Hedda Gabler: unha muller tremendamente covarde e insatisfeita

19 May

Hedda Gabler 2012Tócanos, agora, enfrontarnos a Hedda, a bela Hedda (atención á descrición: muller de 29 anos. Rostro e figura distinguidos Pel de palidez mate. Ollos grises de aceiro e expresión de fría serenidade), unha muller de armas tomar (nunca mellor dito). Ocórrenseme numerosos adxectivos para describila: fría, calculadora, mentireira, egoísta, conspiradora, incapaz de amar a ninguén, manipuladora, insatisfeita, cruel, enganadora, covarde, caprichosa, seca, antipática, ociosa e aburrida: non ten nada que facer nin parece interesarlle nada (Muchas veces pienso que sólo tengo inclinación hacia una cosa en el mundo […] a aburrirme de muerte). Hedda Gabler vai pola vida provocando a ruína da xente ata que, finalmente, se a provoca a ela mesma. Eu creo que non podería haber outro final para a terrible Hedda que o suicidio. Cústame encontrale a esta muller algo positivo e tamén me custa sentir compaixón por ela. Non sei se vos pasa a vós o mesmo. Creo que os adxectivos que mellor a definen, e a través dos cales podemos afondar nos seus motivos, son covarde e insatisfeita. Cando Lovborg lle di: Sí, Hedda, es usted cobarde en el fondo, ela afirma: Tremendamente cobarde. Ou cando lle contesta á señora Elvsted: ¿Desear? ¿Yo? ¿Estás loca?

Non a podo comparar a Nora, no seu caso os motivos da súa última acción están claros, non é unha muller que nos produza rexeitamento en absoluto senón comprensión. Que opinades vós sobre Hedda? Credes que teño razón ou que pola contra estou equivocada? Teño intentando encontrar motivos para o seu proceder pero cústame. É certo que ao final cando se ve en mans de Brack, que lle fai chantaxe, ela afirma: En su poder, de todas formas. Dependiendo de su voluntad y deseos. Esclava. ¡Esclava! ¡No… no puedo hacerme a la idea! ¡Jamás!, e minutos despois pon fin á súa vida (resalto aquí a última frase da obra: ¡Por Dios… eso no se hace!, proferida por Brack, coa que quizais Ibsen quixo quitarlle ferro ou darlle un aire de vodevil a toda a carga de drama e pesimismo da obra, ou, simplemente, só quixo recalcar a personalidade frívola do xuíz ao que se lle acaban de chafar os plans. Que opinades vós desta frase final?). Credes que nesa frase de Hedda podemos vislumbrar unha alma libre? A min cústame crelo. Ela fixo sempre o que lle deu a gana, é rica, guapa, se aburre, non encontra ningún sentido á súa vida ociosa e é “tremendamente covarde” como para lanzarse á busca dunha vida plena e satisfeita (todo o contrario de Nora). Ante a perspectiva de vivir sometida aos caprichos e manexos de Brack (nos que queda claro que quere ser o seu amante) e renunciar á manipulación e conspiración que foi a súa vida ata agora (e que é o único que lle dá sentido), non pode soportalo e se suicida. Pero esa situación só ela a provocou, ela é a única culpable cos seus manexos de todo o que aconteceu. Tamén sabemos que a única persoa que lle interesou na vida foi Lovborg pero que non tivo os suficientes arrestos como para poder vivir esa paixón (de novo covarde). Nese acto podemos entender un pouco á pobre Hedda, vítima da súa propia covardía e insatisfacción.

Hedda Gabler estreouse en Múnic en 1891 e, como Casa de muñecas, pero por outros motivos, foi moi criticada a causa desa protagonista sen escrúpulos. O público e a crítica non souberon ver a complexidade psicolóxica e social do drama, porque que o personaxe de Hedda nos produza rexeitamento non impide que a obra sexa soberbia no retrato desta muller na que se unen unha refinada maldade e unha intelixencia notable, aínda que a poña ao servizo de actos deleznables. Os personaxes de Ibsen son sempre complexos, moitas veces, este é o caso, cunha ambigua moralidade. A obra pertence á súa última etapa: a simbólica, na que Ibsen utiliza ao máximo o recurso da conversión do obxecto en símbolo (as zapatillas de Tesman, o sombreiro de tía Juli, o manuscrito de Lovborg, as pistolas…). É, tamén, un retrato magnífico da sociedade de finais do século XIX onde se dá un drama social de clases: a alta (que non sae moi ben parada) e a máis modesta (na que todos son boas persoas). Ambas as dúas clases non se chegan a comprender nunca, permanecen en dúas esferas que non se tocan. A mestura é imposible, e, co suicidio de Hedda, mentres os bos de Tesman e a señora Elvsted se afanan en traballar xuntos, Ibsen toma partido por estes últimos e parece dicirnos que o futuro pertence aos humildes.
Hai moitas cousas que comentar sobre esta obra tan complexa. Sobre o seu protagonista e os demais personaxes (como a valorosa e libre señora Elvsted). É a vosa quenda. Espero que cos vosos comentarios poidamos afondar e polemizar sobre ela.

