Volvemos a la carga en septiembre

31 Ago

Hola a todos. Espero que hayáis pasado un buen verano. Ya nos contaréis. El Club ya está preparando su vuelta para la semana del 3 septiembre, esperamos contar con todos los que ya sois miembros del Club más todas aquellas personas que estén interesadas en sumarse a esta iniciativa de compartir lecturas a través de Internet. Comenzamos una nueva etapa llena de libros con la que esperamos crecer más como lectores y como personas. Estar atentos al blog a partir del lunes ya que publicaremos un post anunciando el nuevo libro con el que vamos a comenzar.

Preparados, listos…

Anuncios

3 comentarios to “Volvemos a la carga en septiembre”

  1. fjbarral 7 de septiembre de 2012 a 13:02 #

    Saludos a tod@s,
    Es bueno recomenzar las lecturas, después del descanso veraniego, en el que supongo que hemos podido, dentro de nuestros propios márgenes de actuación (económicos, sociales, culturales, autoimpuestos y muchos más), hacer lo que hemos querido, y eso es bueno y descansado … La verdad es que lo podemos hacer también en cualquier época del año y durante toda nuestra vida, pero en estos periodos de vacaciones generalizadas el entorno es diferente y se presta más al disfrute … otra cosa es que lo aprovechemos. Pero, como se dice, eso es otra historia.
    Yo he leído sin limitaciones dentro de mis límites:
    “tres paseos por el fantástico” que su autor León Arsenal nos regala en su página Web, con tres relatos cortos, maravillosos los dos primeros y más flojo es tercero y más extenso.
    “En el principio fue la línea de comandos” de Neal Stephenson, sobre el siguiente tema: “Existe todo un empeño por parte de los fabricantes de software en ocultar cómo funcionan realmente los ordenadores. (…)”, donde nos hace un recorrido histórico sobre el nacimiento y desarrollo de la informática, de forma que cada vez hace más cosas es más necesaria, pero incomprensiblemente parece que nosotros sabemos cada vez menos como funciona … Como yo he seguido por mis gustos la informática desde sus comienzos (mi primer ordenador tenía 512 KB de memoria total, sin disco duro y sólo una disquetera de 5 ¼ para discos flexibles de los grandes con 160 o 320 KB de capacidad, y entonces no se accedía a Internet porque no existía como lo entendemos ahora y además no era posible conectarse, después era muy caro).
    Para releer “la mano izquierda de la oscuridad” de Ursula K. Le Guin, con buena ciencia-ficción que nos hace pensar sobre el concepto de humanidad, tanto social como individual.
    Actualmente estoy terminando “Por qué leer los clásicos” de Italo Calvino, donde no da una indicaciones generales sobre lo que él considera clásicos y una recopilación de artículos que elaboró sobre libros clásicos (que entiendo no pretende ser excluyente y además es algo, como todo lo que se haga verdaderamente, personal)… donde nos muestra su sentir, su gusto, su interpretación de libros clásicos de autores clásicos, con los siguientes títulos: las odiseas en la Odisea, Anábasis de Jenofonte, Ovidio y la contigüidad universal (Las metamorfosis), La historia natural de Plinio el Viejo, Las siete princesas de Nizami, Tirant lo Blanc, Orlando furioso de Ariosto, De propria vita de Gerolamo Cardano, El libro de la naturaleza en Galileo, Cyrano en la luna, Robinson Crusoe de Daniel Defoe, Cándido de Voltaire, Jacques el fatalista de Denis Diderot, Giammaria Ortes, Del amor de Stendhal, Guía de La Cartuja destinada a nuevos lectores (La cartuja de Parma de Stendhal), la ciudad novela en Balzac, Nuestro común amigo de Dickens, Dos húsares de Lev Tolstói, El hombre que corrompió a Hadleyburg de Mark Twain y Daisy Miller de Henry James, hasta aquí por ahora (me quedan unas 100 páginas).
    Y como mandan los tiempos, también he leído “Tiempos difíciles” de Charles Dickens.
    Estos son los que he terminado y por lo tanto recomiendo su lectura, otros los he comenzado pero no he podido terminar, pero no digo nada porque hay que quedarse con lo positivo.

  2. Ciberclub de lectura 10 de septiembre de 2012 a 0:27 #

    Caray, cuánto has leído, Francisco… Tengo que reconocer que no conozco, excepto el de Dickens, los libros que comentas. Suenan muy interesantes. Tomo nota. Yo, además de Murakami (por cierto tiene nuevo libro traducido: “Baila, baila, baila”. Me muero de ganas de leerlo), al final no leí a Chandler (algo muy típico en mí. Selecciono un libro y luego, sin saber porqué no lo leo y me inclino por otros) pero sí “Leonora” de Elena Poniatowska, una biografía interesentasíma de la pintora surrealista y escritora Leonora Carrington, pero es que su personalidad y su vida así lo fue. Vivió el París de entreguerras, fue amante de Max Ernst y se relacionó con todos los vanguardistas. Vivió el resto de su vida en México, donde murió el año pasado a la edad de 94 años. Pero sobre todo no dejó de pintar nunca. Su obra, no tan conocida como otras surrealistas, es inmensa y muy buena.
    También leí “Verano” de Coetzee, su último libro. A pesar de lo desasosegante que puede llegar a ser, lo considero uno de los mejores escritores de la actualidad. Este libro es la continuación de “Infancia” y “Juventud”, sus libros de memorias, y está escrito de una manera muy original: pone en boca de personas que le conocieron en los años setenta (el periodo que abarca estas memorias), sobre todo mujeres, su opinión sobre él. Y no escatima la autocrítica. Todo un ajuste de cuentas consigo mismo escrito con la distancia que da el tiempo. Altamente recomendable.
    ¿Y los demás? ¿Qué habéis leído este verano?

