De la filosofía a la Viena de Fin de Siglo pasando por los personajes de la Disney

1 Oct

El psicoanalistaEs hora de comentar la segunda parte del libro, 10 relatos en la misma línea que los anteriores: ironía, surrealismo, absurdo, delirio, crítica… Yo creo que Woody Allen se lo tiene que pasar muy bien escribiendo estos “nonsenses” ya que no depende, al contrario que en sus películas, más que de él mismo y su imaginación. Echo de menos un relato protagonizado por un hipocondríaco, tan presente en sus películas y cuyos miedos tanto nos han hecho reír. El otro día vi por enésima vez Hannah y sus hermanas, una de mis preferidas, y toda la secuencia del tumor cerebral me hizo reir de nuevo a mandíbula batiente.

En general no os están gustando mucho los relatos. Algo parecido me ha pasado a mí, esperaba mucho más de Woody Allen y, por eso, quizás, me ha decepcionado. No me reído tanto como me hubiera gustado y algunos me han parecido muy flojos. Pasemos a comentarlos.

Peligro, caída de magnates, escrito a manera de guión, relata el ascenso y caída vertiginosa, hasta acabar vendiendo hot-dogs, de un productor de cine. Para mí, esta historia es de las más flojas del libro.

El rechazo es una crítica contundente al “tanto valgo según a qué colegio vaya”, algo que en EEUU es importantísimo. El rechazo de un hijo por un centro preescolar de prestigio es el fin de su padre, un rico de Manhattan, que acaba en la indigencia. La crítica es buena pero el relato lo considero flojo.

Cantad, Sacher Tortes es uno de los mejores, un desatino graciocísimo con los personajes de la Viena de Fin de Siglo protagonizando una comedia musical. Un empresario teatral caído en desgracia idea un guión delirante por el que desfilan Alma Mahler, como bomba sexual, Mahler, Gropius, Werfel, Kokoschka, Freud, Kafka… Los títulos de las canciones que interpretan son buenísimos. Sólo imaginármelos a todos en escena me ha hecho reir. Muy bueno.

El sol no sale para todos es también muy bueno. El mundo de las reformas de las casas y sus chapuzas llevado hasta extremos inauditos. Tiene un arranque genial, y todo lo  demás es una sucesión de delirios a cual más ingenioso. Risas garantizadas.

En Atención, genios: pagos sólo al contado aparece el mundo del psicoanálisis como no podía ser menos viniendo de Woody Allen. Otro de sus temas recurrentes. Sus horas de psicoanálisis le han servido para escribir un buen relato. Una sátira en la que se ríe de todos: pacientes y psicoanalistas.

Tirad demasiado de la cuerda me ha costado entenderlo pues no tengo ni idea del mundo de la ciencia. Es una ingeniosa combinación de la física y de la vida pero se me escapa. ¿Alguien me lo puede explicar?

Y llega mi preferido: Por encima de la ley, por debajo del somier. El absurdo llevado hasta sus más altas cotas en la historia del robo de las etiquetas de todos los colchones de una casa. Me he reído muchísimo con frases como estas: la tierra es cultivable y se encuentra fundamentalmente en el suelo; “A la señora Washburn le gustaba cambiar las bombillas todos los martes y los viernes, fuera necesario o no”, explicó. “Le encantaban las bombillas recién puestas. La ropa blanca sólo la cambiábamos una vez al año”; entonces se le heló la sangre al ver una enorme sombra cernirse amenazadoramente en la pared. El corazón se le aceleró y quiso gritar. Pero de pronto cayó en la cuenta de que la sombra era la suya y, tomando la firme resolución de ponerse a dieta, telefoneó a la policía; al poco tiempo, Stubbs y Doxy Nash empezaron a mantener relaciones sexuales en secreto, aunque ella no tardó en enterarse; Asa Chones se enzarzó en una disputa con su vecino por causa de un cerdo que entró en el jardín del vecino. Los dos hombres discutieron acerca de la propiedad del cerdo durante varias horas, hasta que Chones cayó en la cuenta de que no era un cerdo, sino su esposa. Y el final esta vez sí que está a la altura de todo el relato: aunque sigue siendo discutible que la pena de muerte sirva como disuasorio, los estudios demuestran que la probabilidad de que los criminales reincidan se reduce casi a la mitad después de la ejecución. A mí me ha recordado a A sangre fría de Capote, en el escenario rural, el “crimen”, los personajes…, podría verse como una gran parodía de la obra de Capote. ¿Qué opináis vosotros?

Así comió Zartustra es un espectacular repaso a todos los filósofos de la historia… según su dieta, y además ¡escrito por Nietzche! Demuestra un gran conocimiento de la filosofía e incluye una crítica a las dietas tan en boga hoy en día.

Sorpresa en el juicio de la Disney es un delirante juicio en el que el testigo Mickey Mouse saca los trapos sucios de todos los demás personajes de Disney mezclados con actores de carne y hueso. Muy ingeniosa.

Y por último La ley de Pinchuk me ha parecido de las más flojas. Novela negra con policías detrás del asesino de unos enigmáticos asesinatos donde éste no deja ninguna huella. Al final el asesino resulta ser un dentista que los mata con su cháchara incesante.

No sé si estaréis de acuerdo con mis comentarios por lo que ahora os toca a vosotros opinar sobre ellos y sobre cuál os ha parecido mejor o peor y el porqué.

Plazos

Algunos todavía no habéis dejado ningún comentario. Este es el momento para hacerlo sobre el conjunto del libro.  Tenéis una semana para hacerlo.

Anuncios

13 comentarios to “De la filosofía a la Viena de Fin de Siglo pasando por los personajes de la Disney”

  1. fjbarral 2 de octubre de 2012 a 11:36 #

    Estaba terminando de preparar el comentario para la primera parte cuando has colocado el de la segunda, y estaba tardando ya que me centraba más en mis opiniones sobre el autor y su evolución que sobre los mismos, y pensaba que esas opiniones quizás eran más generales y propias de los comentarios finales, y por eso incluyo aquí los comentarios de la primera y segunda parte, dejando los demás para más adelante.

    Los diferentes relatos que hemos leído en la primera parte cuentan en algunos casos (4 para ser más concretos), con una noticia real que el autor desarrolla a su modo. Son el caso de “Rescate tandoori”, “Sam, le has puesto demasiado aroma”, “Qué paladar tienes, muñeca” o “Gloria aleluya, ¡adjudicado!”. En los otros casos el primero toma como inspiración folletos publicitarios (“Errar es humano, flotar divino”) y en los tres restantes se basan en experiencias o ideas personales (“Pluma de alquiler”, “Calisteria, urticaria, montaje final” y “Querida niñera”).

    De estos relatos, el que más me ha gustado es el primero, la forma en que da por supuesto (por constatación directa) de que al final lo que dicen los folletos es cierto y puede ser como Díos y además aprovecharse de ello, pero para ello tiene que degradarse y aunque no le importa (está acostumbrado o quizás le interesan demasiado lo que puede conseguir), abandona cunado tiene que hacer de esclavo sexual (con lo que a priori perece que le gusta pero creo que es él el que quiere poder decidir), y por cuestión de principios abandona habiendo conseguido tan sólo levitar (para demostrar que hubiera llegado a conseguirlo de haber continuado). Aunque al final nos muestra como su amigo todopoderoso sucumbe, por lo que quizás su elección fuese la adecuada. Me parece un resumen con mucho humor de su vida crédulo pero con principios.