Anuncios

20 comentarios to “Hedda Gabler: unha muller tremendamente covarde e insatisfeita”

  1. fjbarral 21 de mayo de 2012 a 20:21 #

    Saludos a tod@s,
    Por abrir el debate, creo que en este caso los papeles de Nora y Hedda, son complementarios y hasta muy similares en su fondo. La obra de Hedda Gabler, me ha parecido más elaborada en su desarrollo, con una trama más dramática, con un mejor acercamiento y definición de los personajes. Sin embargo el final me ha resultado algo apresurado: fuerte, contundente y radical, pero que de alguna manera no emana completamente de lo sucedido con anterioridad, al menos totalmente.
    Desde mi punto de vista, Hedda ha sido moldeada por su padre el juez, que la imbuido completamente en el papel de un hombre de honor, que es muy diferente que una mujer con honor. Algo que nos puede chocar es encontrar en una mujer el estereotipo de un hombre … efectivamente, creo que es así, ya que el acercamiento que se produce entre ella y los hombre es de igual a igual, existe un diálogo de contenido sexual pero no galante … parece que ella gusta de participar con un carácter masculino.
    Evidentemente se aburre, al menos eso dice, y pudiera interpretarse que sus maldades sean fruto de ese sentimiento de hastío. Sin embargo, aprecio cierto resquemor y abatimiento en su disfrute al causar daño, como cierta ambivalencia.
    Mi opinión general es que la protagonista se ha visto obligada a adoptar, por su educación, un papel que no es el suyo y le crea una insatisfacción que por formación fuerte vuelca con desprecio sobre aquellos que no son fuertes a su entender. Y por eso al comprender que ha sucumbido ante Brack, decide una solución honorable (bella que dice ella), suicidándose como todo un caballero. Nora también sufre una experiencia similar, aunque su educación ha sido de muñeca alegre, y su solución ha sido más honesta y valiente: buscarse a sí misma, estar contenta con ella misma y tener algo que ofrecer, antes de compartir con los demás. Como podéis ver pasan por momentos idénticos en situaciones diferentes …. (continuará)
    PD.- no se porque pero la historia de Hedda Gabler me ha recordado, sin ánimo de establecer comparaciones, a la película del año 1954, “Johnny guitar”. Quizás por el papel protagonista de las mujeres y su fuerza (una de ella con pistola). Más adelante quizás vuelva sobre ésto y podréis decidir directamente.

  2. Fatty 22 de mayo de 2012 a 19:53 #

    A mí también me ha parecido que son caracteres complementarios los de Nora y Hedda, pero sobre todo en cómo afrontan cada una el final de la historia. Me explico: creo que el carácter que cada una demuestra en sus reacciones últimas se corresponde con la protagonista de la otra obra. Así, Nora se rebela al final como una mujer fuerte, decidida a romper con estereotipos de la época, valiente y sin vacilar a la hora de defender valores propios y su dignidad como persona, cuando durante toda la historia se nos hace ver como sumisa, sin criterio propio y bastante superficial. Y por otro lado Hedda, que se nos ha mostrado como fría, manipuladora e incluso insensible y altiva en el trato con los que le rodean, al final parece que carece de esa fuerza interna y se deja vencer por un chantaje contra su honor. Me ha chocado más esta reacción que la de Nora, porque no creo que una persona tan calculadora como parece, reaccione de manera tan impulsiva y trágica para defender un honor y dignidad de los que carece.