  3. fjbarral 11 de septiembre de 2012 a 11:26 #

    Saludos a tod@s.
    En relación con las lecturas de este verano, no son tantas si contamos el número de páginas … podemos también hablar de las lecturas inacabadas. En cuanto a comenzar libros y no terminarlos no siempre se hace, por considerar baja su calidad, sino más bien prefiero suponer que es por no ajustarse a los intereses del momento (es cierto que en algunos casos ese momento es siempre).

    En el periodo estival y las vacaciones, se considera muchas veces la obligación de desconectar, de ser más intrascendente … el abandonarnos o el dejarnos llevar tiene sentido si obtenemos cierto disfrute contemplativo, un sentimiento de belleza o de tranquilidad, en definitiva de encontrarnos con nosotros mismos para poder terminar aceptándonos, adaptándonos o intentar cambiarnos, en cada caso y creo que por ese orden. Tomar una actividad anodina y sin consecuencias (¿será posible?) no es una perdida de tiempo, por que el tiempo se gasta bien o mal pero no se pierde, si embargo es una forma estupenda de engañarnos a nosotros mismos, de hacer anodina nuestra vida. Podemos cambiar nuestras actividades y preferencias y seguir siendo nosotros mismos, ya que somos más diversos de lo que parecemos.

    Este verano he comenzado dos libros que no he terminado. Los he dejado casi al principio, ya que dejarlos cerca del final (lo cual también es lícito), nos indica que hemos malgastado el tiempo además de un desconocimiento de lo que leíamos o, lo que es peor, de nosotros mismos.

    El primero fue “Ulises” de James Joyce. La lectura hace no mucho de “Dublineses”, bastante interesante, y su consideración como una obra especial y difícil, me animó a abordarla … pera no era lectura para este verano, no estaba en condiciones de apreciarla así que la he dejado aparcada para más adelante. Ya veremos qué ocurre.

    La segunda fue “La mujer del viajero en el tiempo” de Audrey Niffenegger, que me interesó por lo curioso del tema: el relato de la relación de pareja en la que el hombre tenía la dificultad de aparecer y desaparecer en el tiempo, encontrándose y desencontrándose de su pareja. En este caso la lectura parecía atractiva pero no se veía claro si en realidad quería contar algo o era sólo puro entretenimiento y sólo la extrañeza del tema nos podía empujar a continuarla. Llegados a este punto desde los primeros capítulos (en realidad el segundo), supe o creí saber que si seguía leyendo me seguiría preguntando lo mismo, o lo que es peor, quizás lo descubriría, por lo que lo dejé (sin muchas posibilidades de retomarla).

    Por lo tanto, y sobre todo si queremos indagar en nuevos terrenos de autores conocidos o desconocidos, nuevos temas o experiencias, nuestras lecturas no tienen forzosamente que llevarnos a terminar el libro si no nos interesa, si no nos involucra de alguna manera (y puestos a elegir que sea interesante). En el caso de pertenecer a un club de lectura, podemos y debemos sentirnos quizás más obligados a terminar todos los libros, y es el caso de nuestro Club de lectura, reconozco que en casi todas las lecturas no me ha constado trabajo llegar al final de las mismas y en la mayoría de los casos ha sido estupenda la lectura y llegar al final, para poder mirar atrás y apreciar toda la amplitud de la lectura. 🙂

    PD.- Relacionado con Chandler, en su página personal el escritor Lorenzo Silva reserva un interesante espacio como “zona desdineralizada” (http://www.lorenzo-silva.com/zonad.htm), y nos la presenta de esta forma:
    “Dice Jeremy Rifkin, un economista reputado de los de ahora mismo, que nuestro global y avasallador capitalismo neoliberal tiene ribetes alarmantes, porque si se piensa bien, no se puede consentir que los seres humanos queden reducidos a su aptitud para intervenir en relaciones comerciales, esto es, para actuar como vendedores o como compradores. Estoy de acuerdo, y creo que cada día, antes de acostarse, uno debe ser capaz de recordar al menos tres acciones que no haya realizado por dinero. Contribuyo a mi cuota personal ofreciendo en esta página algunos escritos que no vendo, sino regalo. No puedo asegurar que sean geniales, ni siquiera que tengan valor, pero sí que me supusieron un esfuerzo.
    Podéis copiarlos cuantas veces queráis, y enviárselos a quien os dé la gana. Lo único que os prohíbo es que los vendáis por dinero (o que vendáis un soporte físico al que los hayáis incorporado o cobréis por haberlo hecho). Si alguien quisiera en el futuro editar alguno en forma de libro, y cobrar éste, os aseguro que no le cederé el derecho a hacerlo sin advertirle de que estos textos pueden ser copiados libremente en la red por quienes como vosotros, lo hagan sin ánimo de lucro.”

    Pues uno de los textos, que os animo a leer, es el de una interesante conferencia suya sobre la novela que se centra en la influencia de tres escritores (Kafka, Chandler y Proust):
    “El misterio y la voz (inquisiciones sobre la novela)
    Esto no es una narración, pero no sé si puede considerarse un ensayo. En definitiva, contiene una serie de reflexiones sobre el arte de novelar, trenzadas al hilo de la vida y la obra de tres grandes maestros de ese arte, Franz Kafka, Raymond Chandler y Marcel Proust. Puede que estas páginas contengan lo esencial de mis ideas sobre el oficio al que me dedico, pero eso tampoco es decir mucho. Por si a alguien de quienes me leen le interesa.”

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s