    En cuanto a la segunda parte del libro, estoy completamente de acuerdo contigo Chus, en tus valoraciones, con la salvedad de que me parece también uno de los mejores el relato: “El rechazo”,. Dónde, de forma más exagerada que humorística nos hace ver cómo cada vez se nos quiere determinar nuestro futuro desde la más tierna edad … y es verídico. Podemos constatar cómo continuamente se rebaja la edad para elegir la ruta formativa inequívoca y clasista (siempre por debajo de la mayoría de edad y siempre sin que verdaderamente sea necesario por motivos puramente académicos), de forma que no sea fácil cambiar de opción, los planes de estudios que muchas veces permanecen tras los juegos para las menores edades son despiadados. Sirvan dos anécdotas de las que he tenido noticia directa. En un primer caso al querer un alumno cambiar de itinerario de bachiller al matricularse de de segundo curso se le dice que lo mejor es que vuelva a matricularse de primero (que lo tenía aprobado) pero por el nuevo itinerario (?), y la verdad no sé como quedaría finalmente el asunto. En cuanto al segundo caso a un alumno de infantil se le diagnostican, por al parecer no alcanzar los objetivos propuestos, problemas psíquicos, sin tener el personal que lo atiende formación sanitaria ni psicología, en este último caso en los dos sentidos ya que se lo suelta a los padres de sopetón y les recomienda atención médica quizás porque confundiera el color rojo y azul, o se mostraba distraído … tras sucesivos reconocimientos médicos no encontrarían nada o puede que al final consiguieran encontrar alguna tara para explicar este caso, aunque para entonces el alumno puede que ya haya encontrado sólo la diferencia entre los colores y parte de sus problemas, aunque el sentido de la vida puede que todavía no lo haya encontrado ni le preocupe.

    Verdaderamente cada vez que se comprueba la realidad, cada vez más desprovista del sentido común y práctico, me parece que nuestro autor Woody Allen no es en realidad el extraño, sino el más sensato. No sé si a vosotros os habrán ocurrido experiencias similares o relacionadas con las historias que se cuentan en estos relatos, pero es más cotidiano de lo que a priori podríamos suponer.

    Todos estos casos, en su conjunto, parece que nos llevan a pensar que la realidad es más extraña de lo que creemos o que en no pocas ocasiones las personas nos comportamos de formas no convencionales. Y, por qué no, visto desde el punto de vista del autor, la vida puede ser una pura anarquía ( y aquí aparece el título del libro).

    PD.- En cuanto al relato “Tirad demasiado de la cuerda”, es uno de los mejores, entendiendo que se trata de tomar los conceptos principales de las teorías científicas de la relatividad espacio-tiempo, mecánica cuántica y la teoría de las cuerdas (de aquí el titulo) a una situación cotidiana. La representación es muy visual, como el caso de que al encontrarse el cosmos en expansión tardó más tiempo en levantarse, seguramente debido a que la cama y la habitación habían crecido … 

  2. fjbarral 3 de octubre de 2012 a 13:44 #

    Saludos,

    A continuación expongo algunos aspectos, quizás de una forma demasiado extensa y enredada, que tienen relación con el relato “Tirar demasiado de la cuerda”, para explicarlo y ayudar (creo y al menos declaro que es mi intención) a interpretarlo en alguno de sus aspectos (atendiendo a la petición de Chus, y verdaderamente no sé si se arrenpentirá). 🙂

    En relación con el relato entiendo que critica a la ciencia, y considera se ha enredado en conceptos extraños (puede que tenga razón pero quizás son necesarios) y además pretende acercarlos al público en general cuando a éste no le importa la explicación de conceptos como la gravedad (que por cierto parece indicar ya estaba bien explicada), y a efectos prácticos es indiferente puesto que de todas formas cuando tropezamos nos caemos.

    Esto, creo, contradice el gusto manifiesto del autor por conocer, especialmente quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos, entre otras cosas, o puede que sólo quiera respuestas en un plano moral o filosófico… Pero el mundo, nuestro Mundo, es único e indivisible, lo físico y lo espiritual. Las divisiones que hacemos son como las fronteras de los países, son ficticias y artificiales, ya que sólo sirven estudiar mejor una parte e implicarlo ignorando las relaciones e influencias que se producen.
    Más adelante podréis comprobar que lo que entendemos como ciencia, actualmente es prácticamente sólo desarrollo tecnológico, sin un verdadero conocimiento profundo y que a forma de decorado nos presenta unas interpretaciones de nuestro mundo simplistas para esconder las verdaderas incertidumbres existentes a nivel general, y esconder también nuestra posibilidad de conocer. La ciencia y el conocimiento no evitarán que nos caigamos pero puede evitar que tropecemos tanto.

    En primer lugar comentar que mi formación es científica, debido a que me gusta conocer nuestro entorno, a nosotros mismos y sus interrelaciones … Y lo más importante saber lo que no se sabe ni se conocerá nunca. La forma de abordar esto debe ser practica y conocer lo que sea posible (o más bien al nivel que sea posible) y llegar a intuir lo que no podemos conocer porque no somos capaces de percibirlo o de entender, sabiendo que esto último también es conocimiento.

    La ciencia actual (creo) intenta mantener la inercia del Racionalismos y Determinismo, que se fue construyendo alentado con los éxitos científicos y desconociendo o ignorando las inconsistencias, justificándolas o elaborando nuevas teorías. Ya que desde la idea de Aristóteles que era posible conocer el mundo se desarrolló la ciencia separada de la filosofía de la que era un todo antes, para basarse en los hechos como medio de llegar a la verdad del conocimiento de nuestro mundo. Este esquema se ha roto desde la teoría de la relatividad general (existía una teoría de la relatividad del espacio y ésta contempla además la del tiempo) y la mecánica cuántica, a mediados del siglo pasado, y que nos enfrentan al hecho de que no podremos llegar a conocer muchas cosas de nuestra limitación, y se nos presenta Platón con su mito de la caverna (dónde las personas sólo ven sombras de las verdades que sería inalcanzables) y que perdió su batalla con Aristóteles, como una forma de indicarnos que debemos retomar el camino de integración ciencia-filosofía. Pero la humanidad está acostumbrada a dominar a tener razón, y durante el siglo XX y el que estamos se desarrolla la tecnología, donde no importa tanto conocer como hacer … Y no me alargo más que para recomendar una lectura interesante: “Historia del tiempo” de Stephen W. Hawking, físico que ha tomado el testigo de la ciencia y es capaz de explicar en cierta medida nuestro Mundo o al menos parte de él con cierta integridad aunque considero que pueden ser necesarios ciertos conocimientos previos básicos o al menos curiosidad científica para leerlo (aunque pudieran obviarse).

    Volviendo al relato podemos comentar para su mejor entendimiento ciertos aspectos de las teorías que cita.