  3. fjbarral 25 de mayo de 2012 a 1:40 #

    compruebo que la valoración frente a la protagonista Hedda es bastante negativa. Y bien, es cierto, que se dedica a sembrar cizaña, a manejar la vida de los demás, por aburrimiento o por insatisfacción. Puede que por ambas cosas.
    Sin embargo, ella conspira y favorece las maldades, pero verdaderamente hay que reconocer que los otros son los que se meten directamente en problemas con unos cuantos empujones.
    Lovborg y la señora Elvsted, creo que representan la pareja que se complementa, muestra es el libro que han escrito entre ambos. Él tiene defectos pero pretende superarlos. Los demás lo acusan de inocentes, y por ello serán objeto de sus conspiraciones, deseosos de mostrar su poder para gestionar sus vidas inferiores a su entender.
    La señora Elsted, se constituye en musa para Lovborg y para Tesman. Ambos han tenido también relación con Hedda, por lo que se crea una especie de ambivalencia entre ésta y la señora Elsted. Como la cara y la cruz de una moneda, y quizás esta última era lo que deseaba ser la protagonista, y quizás por eso se dedica a acosar a su entorno.
    Lovborg, se muestra incapaz de alcanzar los valores que ella desea. De hecho a muerte gloriosa se convierte en un acto vil donde resulta herido como en una pelea de taberna, por accidente quizás, en sus órganos sexuales, produciendo una doble muerte: del deseo y real, pero en ambos caso no es bella a los ojos de Hedda.
    Yo, para no ser menos, veo a Hedda caprichosa, manipuladora, malvada pero sin pasarse. Pero también veo motivos para ser como es, y creo que de esa forma nos muestra el autor su critica a este sistema social de fuertes y débiles, y de la asignación de papeles de las personas ajenos a sus preferencias y que conducen a la insatisfacción, que vuelca sobre los demás en forma de maldades, pequeñas o grandes.

  4. ana 25 de mayo de 2012 a 12:36 #

    Yo la veo como una mujer que no es feliz porque la sociedad en la que vive la ha encorsetado en un papel del que ella no se atreve a escapar. Hedda resulta una anomalía en la sociedad del siglo XIX.. La frustación que esto la produce la descarga intentando que nadie a su alrededor sea feliz tampoco.
    Parece que en las decisiones que ha tenido que tomar en su vida, siempre ha escogido mal, pero aunque las circunstancias la hayan afectado, para mi es una mujer mala; muestra de ello es la lista de efectos negativos en las vidas ajenas: se ha casado con un hombre al que no ama y al que trata con gran frialdad, destruye el trabajo de Thea, empuja a Lövborg a la destrucción…
    Los personajes que giran a su alrededor carecen de esa maldad, ni siquiera para defenderse; para mi el mayor contraste lo presenta la tía de su marido, que cuida a su hermana enferma, quiere de verdad a Tesman, desea que ellos tengan un bebé y recibe a Hedda con los brazos abiertos, recibiendo de ella una coz en su primer encuentro de forma gratuita.

  5. Ciberclub de lectura 27 de mayo de 2012 a 12:30 #

    Muy interesante vuestra apreciación sobre los caracteres complementarios de Nora y Hedda.Yo las veo más como las dos caras de una misma moneda. Respecto al final de cada una de ellas hay quien dice que el suicidio es una liberación. ¿Se suicida Hedda por el chantaje de Brack que va a acabar con su libertad o para terminar con una vida plena de insatisfacciones o como una acto lleno de nobleza y belleza? Yo no estoy segura, puede ser por una mezcla de todo. Ella, como Nora (Francisco dixit: pasan por momentos idénticos en situaciones diferentes), es una mujer aprisionada en su propia cárcel, que sea fruto de la educación que le ha dado su padre no lo sabemos, puede ser, es interesante el aspecto que resalta Francisco sobre el comportamiento masculino de Hedda, quizás también por eso no encaja en el papel que se le tenía asignado a la mujer en aquella época. Veo una ventanita para poder entender a Hedda en lo que Francisco dice: “evidentemente se aburre, al menos eso dice, y pudiera interpretarse que sus maldades sean fruto de ese sentimiento de hastío. Sin embargo, aprecio cierto resquemor y abatimiento en su disfrute al causar daño, como cierta ambivalencia”. Pero sólo cierto resquemor y abatimiento, cierta ambivalencia, como tú bien dices, no mucho más. Yo la veo, al igual que Ana, prisionera de una vida insatisfecha y equivocada, pero también veo ahí otro arquetipo femenino que no encaja en el predominante en la época, y como dice Francisco, el autor utiliza a este personaje para realizar una crítica al sistema social de la época. Nada de ella encaja y de ahí el suicidio. Para Nora sí hay una salida porque no es una mujer que vaya sembrando el mal por donde va pasando, posee algo positivo en su interior que es lo que la salva al final. Como dice Fatty “el carácter que cada una duemuestra en sus reacciones últimas se corresponden con la protagonista de de la otra obra”. Nora primero débil luego fuerte, Hedda primero fuerte luego débil. Pero mientras lo estoy escribiendo veo alguna objeción: ¿es Nora realmente débil o sólo es un papel que interpreta? Fue lo suficientemente fuerte como para ayudar a su marido metiéndose en un préstamo ilegal. ¿Es Hedda realmente fuerte o sólo es una fachada (ella misma reconoce su cobardía) y es tan débil en el fondo que no puede por menos de suicidarse? Es complejo el tema.
    Francisco, me ha chocado tu comparación con Johnny Guitar. Recuerdo la película y no le veo esa similitud. Coméntanos acerca de ello, me parece interesante.
    Espero los comentarios de los demás, el tema es muy interesante y da para mucho, venga, animaos a opinar.

