien el tema del manifiesto, al que tanta importancia se le daba al principio..El presunto debate sobre la necesidad o no de la violencia y su legitimación en el enfrentamiento con el Estado se trata de puntillas, sin aprovechar ese escenario tan proclive a la reflexión como el que se nos anticipaba desde las primeras páginas…estoy totalmente de acuerdo cuando comentais que el pulso de la narración lo retoma la historia de Jan, bajo la pluma de Ilse, quien se revela finalmente como la verdadera ideóloga, a la sombra de sus compañeros es quien nos descubre el verdadero quid de la cuestión, por qué uno decide escoger ese camino y las fatales consecuencias que asume quien lleva su plan hasta el final…

Trackbacks/Pingbacks

  1. El fin de semana de Bernhard Schlink | Blogs Clubs Lectura das Bibliotecas Municipais da Coruña - 29 de enero de 2014

    […] Club virtual de lectura, que cubren cada una de las partes en las que se divide la obra: viernes, sábado y […]

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s