    Universo en expansión: Por el color de las estrellas se sabe que se alejan de nosotros por lo que se suponen que el origen puntual del universo se está expandiendo y no se sabe completamente si llegará a un máximo para después comprimirse o continuará como hasta ahora indefinidamente.
    Teoría onda-partícula: la luz de comporta en ocasiones como ondas de radiación electromagnética y en otras como un haz de partículas, se supone pues que en realidad es una mezcla de ambas cosas, aunque por comodidad la suponemos de una forma u otra para según el caso para encontrar resultados.
    Principio de incertidumbre de Heisemberg: llegó al convencimiento que no es posible conocer al mismo tiempo la posición y energía de un electrón, ya que para conocer la primera se modifica la segunda y viceversa. Y ambas son necesarias para determinar su trayectoria por lo que comienzan a manejarse curvas de probabilidad y comienza la ciencia difusa. Es el comienzo del planteamiento de que puede que no sea posible conocer todo.
    Energía oscura: al igual que la materia oscura resulta de la constatación de que existe menos de la que debió existir originalmente por lo que se supone que existe una materia y energía que no podemos detectar y por eso de llama oscura (no se puede ver).
    Horizonte de sucesos de un agujero negro: Un agujero negro es una zona del espacio donde se supone que se concentra tanta materia con la correspondiente atracción gravitatoria que no deja escapar ni la luz (recordad que era también materia) y se llama horizonte a la distancia a partir de la que si puede escapar.
    Antimateria: es el opuesto de la materia de forma que reacciona con ella y se transforman en energía.

  3. fjbarral 4 de octubre de 2012 a 15:20 #

    Saludos a tod@s,

    Además de lo que se podría indicar sobre cada historia, para bien o para mal, como comentario general creo que hay que decir que las historias y los relatos de Woody Allen suelen ser extraños y, más o menos, graciosos, es un tipo de humor que a veces cuesta comprender y muchas no se consigue (aunque quién se ha reído con él , creo que se reirá siempre, ya que es como compartir momentos trágicos que crea cierta afinidad), pero como casi todos hemos apuntado les falta algo y son mejores sus primeros escritos y sobre todo sus películas. Creo que ha perdido cierta fuerza o impulso en relación con su necesidad de compartir ciertas ideas … quizás ahora sea más feliz, y entonces ahora sólo se contente con exponerlas.

    Sobre su faceta de escritor podemos leer el siguiente texto: “mis secretos de escritor: Woody Allen” (http://www.mercadeoeditorial.com/Woody%20Allen%20Mis%20secretos%20de%20escritor.pdf)

    Además, como el propio autor ha dicho (yo al menos recuerdo que lo hace en al menos una de sus películas pero lo refiere en muchas más), exponer sus pensamientos ha sido una especie de terapia recomendada por su psicoanalista … y por tanto podríamos calificar su humor como patológico, y por eso con el tiempo (una película por año) la terapia puede que esté dando resultado y se esté quedando sólo con el humor que él necesita para afrontar su mundo interior y, lo que es peor, el exterior. Baste esta anécdota: “A finales de 1953, Allen ingresó en la Universidad de Nueva York, donde entre otras materias cursaba Producción cinematográfica. Pero no le interesaban mucho las clases; le gustaba más asistir a las proyecciones de películas que tenía la asignatura.” (…) “Uno de los profesores le dijo alguna vez No eres material de Universidad. Creo que tendrías que recibir ayuda psiquiátrica, porque me parece que no tendrás mucha suerte para encontrar trabajo. En parte tenía razón, Allen consiguió su primer psiquiatra en 1959 y seguiría acudiendo a uno por el resto de su vida.” (wikipedia.es)

    Comprobando su filmografía. http://es.wikipedia.org/wiki/Filmograf%C3%ADa_de_Woody_Allen (41 películas como director, y en muchas ocasiones como actor, y en 2 como guionista y actor), he descubierto que he visto sus primeras 11 películas y en total, la mitad de todas (23), un 53% de ellas.

    Particularmente, considero que su obra suele girar sobre alguno o varios de los siguientes ejes principales: la religión (su falta), las mujeres (su falta), las relaciones sociales (su falta), especialmente con sus padres y también con todos los demás; a esto hay que añadir su carácter tímido e hipocondríaco, de forma que sólo le salva su necesidad de comunicarse y compartir con los demás que le hace intentar superar todo (con la ayuda de su psicoanalista). Su necesidad de engrandecer lo insignificante (“Yo me crié en la confesión israelita, pero al hacerme adulto me convertí al narcisismo.” , Woody Allen (Scoop) – http://www.frasesdecine.com), como modo de autovaloración, encuentra el humor su camino. Y todo esto configura sin duda un carácter confuso y de extremos, pero impera la necesidad de comunicación de forma que aborda los temas con humor para poder rebajar la tensión (“Soy lo suficientemente feo y lo suficientemente bajo como para triunfar por mí mismo”., Woody Allen, http://www.proverbia.net)

    Y para completar de perfilar su carácter, nada mejor que sus propias palabras:

    “Ha sido nominado varias veces al Óscar y en 1977 recibió el premio como mejor director por su película Annie Hall, pero no acudió a la entrega alegando que se había olvidado de la ceremonia (se había quedado tocando el clarinete ese día),” (wikipedia.es)
    “De su época adolescente comenta: «Yo no quería ser Bogart, tampoco quería ser John Wayne. Yo sólo quería ser el capullo de la clase, quería ser ese chico con gafas que nunca consigue a la chica, pero que es divertido y cae bien a todo el mundo».” (wikipedia.es)
    “Odio la realidad, pero es en el único sitio donde se puede comer un buen filete.”
    (Woody Allen)
    “Mi forma de bromear es decir la verdad. Es la broma más divertida.” (Woody Allen, http://www.proverbia.net)
    ”La única manera de ser feliz es que te guste sufrir .” (Woody Allen, http://www.proverbia.net)
    ”Lo que más odio es que me pidan perdón antes de pisarme.” (Woody Allen, http://www.proverbia.net)
    “El hombre consta de mente y cuerpo, pero el cuerpo es el único que se divierte”.
    Woody Allen (La última noche de Boris Grushenko) – http://www.frasesdecine.com

    Finalmente, al menos por ahora, decir que Woody allen me recuerda en su forma de humor al grupo argentino “Les Luthiers” (aunque considero que ellos hacer humor inteligente como una preferencia y no por necesidad personal, como el caso del primero), de los que pongo algunos ejemplos en vídeo y cuyas actuaciones en algunos casos completas podéis encontrar en youtube.

    El sendero de Warren Sánchez.-

    La bella y graciosa moza.-

    Encuentro en el restaurante.-

    Quién mató a Tom McCoffee.-

    Las majas del bergantín.-

  4. fjbarral 5 de octubre de 2012 a 12:00 #

    Ver para creer:

    En la página web del periódico El País, aparece la siguiente noticia: “Dos estrellas para verificar a Einstein” (http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/04/actualidad/1349371913_495108.html), que subtitula como “Un nuevo astro en el centro de la Vía Láctea permite analizar la curvatura extrema del espacio-tiempo.”, y el tema tiene relación con el relato “tirar demasiado de la cuerda”. Podéis echarle un vistazo para ver al mismo tiempo los complejos y simples manejos de la ciencia, pero es que además si leemos el siguiente párrafo:

    “No es que haya que comprobar la veracidad de la Relatividad General. Al fin y al cabo, como dice el científico Leo Meyer, “Einstein está en cada iPhone, porque el sistema de GPS no funcionaría sin su teoría”. Pero, “¿Funcionaría también su i-Phone tan cerca de un agujero negro como estas dos estrellas?”