  6. CARMEN 28 de mayo de 2012 a 14:24 #

    Bueno, ya está casi todo dicho. Estoy con vosotros en los paralelismos establecidos entre las dos protagonistas de las obras. Las dos tienen fondo de valientes, de mujeres “distintas” a las de su época o por lo menos al comportamiento de las demás. Son inteligentes aunque de formas distintas. De todos modos, y sin querer ser pesada, insisto en la visión de familia-mujer y su bienestar e incluso su existencia que sutilmente pueda estar dando el autor. Las dos mujeres renuncian a sus hijos habidos y por haber. Es raro ¿no?, que el autor pase pisando este tema sin incidir más.

    He disfrutado leyendo y descubriendo a este autor. Saludiños.

  7. fjbarral 28 de mayo de 2012 a 21:04 #

    En relación con la película “Johnny Guitar”. En primer lugar, como señal más evidente, en la película las protagonistas femeninas van armadas, disparan y llegan a un duelo final. Todo esto me recuerda a Hedda Gabler.

    Decir que la película, tuvo desde el principio el reconocimiento del público y la férrea oposición de la crítica, lo que empañó su éxito, aunque más tarde le fuera reconocido por ambos. Se trata de una historia mítica, ya que no solo narra situaciones sino que nos hace vivir los momentos descritos y nos muestra los sentimientos y la lucha de poderes de nuestro interior.

    Vienna, fue traicionada por su amor (Johnny que ahora regresa), tuvo que superar sola las dificultades, la oposición de todos y conseguir ser independiente, hizo muchos enemigos y pretende defender lo que tanto le costó conseguir: su negocio y su posición.

    Emma, es una mujer que se considera enamorada (no se sabe si de su amor o de sí misma), y celosa de Vienna, ya que su enamorado lo está de ésta, dentro de una apariencia de rectitud y religiosidad, no duda en crear cizaña y conspirar para anular e incluso eliminar a Vienna, y hasta finalmente atentar contra su amor.

    Para mí, Vienna me recuerda en cierta medida a Nora, mientras que Emma me recuerda a Hedda. Y en esta película se enfrentan como fuerzas complementarias del carácter femenino, y en relación con los personajes masculinos, en segundo plano en esta película, como también en las obras de teatro que hemos leído.

    Emma no se reconoce a sí misma e intenta superarse imponiéndose un control férreo para alcanzar que las cosas sean como ella pretende, para ella y para todos: ¡antes la muerte que ceder! Mientras que Vienna, defiende lo que tanto le ha costado pero no a pesar de todo, antepone a las personas y es capaz de descubrir su interior, para intentar ser feliz incluso en un mundo hostil.