    Qué diferencia podemos encontrar con este otro de nuestro afamado autor de lecturas actual:
    “Sigo preguntándome si hay vida después de la muerte. Y si la hay, ¿Le cambiarán a uno un billete de veinte pavos?.”
    O incluso ésta:
    “No hay duda de que existe un mundo invisible. El problema es ¿queda muy lejos del centro? ¿Y hasta qué hora está abierto?” (woody Allen, “Sin plumas”)

    PD.- en mi ultimo comentario se han duplicado los vídeos debido a que puse las referencias de dos formas para asegurarme que funcionara alguna de ellas … y lo que son las cosas han funcionado las dos. 🙂

  5. Ciberclub de lectura 6 de octubre de 2012 a 18:26 #

    Querido Francisco, estoy “abrumada” en el buen sentido… ¡Cuánta cantidad de información y qué interesante y completa! La verdad es que te lo curras, investigas al máximo y siempre muestras el mismo interés por todos los libros. Gracias de verdad.Tu aportación es muy enriquecedora. Con tus comentarios sobre la ciencia y la relación que hace el autor con la filosofía en el relato “Tirar demasiado de la cuerda” he podido entender y disfrutar más este relato. Joba, ¡cuánto sabes sobre el tema! Reconozco ser una absoluta ignorante sobre él, pero lo explicas de una manera muy sencilla. Supongo que a los demás, si les pasaba lo mismo que a mí, les habrán ayudado tus explicaciones. Recomiendo a todos que leáis el texto “mis secretos de escritor” pues ayuda a entender más esta faceta del cineasta. Está claro, y algo de eso comenté, que cuando escribes estás tú solo con el papel en blanco y, aunque pueda costar mucho, todo lo que escribas en ese papel sólo depende de ti, mientras que en el cine dependes de muchas personas y elementos externos. Vemos que Allen le da mucha importancia a esta tarea, la de escribir, y parece que le hubiera gustado ser escritor si hubiera tenido, a su entender, más talento o formación. Parece decir que derivó al cine por no poder desarrollar una labor de escritor con mayúsculas. Leedlo, por favor, y opinad sobre él.
    También las frases que transcribes del autor son muy reveladoras y la semajanza con Los Luthiers, humor intelingente, es interesante.
    Gracias por todo, Francisco. A ver qué opinan los demás.

  6. Ciberclub de lectura 6 de octubre de 2012 a 18:28 #

    Estamos llegando al final del plazo y todavía quedáis muchos por dejar vuestros comentarios, venga, no seais perezosos y animaos a hacerlo.

  7. Lui 6 de octubre de 2012 a 22:56 #

    Bufff! Lo que me ha costado el libro…. no sé porqué, pero no conseguí cogerle el tranquillo… (por eso no he comentado nada harta ahora, me he tenido que obligar varias veces a retomarlo)Eso si, los relatos de la segunda parte me han gustado algo más… De la primera parte el que me llamó y captó mi atención fue ” Querida niñera”, aunque opino como Chus, que el final no está a la altura, el relato prometía mucho más… Lo mismo me ha pasado con el relato que le sigue, “Que paladar tienes, muñeca”, interesante sátira sobre el mundo de las subastas y el mundo del “gourmet”, pero igualmente me decepcionó un poco el final… los demás relatos de esta parte… ni fu ni fa… La segunda parte me gustó algo más de modo global y además en ella se encuentran en mi opinión los mejores relatos… “El rechazo ” me gustó muchísimo, una buena crítica, aunque quizá más por la crítica que hace que por el relato en sí. Y nada más terminar “El rechazo”, está el que para mi gusto, es el mejor de todos, “Cantad, Sarcher Tortes”, me pareció buenísimo, me reí un montón, tanto con los comentarios que hace como con el simple hecho de imaginarme las escenas musicales…. También me gustó bastante el favorito de Chus ” Por encima de la ley , por debajo del somier”, fantástico tanto absurdo… aunque nada como “Cantad, Sarchesr Tortes”… el resto, nada del otro mundo…. Por cierto , yo también agradezco las aclaraciones de Francisco, confieso que me salté “Tirad demasiado de la cuerda” porque no me enteraba de mucho, así que lo releeré….
    Saludos a todos

  8. kelly 7 de octubre de 2012 a 14:56 #

    Hola a todos,
    En general ésta segunda parte me parece más floja que la primera. De nuevo resultan muy graciosos y bien elegidos los nombres de los personajes, para dar más comicidad a los relatos: umlaut, ectopic, weakfish, wurst, schnizel, untermensch, feebleman, inmobiliaria Mengele, etc.
    En “”Peligro, caída de magnates” me resultan cómicos los títulos de las películas, y sobre todo la referencia a la decadencia en el concepto de cultura y la vulgarización de todo, cuando piensan en un musical, de nada menos que el Gilgamesh, o cuando se refiere a “hombre del Renacimiento”, por la observaciones que le hace el vendedor de bollos. Que además creo que es una refrencia constante, tanto en su libro como en sus películas.
    En “El Rechazo”,la injusticia que supone el poder asistir a un determinado colegio, e incluso guardería para lograr un buen futuro, que nos condiciona desde pequeños para nuestra vida social y laboral.
    En “Cantad, Sacher Tortes” , creo que reincide como he dicho antes en la decadencia de la cultura y la vulgarizacion de todo lo extraordinario; mezclando lo más ordinario con los autores más excepcionales; Cuando lo más absurdo del mundo resulta imaginar a semejantes personajes con ese lenguaje, en un musical, por los nombre y títulos, y muy cómica la referencia de la comida de Ivan Denisovich, o el título de Wittgenstein cantando “Sobre aquello de lo que no podemos hablar debemos permanecer callados”, precisamente este personaje.
    “El Sol no sale no sale para todos” para mi resulta el mejor de esta parte, muy gracioso y muy “típico “: la exhibición del gimnasio, la referencia a los contratistas de obras en el Infierno de Dante, la inmobiliaria Mengele, la referencia a la inmigración, las mafias internacionales y la globalización en el peor sentido de la palabra:”.se me aseguró en varias lenguas bálticas que todo se rectificaría con la llegada, desde Tánger, de una pieza de fontanería de último modelo, cosa que sucedería en cuanto ciertos exiliados políticos pudiesen salir clandestinamente de la kasbah..”, e presupuesto con más interpretaciones que el Talmud…,los matices de la relación riesgo-recompensa, que yo dominaba tan bien como la mecánica cua´ntica”,, y como colofón las numerosas infracciones que le achacan los inspectores de obras…me parece el más aprovechado donde cada frase es de una corrosión letal.
    “Tirar demasiado de la cuerda”, me parece que es una crítica profunda de todos nosotros que hablamos de medicina, de economía, de pol´tica, de deportes, y en este caso de ciencia como si fuéramos especialistas, cuando todo lo que sabemos deriva de los suplementos de la prensa o de revistas pseudo-científicas, que nada tienen que ver con la realidad que estudian los científicos y que no está a nuestro alcance: “aparecen todos los martes en la sección de ciencias del Times, y gracias a eso mi comprensión de la teoría de la relatividad general y de la mecánica cuántica está ahora a la altura de la de Einstein..”(el vendedor de alfombras), y lo peor es que nos lo creemos, y se oye hablar a todo el mundo con una autoridad apabuyante…para finalmente volver a los orígenes y “sentir vibrar mis cuerdas ante “las ondas de la nueva secretaria”
    Respecto a la información para aproximarse a éste tipo de tema científicos, además de las referencias que nos da jfbarral, me ha parecido muy interesante y accesible el nuevo documental “El Universo segun Stephen Hawking” que consta de tres capítulos :
    ¿Creo Dios el Universo?
    El significado de la vida
    Las claves del Cosmos
    donde pone a nuestro alcance algunas de sus teorías con ejemplos sencillos para los profanos. Además está generando mucha polémica en los medios de Estados Unidos ya que intenta con esto demostrar lo innecesario de un Dios para la creación del mundotal y como lo entendemos.
    Respecto a los siguientes relatos los encuentro demasiado surrealistas para mi gusto, creo que se excede en el absurdo y no me resultan muy interesantes, por lo que el título del libro me parece muy adecuado.Estoy de acuerdo con Lui en que me gustan más por las críticas que hace que por la resolución de los relatos.
    Me ha gustado conocerlo ya que no había leído nada de él, aún así me agrada mucho más el humor Les Luthiers, con si fina ironía, mímica, música, me parecen geniales, distanciandose tanto del humor basto y de sal gorda al que nos tiene acostumbrados la televisión y los medios en general.
    Saludos

  9. Manuel 7 de octubre de 2012 a 19:49 #

    Un saludo a todos.
    Es la primera vez que dejo un comentario. Procuraré aportar algo, aunque veo un muy buen nivel.
    Decía Reverte que el humor de Chiquito de la Calzada, para entenderlo, tendríamos que haber nacido de Despeñaperros para abajo. Pues con Woody Allen, pasa lo mismo . O te gusta, o no te gusta nada.
    Si dividimos el libro en dos partes, desde luego que la primera, tiene más frases hilarantes que la segunda.
    Personalmente, me reí mucho por momentos, pero también me llegué a aburrir, e incluso me obligué en algún momento a seguir leyendo.
    Yo, me imagino a Allen como un espectador que ve a una sociedad alejada de la realidad. Influenciada por la publicidad, la television, prensa y radio, (que defienden sus propios intereses, crean opinión y que van consiguiendo que nos olvidemos de pensar por nosotros mismos). Recibiendo tanta información, que ya no sabe qué es verdad ni mentira. Y viendo distorsionado incluso lo que tiene delante de los ojos. De tal manera que termina aceptando como normal las cosas más estrafalarias.
    Allen comprende que él no va a arreglar el mundo y decide tomárselo con humor. A mí a veces me recuerda la retranca de algunos paisanos de nuestra tierra, e incluso el esperpento.
    De hecho, algunos capitulos los empieza como si leyera un titular de prensa. A continuación comienza a ironizar sobre él y termina escribiendo una historia rocambolesca.
    Hay frases, que sólo por ellas, merece ser leído el libro:
    ” Brigada contra el Timo”, “Ironizadores Terapéuticos”, “Soy vigilante nocturno en un museo de cera, pero no es un trabajo tan satisfactorio como pudiera parecer”, “Hasta que haya cama disponible puede dormir con las gallinas”, “Oigo y obedezco”,”La mujer dejó escapar un penetrante alarido de esos que alertan de un bombardeo enemigo”, “Ya es el cuarto cliente que acaba con respiración asistida”, “¿De dónde ha sacado mi número de teléfono?. De Internet, aparece junto con las radiografías de tu colonoscopia”. “La niñera tenía un aire al boxeador Stanley Ketchel”. “Esa misma noche la puse de patitas en la calle, sin más ayuda que la de un comando del GEO”. “Las oraciones tienen que ser redactadas de manera tal que si no se cumple la plegaria, el incauto……., digo, el creyente……., no pueda demandarnos”. Etc. etc. etc.
    Las personas que escribimos aquí, ya se supone que hemos leído todo el libro, por lo tanto no haré comentarios capítulo a capítulo. Sin embargo, sí que tengo una conclusión o enseñanza, que es lo que el autor nos aporta y es ésta:
    A veces nos tomamos la vida demasiado en serio: el trabajo, las responsabilidades, las obligaciones que a veces nos creamos ,(hipotecas, hijos, etc.) hacen que nos lleguemos a preocupar en exceso. Si tomamos de Allen un poco de su forma de ver el mundo, lo adaptamos a situaciones que nos pasan, buscamos la parte cómica y logramos reirnos un poco (incluso de nosotros), tal vez mejoren los resultados cuando nos hagan un análisis clínico.

  10. Maite 8 de octubre de 2012 a 21:18 #

    Bueno…después de leer el libro sigo diciendo lo mismo, este señor me aburre pero si tengo que elegir un relato, pues mira, “Sorpresa en el juicio de la Disney” me ha parecido el más simpático y original y hasta he sonreído con ganas.
    De la primera parte de la lectura, el episodio que quizás más me guste es “Rescate tandoori”

  11. susana 8 de octubre de 2012 a 22:14 #

    Una vez terminado el libro, esta segunda parte me ha resultado, como comentan algunos, más floja que la anterior, a excepción de los relatos “El rechazo” y “El sol no sale para todos” que me han hecho reir a carcajadas, quizá por el absurdo extremo en el que desembocan dichas historias. Lo mejor de esta experiencia de lectura compartida es que llevada por vuestros comentarios he vuelto a releer algunos capítulos de la primera parte bajo otros ojos, descubriendo matices que en mi primera lectura no había sabido apreciar. En conclusión pese a que no ha sido una lectura que me haya entusiasmado me ha sacado más de una sonrisa y me quedo con la frase que proponeis de “no tomarnos la vida demasiado en serio” …seguro que así nos irá un poco mejor…

  12. fjbarral 9 de octubre de 2012 a 13:56 #

    Saludos a tod@s,

    Agradezco que, en general, a algunos os gusten algunas de las informaciones y opiniones que he aportado, lo hago con la mejor intención (si a veces me excedo perdonarme, también en esta ocasión, pero no se puede evitar. En este sentido me pasa como a nuestro autor, salvando las oportunas distancias, que necesita expresar necesariamente algunas cosas aunque cada uno lo hacemos de forma diferente). Creo que ya va quedando menos sobre lo que opinar sobre nuestra lectura y nuestro autor, Woody Allen … Aunque sobre cualquier tema considero que generalmente no se termina nunca de poder comentar sus aspectos, y especialmente si consideramos, entre otras cosas, sus consecuencias, motivos y interacciones. Soy de los que piensan que la mayoría de los temas importantes no se agotan nunca (y este autor aborda a menudo estos temas), sólo se agota nuestra capacidad para hablar de ellos (si no consiguen nuestro interés o no intentamos ver más allá). Continuamente he observado que no son necesarias grandes novedades (muchas veces, actualmente, cada vez más se nos empuja a la competición: a ver quién dice o hace lo más interesante, lo más nuevo … de forma que lo importante se considera “lo más”, sin darle importancia a “de qué” se trata, cuando esto último es sin duda lo interesante), sino en realidad pequeñas variaciones que si se saben apreciar nos llevan a considerar un abanico mucho más amplio de matices que nos permite construirnos una estructura mucho más rica, más agradable, más estable y más firme (cuando más es suficiente).

    Esta capacidad que necesariamente se entrena y practica, según he podido también comprobar, podemos compartirla sin que ello suponga merma en nuestros conocimientos y sentimientos, sino más bien al contrario, suele contribuir a aumentarlo ya que el esfuerzo de reconsiderar y expresar nuestras ideas nos ayuda a pulirlos y condensarlos, a mejorarlos y a hacerlos más nuestros. Y también nos permiten someterlos de esta forma, si fuera necesario, a crítica tanto interna como externa.

    En mi caso mi relación con el autor, principalmente por sus películas, viene desde mi época de estudiante y quizás por ese momento concreto, y también por su forma tan particular y expresiva de exponer sus ideas (especialmente en sus primeras películas), ha ayudado a establecer una simpatía que difícilmente creo que pueda ya verse mermada, al menos de forma importante, por los posibles menos aciertos de algunas de sus producciones.