    A continuación podemos disfrutar de unos vídeos. En primer lugar presentar la canción, interpretada por Peggy Lee para la película en 1954, y a las dos mujeres Vienna (Joan Crawford) y Emma (Mercedes McCambridge), principales protagonistas alrededor de los que transcurre la trama, los protagonistas masculinos son totalmente secundarios, y sólo constituyen la personalización de los motivos que llevan al enfrentamiento a ambas mujeres:

    La escena más famosa:
    “Johnny: ¿A cuántos hombres has olvidado?
    Vienna: A tantos como mujeres tú recuerdas.
    Johnny: ¡No te vayas!
    Vienna: No me he movido.
    Johnny: Dime algo agradable.
    Vienna: Claro. ¿Qué quieres que te diga?
    Johnny: Miénteme. Dime que me has esperado todos estos años. Dímelo.
    Vienna: Te he esperado todos estos años.
    Johnny: Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto.
    Vienna: Habría muerto si tú no hubieses vuelto.
    Johnny: Dime que aún me quieres como yo te quiero.
    Vienna: Aún te quiero como tú me quieres.
    Johnny: Gracias (bebe un trago de whisky). Muchas gracias.

    Y el duelo final. Aconsejo a quién no quiera perder la sorpresa final que no lo vea (quién avisa no es traidor):

  8. Ciberclub de lectura 30 de mayo de 2012 a 10:22 #

    Carmen, no acabo de entender bien lo que quieres decir respecto a la visión familia-mujer, ¿podrías explicárnoslo un poco más para poderlo comentar?
    Francisco, muy interesante tu paralelismo de las obras con Johnny Guitar, los dos arquetipos de mujer y, sobre todo me parece muy interesante resaltar el papel secundario en que quedan los hombres, de desencadenantes de los hechos incluso involuntariamente. Aquí las protagonistas son las mujeres y su evolución cara a la liberación una y cara al suicidio (¿liberación?) otra.
    El diálogo que transcribes de Johnny Guitar siempre me produce escalofríos, es de una intensidad contenida espectacular. Es una gran película, habrá que volverla a ver.
    En un día, máximo dos publicaré un post con la nueva lectura, así que daos prisa en dejar vuestros comentarios sobre esta obra los que todavía no lo habéis hecho.

    • CARMEN 30 de mayo de 2012 a 14:58 #

      Pues se me antoja, por así decirlo, una relación entre mujer-familia peculiar. En las dos obras a la mujer siendo madre (Nora) y mujer sin deseos de ser madre (Hedda), se le otorga un papel de responsabilidad con respecto a sus actos en dirección al bienestar familiar. En la primera obra, las consecuencias directas recaen sobre la visión de un futuro malo para los hijos mientras que en el caso de Hedda, sus actitudes hacen que su futuro bienestar quede entredicho pero para ella misma, es muy noble con sus sentimientos. Para mí la gran diferencia entre ellas, es la forma de acabar con la situación. Las dos huyen, Hedda quitándose la vida y Nora marchándose. Por otro lado, los hombres que intervienen en las obras no es que sean, a excepción de Lövborg , unos grandes lumbreras con respecto a la visión femenina, dado que, probablemente por su época, la inteligencia casi queda como un rasgo anecdótico a no ser por la señora Elvsted , que a su vez es el foco de críticas y que lucha por su vida en común con un hombre que sí valora su trabajo intelectual. Creo que me ha quedado un poco espesito el comentario, lo siento.

  9. fjbarral 30 de mayo de 2012 a 18:23 #

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Efectivamente a ambas mujeres: Nora y Hedda, se les asignan responsabilidades familiares. Pero es que, al igual que los demás actores de la obra, tienen el papel que el autor les asigna, y que pretende poner de manifiesto, exagerar y criticar. Más que personajes son roles, y cuando no estamos de acuerdo con estos los rechazamos a éstos y a los propios personajes. Por mi parte creo además que los personajes son más sentimientos que inteligencia. El autor pretende presentarnos como una pantomima trágica de un estilo de vida que, puesto así de manifiesto, resulta cuanto menos chocante.

  10. Maite 30 de mayo de 2012 a 21:20 #

    Se podrían añadir un montón de adjetivos más a todo lo dicho,engreída,envidiosa, mala persona…nada que ver con Nora,esta es digna de compasión y fue muy valiente al final, pero Hedda al contrario fue cobarde en el final que ella misma por su propia maldad se buscó.
    Tesman me ha parecido un pelele.

  11. fjbarral 30 de mayo de 2012 a 22:54 #

    Creo que todavía quedan calificativos para Hedda: morbosa y reprimida, incitaba al galanteo a todos menos a su marido, no sé si porque éste no se enteraba de nada o porque no era interesante. ¡El viaje de bodas lo pasa recorriendo bibliotecas y trabajando.
    En ambas obras: Nora y Helmer o Hedda y Tesman, se encuentran esperando un cambio de vida que les abrirá las puertas a la estabilidad económica y social.