    Sin embargo a estas alturas, creo que todavía falta un resumen biográfico, en este caso aporto uno gráfico que además recorre sus películas:

    Una corta entrevista:

    Y siguiendo con las similitudes, qué os parece Monthy Python:

    PD[1].- En relación con los comentarios científicos, se me olvidó el más importante: “La teoría de cuerdas es un modelo fundamental de la física que básicamente asume que las partículas materiales aparentemente puntuales son en realidad “estados vibracionales” de un objeto extendido más básico llamado “cuerda” o “filamento”. (…)Actualmente existen cinco teorías de supercuerdas relacionadas con los cinco modos que se conocen de implementar la supersimetría en el modelo de cuerdas. Aunque dicha multiplicidad de teorías desconcertó a los especialistas durante más de una década, el saber convencional actual sugiere que las cinco teorías son casos límites de una teoría única sobre un espacio de 11 dimensiones (las 3 del espacio, 1 temporal y 6 adicionales resabiadas o “compactadas” y 1 que las engloba formando “membranas” de las cuales se podría escapar parte de la gravedad de ellas en forma de “gravitones”).” (es.wikipedia.org). Sin embargo, avisar y recordar que estas definiciones son teorías y modelos, formas de asimilar los datos obtenidos con la expresión de los mismos y obtener formas de predicción de fenómenos, y no son en ningún caso explicaciones de la realidad sino que intenta aproximarse tanto como puede (teniendo en cuenta que parece que la realidad no es comprensible por nosotros en cuanto profundizamos un poco en sus significados).
    PD[2].- Para Chus, y como ya he indicado mi gusto por los libros de Carlos castaneda, comentar las similitudes de la anterior teoría, con la discripción que hace de las personas como unos núcleos luminosos en los que se encuentran filamentos que vibran, todos o algunos de ellos, en consonancia con las corrientes exteriores de la vida según estén orientados, siendo así como percibimos el mundo y que la realidad que consideramos cotidiana es la interpretación que hacemos de esto en nuestras cabezas. (En este caso no hay fundamentos matemáticos pero queda también explicado como una teoría, menos práctica, pero quizás más sugerente y hermosa).

    PD[2].- Se ha comentado unanimamente que los relatos no han cuajado entre nosotros lo suficiente, y creo que puede quedar la duda sobre si los anteriores son mejores (aunque para muchos de nosotros el nivel literario no es suficiente, creo que no todo tiene que ser técnica sino que también importa el divertimento y poder experimentar otros puntos de vista de las realidades), yo creo que sí, y como ejemplo os acompaño uno de los relatos de su primer libro (“Cómo acabar con la cultura”), obtenido en http://www.smav2.com.ar/guattari/curso/biblioteca/woody_allen.pdf, dónde podéis encontrar un “completo” resumen del libro):

    Para acabar con las memorias de guerra

    Las memorias de Schmeed

    El torrente literario aparentemente inagotable del Tercer Reich sigue fluyendo a caudales con la futura publicación de las Memorias de Friedrich Schmeed, el barbero más famoso de la Alemania en guerra, quien rindió servicios tonsuriales a Hitler y a muchos otros altos funcionarios del gobierno y del aparato militar. Como se puso de manifiesto durante los juicios de Nuremberg, Schmeed no sólo pareció estar siempre en el lugar indicado en el momento oportuno, sino que tenía una «memoria más que total» y, por lo tanto, era el único calificado para escribir esta guía incisiva de las más secretas anécdotas de la Alemania nazi. A continuación publicamos una breve selección del libro:

    En la primavera de 1940, un gran Mercedes estacionó frente a mi barbería de 127 Koeningstrasse, y Hitler entró en mi barbería. «Sólo quiero un ligero corte», dijo, «y no me saque mucho de arriba». Le expliqué que tendría que esperar un poco porque von Ribbentrop estaba antes que él. Hitler dijo que tenía prisa y le pidió a Ribbentrop si podía cederle su turno, pero Ribbentrop insistió en que, si le pasaban delante, el hecho causaría mala impresión en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Entonces, Hitler hizo una rápida llamada telefónica; Ribbentrop fue al acto transferido al Africa Korps y Hitler tuvo su corte de pelo. Este tipo de rivalidad era muy frecuente. En cierta ocasión. Göring hizo que la policía detuviera a Heydrich bajo falsas acusaciones para quedarse con la silla al lado de la ventana. Göring era un disoluto y a menudo quería sentarse en el caballito, que tenía en la barbería para los niños, para que le cortara el cabello. El alto mando nazi se sintió avergonzado, pero no pudo hacer nada. Un día, Hess lo desafió: «Hoy, quiero yo el caballito, Herr Mariscal de Campo», le dijo.
    «Imposible, lo tengo reservado», replicó Göring.
    «Tengo órdenes directas del Führer. Me autorizan a sentarme en el caballo mientras me cortan el pelo». Y Hess enarboló una carta de Hitler notificándolo. Göring se puso lívido. Jamás se lo perdonó a Hess y dijo que en el futuro haría que su mujer le cortara el pelo en su casa con un bol. Hitler se rió cuando se enteró de esto, pero Göring había hablado en serio y habría llevado a cabo su propósito si el Ministerio del Ejército no le hubiera denegado su pedido de tijeras en rebaja.
    Me han preguntado si tenía conciencia de las implicaciones morales de lo que hacía. Como declaré ante el tribunal de Nuremberg, no sabía que Hitler era nazi. La verdad es que durante años pensé que trabajaba para la compañía de teléfonos. Cuando al fin me enteré del monstruo que era, ya era demasiado tarde para hacer algo, pues había dado un anticipo para comprar unos muebles. Una vez, casi al final de la guerra, contemplé la posibilidad de abrir un poco la sábana que Hitler tenía atada al cuello y dejar caer por su espalda los pelitos que acaba de cortarle, pero, en el último instante, me traicionaron los nervios.
    Un día, en Berchtesgaden, Hitler se dirigió a mí y me dijo: «¿Cómo me quedarían unas patillas?». Speer se rió y Hitler se ofendió. «Estoy hablando en serio, Herr Speer», dijo. «Pienso que tal vez me queden bien unas patillas.» Göring, ese payaso servil. de inmediato estuvo de acuerdo y dijo: «El Führer con patillas —¡qué excelente idea!» Speer seguía en contra. De hecho, era el único con suficiente integridad para decirle al Führer cuando necesitaba un corte de pelo. «Está muy visto», dijo entonces Speer, «asocio siempre las patillas a Churchill». Hitler se exasperó. ¿Tendría Churchill la intención de dejarse patillas, quiso saber, y de ser así, cuántas y cuándo? Himmler, que, al parecer, estaba a cargo del servicio de Inteligencia, fue convocado al instante. Göring se disgustó con la actitud de Speer y le susurró: «¿Por qué levantas olas, eh? Si quiere patillas, déjale tener patillas». Speer, que por lo general tenía un tacto puntilloso, dijo que Göring era un hipócrita y «un bulto de garbanzos pasados por el uniforme alemán ». Göring juró que se vengaría, y más tarde corrió el rumor de que metió guardias especiales S.S. en la cama de Speer.
    Himmler llegó presa de un gran frenesí. Estaba en plena clase de baile a claques cuando sonó el teléfono y le convocaron a Berchtesgaden. Temía que se tratase de un cargamento perdido de varios miles de sombreros de papel, en forma de cono, que se le habían prometido a Rommel para la ofensiva de invierno. (Himmler no estaba acostumbrado a que lo invitaran a cenar a Berchtesgaden porque era corto de vista, y Hitler no podía soportar verle llevarse el tenedor a la cara y luego clavarse la comida en alguna parte de la mejilla.) Himmler se dio cuenta de que algo iba mal porque Hitler le llamó «enano», algo que sólo hacía cuando estaba de mal humor. De pronto, el Führer dio media vuelta, lo encaró y gritó: «¿Sabe usted si Churchil va a dejarse patillas?»
    Himmler se puso rojo.
    «¿Y bien?»
    Himmler dijo que había corrido el rumor de que Churchill contemplaba esa posibilidad, pero que todo estaba sin confirmación oficial. En cuanto al tamaño y la cantidad, explicó que era probable que fueran dos y de mediana longitud, pero que nadie se atrevía a afirmarlo antes de estar seguros. Hitler gritó y dio un golpe sobre el escritorio. (Esto representó un triunfo de Göring sobre Speer.) Hitler sacó un mapa y nos mostró cómo pensaba cortar las provisiones de toallas calientes a Inglaterra. Bloqueando los Dardanelos, Doenitz podía conseguir que las toallas no fueran desembarcadas ni pudieran ser aplicadas a los ansiosos rostros ingleses que las esperaban con impaciencia. Pero el punto fundamental seguía sin solución: ¿podía Hitler vencer a Churchill en matería de patillas? Himmler dijo que Churchill llevaba ventaja y que tal vez sería imposible alcanzarle. Göring, ese vacuo optimista, dijo que probablemente a Hitler le crecerían más rápido las patillas, sobre todo si se concentraba todo el poderío de Alemania en un esfuerzo conjunto. Von Rundstedt, en una reunión del Estado Mayor, dijo que sería un error intentar que crecieran patillas en dos frentes al mismo tiempo y aconsejó que sería más sabio concentrar todos los esfuerzos en una sola buena patilla. Hitler replicó que él podía hacerlo en las dos mejillas de forma simultánea. Rommel estuvo de acuerdo con von Rundstedt. «Nunca saldrán iguales, mein Führer », dijo, sen todo caso, no si las apura». Hitler montó en cólera y dijo que eso era asunto suyo y de su barbero. Speer prometió que podía triplicar nuestra producción de crema de afeitar en el otoño y Hitler se puso eufórico. Luego, en el invierno de 1942, lo rusos lanzaron una contraofensiva, y las patillas dejaron de crecer. Hitler se desalentó temiendo que muy pronto Churchill tendría un excelente aspecto mientras que él seguiría siendo «ordinario», pero poco tiempo después recibimos noticias de que Churchill había abandonado la idea de las patillas por ser demasiado cara. Una vez más, el Führer había probado tener la razón.
    Después de la invasión de los Aliados, a Hitler el cabello se le puso seco y desordenado. Esto se debió en parte al éxito de los Aliados y en parte a los consejos de Goebbels quien le dijo que se lo lavara cada día. Cuando esto llegó a oídos del general Guderian, éste regresó al acto del frente ruso y le dijo al Führer que no debía ponerse champú en el pelo más de tres veces por semana. Este era el procedimiento que había seguido el Estado Mayor con gran éxito en las dos guerras anteriores. Hitler una vez más pasó por encima de los generales y continuó con el lavado diario. Bormann ayudaba a Hitler a secárselo y siempre parecía estar presente con un peine en la mano. Al final Hitler empezó a depender de Bormann y, antes de mirarse en el espejo, siempre hacía que Bormann se mirase primero. A medida que las fuerzas aliadas avanzaban al este, el estado del pelo de Hitler empeoraba. Con el pelo seco y descuidado, Hitler soñaba durante horas seguidas en el corte de pelo y el afeitado que se haría el día en que Alemania ganase la guerra, se haría incluso, quizás, lustrar los zapatos. Ahora me doy cuenta de que nunca tuvo la intención de hacerlo.
    Un día, Hess cogió la botella de Vitalis del Führer y se fue a Inglaterra en un» avión. El alto mando alemán se enfureció. Creía que Hess iba a entregársela a los aliados a cambio de una amnistía para él. Hitler se enfureció de forma especial cuando se enteró de la noticia porque acababa de salir de la ducha y estaba a punto de acicalarse el pelo. (Tiempo después, Hess explicó en Nuremberg que su plan era hacerle un tratamiento de cráneo a Churchill en un esfuerzo por terminar la guerra. Llegó a hacer agachar a Churchill sobre una palangana pero en ese momento fue aprehendido.)
    A finales de 1944, Göring se dejó el bigote y esto hizo correr el chisme de que pronto reemplazaría a Hitler. Hitler se enfureció y acusó a Göring de deslealtad. «Sólo debe haber un bigote entre los líderes del Reich, ¡el mío!», gritó. Göring argumentó que dos bigotes podían dar al pueblo alemán una mayor sensación de esperanza acerca de la guerra, que iba mal, pero Hitler pensó que no. Luego, en enero de 1945, fracasó un complot de varios generales para afeitar el bigote de Hitler mientras dormía y proclamar a Doenitz el nuevo líder, cuando von Stauffenberg, en la oscuridad del dormitorio de Hitler, sólo le afeitó, por equivocación, una de las cejas. Se proclamó el estado de emergencia y, de improviso, Goebbels apareció en mi barbería. «Acaban de atentar contra el bigote del Führer, pero han fracasado», dijo tembloroso. Goebbels se las arregló para que yo hablara por la radio y me dirigiera al pueblo alemán, lo que hice con el mínimo de notas. «El Führer está en perfecto estado», les aseguré, «todavía está en posesión de su bigote. Repito. El Führer todavía está en posesión de su bigote. Un complot para afeitárselo ha fracasado».
    Cerca del final, fui al bunker de Hitler. Las fuerzas aliadas se cernían sobre Berlín, y Hitler opinaba que, si los rusos llegaban primero, necesitaría un corte completo de cabello, pero que, si lo hacían los americanos, podía pasar con un arreglo. Todo el mundo se peleó. En medio de todo esto, Bormann quiso afeitarse y yo le prometí que me pondría a trabajar según un plan detallado. Hitler se puso moroso y distante. Habló de hacerse una raya en el pelo de oreja a oreja y luego afirmó que el desarrollo de la máquina de afeitar eléctrica volcaría la guerra a favor de Alemania. «Seremos capaces de afeitarnos en segundos, ¿en, Schmeed?», murmuró. Mencionó otros esquemas enloquecidos y dijo que algún día no sólo haría que le cortasen el pelo, sino que le hicieran una permanente. Obsesionado como de costumbre por el tamaño, juró que un día tendría un inmenso pompadour «uno que hará temblar al mundo y requerirá una guardia de honor para peinar». Al final, nos estrechamos la mano y le hice un último corte. Me dio una propina de un pfenning. «Ojalá pudiera ser más» dijo «pero, desde que los Aliados invadieron Europa, he estado un poco corto de dinero».