    Además, aparecen unas parejas: la señora Linde y Krogstad o la señora Elvsted y Lovborg, que tienen poblemas pero que deciden intentar sobrellevarlos compartiendo sus vidas.

    También: el doctor Rank y Tía Juli, representan de alguna forma personas que se vuelcan en los demás intentando ayudar.

    En el caso de Hedda, aparece el juez Brack, que sería pues parte del rol que representa Krogstad, con el chataje incluido.

    Entonces, podemos encontrar una pareja social, otra más real y la figura desinteresada. Y pienso que de esta forma ambas obras muestran los avatares de esta pareja real que se encuentra sometida a los azotes del puritanismo social y la falsedad, pero que abandona la figura que se consagra a los demás para constituir, cuando es posible, una familia con sus problemas que intenta sobrellevarlos. Una pareja en segundo plano, que no es protagonista y que queda a la sombra de las, de algún modo heroicidades de las protagonistas, pero de alguna forma constituyen los personajes más reales y verdadero modelo para el autor.

  12. kely 31 de mayo de 2012 a 0:30 #

    Hola a todos,
    Mis preferencias se inclinan por “Casa de muñecas”, en casi todos los sentidos, especialmente por el admirable personaje de Nora, generosa,honesta, valiente, humana, vital,…Todo lo contrario de Hedda, en la que a través de las relaciones con los otros personajes secundarios, tanto con su amiga como con los hombres que la rodean, nos la presenta el autor como una persona vil, mezquina, frívola, irresponsable, egocéntrica e inestable.
    Me resulta un tanto ficticio en el principio la repentina confianza en su amiga después de tanto tiempo y con confesiones tan íntimas,:que no comparte nada con su marido, que en realidad viene siguiendo a Eilert,.. supongo que se precipita para mostrarnos desde el principio las bases de carácter de Hedda, de cómo se interesa por esos temas sólo para poder utilizarlos luego en su contra, donde vemos ya su falsedad y su carácter intrigante, que parece ser su único entretenimiento. Además de parecer que lo que le cuenta sobre que él “la ha hecho persona, la ha enseñado a pensar”, le causa una insana envidia, porque quizás es lo que a ella le faltaba.
    Tesman resulta un personaje totalmente secundario, a pesar de ser su marido y el que le ofrece la vida que lleva, aunque no sea la que ella desearía, de criados, caballos, etc. es una buena persona, que incluso reconoce honestamente la envidia que siente por no ser él el autor del libro; pero demasiado ingenuo, cándido, insulso e incluso infantil, realmente no se entera de nada de lo que sucede a su alrededor que no esté en sus libros, cree que con darle la casa y los bienes materiales, es suficiente para mantener su relación, en realidad parece que sólo quiere admirarla en un altar. Y sus vanas expectativas de casarse, comprar la casa,..todo basado en unas inseguras expectativas .
    Ella le engañó en todo desde el principio, sólo se casó con él porque los hombres que realmente había deseado no estaban dispuestos a casarse y tenía una edad para situarse, además no le interesa ni él ni su trabajo, ni tienen nada en común, hasta le engaña con la casa,haciendo que incluso pida dinero prestado para comprarla, cuando no le interesa nada. Reconoce que se aburre terriblemente con él incluso en la luna de miel y que echó de menos a un “tercero”.
    Triángulo que le ofrece Brack, y al que abiertamente reconoce que de ninguna manera está dispuesta a crear una familia con Tesman, puesto que no acepta “nada que suponga una responsabilidad” para ella, lo que facilita aún más la situación para Brack.
    Es también despiadada, como nos hace ver el autor a través de su relación con las tías de Tesman, que son todo bondad y desean lo mejor para la pareja, sin embargo ella intenta no sólo desentenderse de ellas sino también ofenderlas cuando tiene oportunidad, porque según nos dice, “a veces me vienen prontos así”.
    La expresión “vamos a divertirnos”, cuando va formar un embrollo de consecuencias impredecibles al descubrir los secretos de su amiga…nos muestra su mayor deseo : divertirse a costa de los demás, creando complicaciones deliberadamente y sentir como puede tener así en su poder el destino de los demás, especialmente de los hombres.,como cuando entrega las pistolas y le dice que las use y además…”con belleza”.
    Parece que cuando se entera de la muerte y comenta “ha sido una liberación saber que todavía alguien puede realizar un acto de valor”, comienza a surgir en ella la idea de que quizá sea la única solución de honor para una vida sin valor como la de ella, vacía, mezquina, sin ningún interés y que sólo ha servido para dejar maldad a su paso y sin ninguna posibilidad de mejorar, como dicen los compañeros.
    Al contrario que jfbarral, no encuentro los motivos para ser como es, muchas personas no tienen una vida satisfactoria y no por ello es lícito que se dediquen a manipular a los demás, mentir, traicionar la confianza y generar a su alrededor todos los problemas posibles, más aún cuando su padre parece que la educó en un ambiente de principios y honor, del que parece haberse olvidado, excepto para el acto teatral del suicidio final.
    No estoy de acuerdo con los compañeros en que sea fuerte, creo que es débil e indolente puesto que nadie le obligó a casarse y llevar esa vida, fue su propia decisión, por interés de que alguien la mantuviera, por otra parte ella tampoco intente nada por mejorar su vida, por llevar una vida útil y satisfactoria buscando algo de su interés, se dedica sólo a sus manejos que son el único motor de su vida
    Es una persona vil, mezquina, frívola, egocéntrica , maliciosa y casi podría decirse maquiavélica, sino fuera porque para esto último se necesita la inteligencia de la que creo que ella carece, puesto que el mundo que va creando a su alrededor es también autodestructivo como se demuestra al final, y por último brutal por inducir a la muerte a otras personas como si fuese todo un juego.
    Creo que Ibsen hace un estudio muy complejo de las mujeres, especialmente importante por su época, y creo también que de alguna manera encuentra que la mujer es el pilar de la sociedad y la familia, que condiciona todo a su alrededor con su forma de actuar y que todo gira a su alrededor, y todo depende de ella, un poco a la manera de Unamuno.
    Saludos

  13. fjbarral 31 de mayo de 2012 a 12:37 #

    Verdaderamente, nos faltan calificativos para indicar lo mala, mala y mala que es Hedda. Por mi parte si busco los motivos para ser como es no es para justificarla, sino para entender el por qué actua así. Y lanzo una pregunta ¿Brack o incluso Lovborg, son también malos, malos, o no?

  14. Lui 31 de mayo de 2012 a 16:08 #

    Buff; creo que mis comentario va a quedar un poco simplista, pero la verdad es que pocos personajes me han parecido tan desagradables como Hedda, estoy con fjbarral en que nos faltan calificativos para indicar su nivel de maldad… No veo ninguna justificación en su actitud, ni víctima del aburrimiento, ni de la sociedad y el papel que le ha dado, nada. Es mala y punto.

  15. fjbarral 1 de junio de 2012 a 12:06 #

    Buscando información sobre el autor de estas obras: Henrik Ibsen, encuentro, como no, en http://es.wikipedia.org/wiki/Henrik_Ibsen datos sobre su vida y su obra.
    “Henrik Johan Ibsen (Skien, 20 de marzo de 1828 – Cristianía [actual Oslo], 23 de mayo de 1906) fue un dramaturgo y poeta noruego. Es considerado el más importante dramaturgo noruego y uno de los autores que más han influido en la dramaturgia moderna, padre del drama realista moderno y antecedente del teatro simbólico.”
    En cuanto a su familia dice: “En Bergen conoce a Susannah Thoresen, la hija de un clérigo protestante, con la que contraerá matrimonio el 18 de junio de 1858.”, y poco más.
    “En 1864 abandona Noruega y se dirige a Roma donde un año después se reunirá con su familia. Ibsen consideró no vivir en el ambiente luterano y conservador de Cristianía e inició un exilio voluntario de 27 años. (…) En 1878 vuelve a Roma, esta vez para residir durante siete años. Es en todo este tiempo de exilio voluntario cuando escribe su principal obra dramática, sus dramas realistas y simbolistas.”
    En cuanto a su obra la detalla mucho más. Y encuentro interesante el siguiente resumen: “La obra dramática de Henrik Ibsen puede dividirse en tres etapas. Una primera etapa romántica que recoge la tradición y el folclore noruego. En estas obras retrata lo que él consideraba defectos del carácter noruego. (…) Una segunda etapa sería la que se ha llamado realismo socio-crítico. En esta segunda etapa Ibsen se interesa por los problemas sociales de su tiempo y los convierte en tema de debate. Los estrenos de sus obras se convirtieron en grandes polémicas cuando no en grandes escándalos. Ibsen en estas obras cuestiona los fundamentos de la sociedad burguesa. (…) La tercera etapa de Ibsen es la simbolista, en esta etapa predomina un sentido metafórico. Son obras significativas de esta etapa: La dama del mar (1888), Hedda Gabler (1890) y El maestro constructor (1892)”
    En relación con Casa de muñecas (1879), perteneciente a la segunda etapa dice: “Desde sus primeros estrenos el 21 de diciembre de 1879 en el Teatro Real de Copenhague y el 20 de enero de 1880 en el Teatro Nacional de Cristianía, Nora, su protagonista, y su portazo final, se convirtieron en bandera del feminismo y su autor en abanderado. Ibsen plantea en esta obra, con el matrimonio Helmer, la relación entre sexos. Según sus propias palabras:
    «Existen dos códigos de moral, dos conciencias diferentes, una del hombre y otra de la mujer. Y a la mujer se la juzga según el código de los hombres. […] Una mujer no puede ser auténticamente ella en la sociedad actual, una sociedad exclusivamente masculina, con leyes exclusivamente masculinas, con jueces y fiscales que la juzgan desde el punto de vista masculino». (Notas para la tragedia actual. Ibsen.)”