  13. fjbarral 11 de octubre de 2012 a 14:54 #

    Saludos a tod@s,
    Bueno, podemos perfectamente ir ya acabando (tenemos nuevo libro, que por cierto parece bastante interesante) los comentarios que directa o indirectamente se han producido sobre la obra leída y también, como no, sobre su autor. En este caso, creo que dado su carisma, por tratarse de una persona suficientemente conocida y que su labor creativa se ha desarrollado fundamentalmente en el cine, su obra literaria es más limitada … no ha necesitado ser conocido por este medio, o quizás no ha podido. Y aunque en general se aprecian una buena forma de escritura, no contiene aspectos literarios destacables (quizás por su propia forma de ser práctica, utilista y sencilla que tan bien le funciona en el cine, y especialmente por su capacidad de comunicación gráfica, que creo se echa de menos en su literatura).
    Sin embargo, su humor no es escapista sino que aborda temas como la cultura, la ciencia, las relaciones, la educación y otros, y nos presenta el absurdo de nuestros comportamientos, nos enfrenta con las inconsistencias y, siempre con un deseo de superación, nos inculca un espíritu de superación y una actitud eminentemente práctica y positiva. No se trata pues de un humor jocoso sino comedido y no ajeno a los problemas sociales, personales y trascendentales, el que nos presenta dónde creo que busca más la sonrisa que la carcajada pero sin olvidar que, mirando a nuestro/su alrededor, ríe para no llorar.
    Aunque centrados en nuestro libro, en el caso de autores tan carismáticos, no podemos ignorar su vida y obra, para poder tener una visión de conjunto adecuada y sobre las intenciones del autor, incluso en el caso concreto de la obra leída. Su actitud es fundamental para dar el adecuado sentido a sus relatos, y además muchas veces se nos permite una introducción al personaje consiguiendo de alguna manera conocer aspectos que nos interesen más que su obra (no debemos extrañarnos, en muchas ocasiones es al contrario: nos gusta su trabajo aunque no nos guste o desconozcamos a su autor). En este caso su obra completa, considero que constituye un verdadero ejemplo de superación de sus problemas, de adoptar la forma mejor de sobrellevarlos sin ignorarlos, aprovecharse también en lo posible de la situación (¿por qué no?) y conseguir transmitirnos un gusto crítico por la vida en la que sus aspectos más sencillos cobrar su verdadera importancia.
    Por otra parte, la evolución de este autor a lo largo de su vida, o al menos lo que se observa en su obra, no ha sufrido cambios tan importantes como quizás debiera, lo que le lleva a adoptar unas formas más juveniles de las que puede que su mensaje requiera con el paso del tiempo, y esto podría producirnos cierta incomprensión 8aunque no tiene porque ser así obligatoriamente), además su obra entendida como forma de dar salida a sus problemas al ir resolviéndolos (o más bien aceptándolos) ha ido vaciándola de la frescura y fuerza que tenía en sus primeras etapas, y que tan bien le iba a su tipo de humor, de forma que se encuentra ahora más reposada (lo cual no debería ser en principio un problema). Todos estos aspectos creo que cuentan.
    Y para terminar, comentar que en el intervalo pasado desde que terminé el libro he leído otro (corto pero sustancioso) que me parece reseñable y por tanto me gustaría indicarlo aquí. Se trata de un pequeño ensayo titulado “la experiencia de leer” de C. S. Lewis (sí, el de crónicas de Narnia), publicado en 1961, donde plantea que debería determinarse los libros que se considerasen buenos o malos, no por su análisis sino por ser capaces de propiciar una buena o mala lectura; y en ésto se lanza a detallar lo que considera una buena o mala forma de leer, los defectos de ambas, consideraciones sobre estilos, críticos, poesía y otros aspectos de la lectura que, aunque de forma quizás demasiado académica y no por ello rígida, con algunas desavenencias pero creo que con muchos aciertos, nos presenta que la buena lectura consiste en recibir lo que la obra nos ofrece, fundamentalmente en cómo lo hace, y no en utilizarla como trampolín para nuestras propias fantasías y motivaciones. Debemos dejarnos llevar inmersos, disfrutarla por sí misma y debe también entusiasmarnos. Nos anima también a abordar la lectura sin prejuicios y con confianza para disfrutarla, ya que si aunque de aquella forma nos pudiéramos proteger para no dejarnos engatusar por una mala obra, también perdemos el disfrutar plenamente de una buena obra. Finalmente quiere establecer que las buenas obras son aquellas que permiten o propician una buena lectura, y las malas una mala lectura, Siendo una de las características de la primera el gusto por releer ya que lo importante no es la historia o el contenido sino lo que transmite y nos hace sentir. Nos indica que se puede mejorar nuestra calidad de lectura, de forma que podamos apreciar mejor aquellos aspectos que permiten su disfrute, lógicamente cuando éste exista, ya que una mejor forma de leer nos permite apreciar mejor las características de los libros, tanto las buenas (que disfrutamos) como las malas (que ya no podremos seguir ignorando).
    Y para demás finalizar, que mejor manera que seguir con los contenidos transversales (quizás es que como al autor de nuestra lectura quiera llenar los silencios demasiado espesos de la mejor manera) sobre el humor que podríamos considerar como serio, primero con algo que he encontrado o más bien me he topado con él, un poema cuántico (tened en cuenta que su autor es un particular, este es con sus deficiencias, por lo menos yo hubiese buscado otra forma de terminarlo, el que más me ha gustado, aquí podéis encontrar más de sus poemas http://poesiafantacientifica.blogspot.com.es/)… y además tres vídeos con fragmentos de conocidas películas con humor y otro más de Monty Python:

    El espejo
    Reniego de la vida tal como me la muestran
    yo quiero ser inercia, cual luz sin firmamento
    cual onda sin partícula atada a un gravitón
    y quiero ser taquión
    sin masa que me frene
    y quiero ser fotón
    que alumbra el pensamiento.

    Fundirme en espirales de cuantos de energía
    y luego regodearme de reales fantasías:
    la ola no es la ola, es danza de las aguas,
    la brisa no es la brisa, es sueño de las olas,
    el cielo no es la veste que viste este planeta
    sino el abrazo fiel al cosmos infinito,
    el cielo es el silencio que besa espacio tiempos.

    Yo quiero columpiarme jocoso sobre cuerdas
    -balance indefinido paseándose entre estrellas-
    y quiero la materia brillante entre tinieblas
    y quiero la tiniebla versándose en mi verso.

    Sé bien que no es el “Yo” que miro en el espejo
    el sueño eternizado que lleno con mi aliento,
    espejo mentiroso, espejo inverosímil
    claudica de tu intento de engañar a mi intelecto
    y muéstrame completo, sincero, irreverente
    sencillo y complicado, facético y audaz
    prismático y cercano, geométrico y distante
    lunático y sereno, renuente y suspicaz.

    Como un calidoscopio me has de mostrar espejo;
    con todos los mis yoes de todos universos
    con todos los mis egos de todos pensamientos
    con todo el vasto tiempo que ciñe mis neuronas
    y forja cada célula de todas mis personas.

    Yo quiero ver la muerte que es nuevo nacimiento
    y quiero ver mi vida pletórica de cuentos
    y fábulas y cantos y música electrónica,
    protónica, neutrónica, también molecular.

    Por eso yo te pido mi viejo y fiel espejo
    ya deja de mentirme ya deja de adular
    y muestra a mi cerebro todita mi verdad.”

    Publicado por tonisan

    Presentación de Igor – El jovencito Frankenstein.mp4

    Una noche en la Ópera, escena del camarote

    Una noche en la Ópera, escena de las camas

    Se armó la gorda – El chiste más gracioso jamás contado

    PD.- El premio Nobel de Literatura ha sido finalmente para el escritor chino Mo Yan.

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s