  16. fjbarral 1 de junio de 2012 a 12:19 #

    Y además, una nueva vuelta de tuerca, con una adaptación de la obra de Hedda Gabler (que he encontrado), donde, no creo que en el texto, pero sí en la imagen de los personajes, en la adaptación parece que se ha reinventado a los personajes. Aquí os pongo un vídeo con el “trailer” de la obra y otro con comentarios de su director ¿Qué opinais sobre ésto?:

    • CARMEN 1 de junio de 2012 a 13:24 #

      Me han parecido estupendos. La adaptación tiene muy buena pinta aunque, me deja con el mal savor de boca de no poder verla. He estado viendo otros vídeos de la misma obra y hay un comentario de la actriz que interpreta a Hedda que me ha hecho pensar; explica que para ella ” Hedda se siente siempre como en la cuerda floja y que por eso tiene que vivir a tope”. Visto desde la adaptación creo que es muy acertado ese razonamiento.

  17. fjbarral 4 de junio de 2012 a 13:40 #

    Por ir terminando los comentarios sobre estas obras de teatro, y he de decir que todos me han parecido interesantes, me gustaría compartir la siguiente apreciación: parece que el teatro de Ibsen, constituyó en su momento el comienzo de lo que entendemos como teatro moderno, por lo que como todos los comienzos, vistos ahora desde la distancia, puede haber perdido a nuestro ojos el gran cambio que supuso en la época en la forma de concebir la obra teatral. Dicho de otra forma no vemos extreños sus modos porque estamos acostumbrados ya a ellos. Es lo que suele pasar con algunas obras clásicas.

  18. fjbarral 5 de junio de 2012 a 12:33 #

    He encontrado esta curiosa e interesante referencia a la obra de Hedda Gabler (http://payvand.com/blog/blog/2011/01/12/photos-the-play-hedda-gabler-in-tehrans-city-hall-theatre-stopped-for-moral-review/). Se trata de una noticia de principios del año pasado, 2011, sobre la traducción al persa y su adaptación vanguardista dirigida por Vahid Rahbani (¡muy bien!). Sin embargo la noticia dice que se pararon sus representaciones en Teheran (Iran), con motivo de su revisión moral (¡muy mal!). Por tanto una buena y mala noticia al mismo tiempo.

    Las fotos de la representación son muy curiosas e interesantes. Se pueden ver en la dirección anterior, y voy a intentar poner un par de ellas:

    Además, se dice: “The character of Hedda is considered by some critics as one of the great dramatic roles in theatre, the “female Hamlet,” and some portrayals have been very controversial. Depending on the interpretation, Hedda may be portrayed as an idealistic heroine fighting society, a victim of circumstance, a prototypical feminist, or a manipulative villain.” (El carácter de Hedda es considerado por algunos críticos como uno de los más dramáticos papeles del teatro, el “Hamlet mujer”, y algunas de sus representaciones han sido muy controvertidas. Dependiendo de la interpretación Hedda puede ser mostrada como una Heroina idealista luchadora social, una víctima de las circunstancias o una villana manipuladora.)

Ahora te toca a ti

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s